¡Vota por mí, vota por mí!

publicado el 17 de abril de 2015 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

¡No somos azules ni naranja ni tricolores...! ¡Somos turquesa!... ¿O dicen esmeralda? Es igual. Me han devuelto a mi infancia. Tenía unos siete años cuando apareció el primer champú que recuerdo. Antes de eso uno se lavaba el pelo con el mismo jabón usado para el cuerpo, también las señoras, pero un día los radios comenzaron a cantar: Halo, Halo, champú Halo... Lo demás no lo recuerdo.

La proximidad de la Navidad también llegaba por radio, además del frío que en mi pueblo congelaba el agua entre las piedras del pavimento: Ding, dong, ding, dong... Colgate-Palmolive, fabricantes de Faaab, le desean muy cordialmente una feliz Navidaaaad (luego en descenso): Una feliz Navidaaad.

No era necesario más para la marca que “con aceites de oliva y palma, Palmolive le da suavidad”. Nada qué añadir. Mejor, mejora, Mejoral.

Serán trece millones de cancioncitas, o la voz seria que pide votos: “Honestidad, pueblo, violencia, yo no...” También el que, al fin patrón y único dueño, ya autonominado para el 2018, se arroga el espacio de todos sus candidatos: otra vez la voz chillona, de regaño al nieto que se meó en los calzones.

De verdad: ¿creen que con jingles (como se les llamaba antes) y mentiras como “nosotros no somos políticos” nos van a sacar un voto? ¿No lo son? Quien pide votos para ser alcalde o diputado es, por definición y sin más, un político, no un cereal para el desayuno ni champú. Pero han hecho de la palabra un insulto.

Más de 5 mil millones de pesos aportamos para sostener partidos de todo tipo: desde el común hasta el evidente negocio de familia que quisiéramos ver desaparecido. Y ya el Verde le dio la vuelta al INE: con el principio de que “palo dado ni Dios lo quita”, primero pega, luego en días, si el INE se mueve, le baja el anuncio y lo multa. Esa multa saldrá de los 5 mil millones que se reparten del dinero público.

¿Y el asesinato de Gonzalo Rivas, quemado vivo por los normalistas que incendiaron a propósito la gasolinera donde trabajaba?