Inicio

 

Éste blog tiene un único y perverso objetivo: facilitar la consulta de algunos artículos escritos y publicados por Luis González de Alba (el susodicho).

La razón principal que me animó a crear éste blog y que me anima a darle mantenimiento es indirecta. Hace años, a partir de una fecha que no recuerdo, comencé a coleccionar los artículos del susodicho que llamaron mi atención. Primero, recortándolos de periódicos y revistas, después, ya popularizado internet rastreándolos por la red. Una vez que casi todo el material estuvo archivado electrónicamente, le di una leve reformateada, para transformarlos en páginas web individuales que me facilitaran su lectura.

Cierto día, percatándome de la gran cantidad de archivos que había acumulado, decidí que era momento de crear una mini base de datos que me facilitara consultarlos por fecha, nombre del artículo, tema tratado, medio que lo publicó, etc.

Simultáneo al proceso de recopilación de los artículos, fue común que amigos que comparten la afición por leerlos me solicitaran una copia y/o la url respectiva. A causa de estas solicitudes, pensé que seguramente había muchas más personas que también querían leerlos. De tal manera que tras prendérseme el foco caí en la cuenta que: si ya tenía sistematizados los artículos el siguiente paso sería hacer un sitio web que facilitara la consulta de cada uno de ellos. Diseñar en papel el esquema general de tal sitio web fue trabajo con cuesta abajo. Y así, de manera indirecta, ese antecedente fructificó en éste blog que ahora lees.

Durante la talacha inicial de creación de post's, fui cuidadoso al escribir las direcciones web de los artículos, y en los casi tres años de existencia de este blog, en al menos dos ocasiones he verificado y actualizado la vigencia de todas ellas. Pero, si revisas ahora, principalmente las direcciones fuente de "Milenio Diario", te percatarás que la mayoría de ellas no llevan a texto fuente alguno. Esto se debe a que el (los) portale(s) que los publicaron, actualmente han salido del cibérespacio.

De cualquier manera, espero que éste blog sirva a todos aquellos que no conocían los artículos que aquí se muestran; o, en el caso de que ya sea así, leerlos una vez más.

 

(2008-noviembre) actualización :

No tengo contacto con el susodicho.

En varias ocasiones, durante el tiempo de existencia de éste blog, mediante correos electrónicos me han preguntado si conozco a Luis González de Alba y/o su número telefónico/correo electrónico para contactarlo. Mi respuesta a esas preguntas siempre es la misma: no tengo trato personal con el susodicho, y por eso no le conozco ninguno de los datos solicitados. La única brevísima ocasión que lo saludé en persona fue al final de una conferencia, para felicitarlo y solicitar su autógrafo. Sí, por ridículo que suene, le solicité su autógrafo en uno de sus libros para presumirlo entre mis cuatachos.

También he recibido algunos correos furibundos dirigidos a Luis González de Alba, a quienes los envían les comento: no conozco medio de reenvío a su destinatario, así que por favor no se afanen en enviarlos. Todos los he borrado.

 

(2010-enero) actualización :

Habilitación de comentarios:

A partir de hoy (2010-ene-12) el envío de comentarios a los artículos está permitido.

No había querido habilitarlos por una simple razón:

  • En el ciberespacio abundan las entidades que sólo se acercan a realizar comentarios que no aportan idea alguna, generalmente usando un nickname, la mayoría de las veces transformando los blogs en chatarra cibernética. Pocas son las personas que escriben responsabilizándose con su nombre real y, generalmente, casi todos sus comentarios sí aportan al tema discutido.

Desde el primer día de existencia de éste blog he aparecido como el responsable del mismo dando mi nombre completo. Unos meses después anexé una de mis fotografías a mi perfil: soy una persona real; con pasado y presente, no comencé a existir apenas hace unos minutos ni días. Esto significa que, soy identificable (y ubicable) para (casi) todos los que llegan aquí.

Pienso que éste blog cumple la función de un faro en el ciberespacio, que ayuda a los cibernautas ubicar con facilidad algunos de los trabajos escritos por Luis González de Alba; y a diferencia de otros blogs (que son creados y mantenidos por unos meses para después ser abandonados), a éste le he dedicado algunos cientos de horas de trabajo a lo largo de varios años. Es por esto que le tengo tanto cariño: es el resultado de trabajo constante de hormiguita.

Yendo al punto, todo el rollo anterior es para fundamentar la inocua y única restricción: de que todo comentario deberá finalizar con el nombre real del comentante, no obstante comience con su respectivo nickname. Si el comentante omite esta restricción su texto también será omitido.

Nadie verificará la veracidad de los nombres; simplemente es una pequeña muestra de respeto para el trabajo del autor: Luis González de Alba, y una manera amable de hacerme saber que mi talacha no ha sido realizada en vano.

Ningún comentario será evaluado para su publicación, no obstante, no se permitirán textos con: insultos, llamados a la violencia, difamaciones, obscenidades, referentes a la vida privada de las personas; discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza, nacionalidad u orientación sexual. Si encuentras algún comentario con textos de estos tipos, por favor avísame (y dame unos días de tiempo, sólo reviso mi correo 2 veces a la semana), para que realicé alguna acción al respecto.

 

Si quieres hacerme algún comentario o compartirme alguna dirección electrónica que pienses pueda ser anexada a este blog, házmelo saber mediante mi correo.

Elías Daniel - Galván Antonio