Diferencias sexuales en los deportes

publicado en la revista «Nexos»
# 436, abril de 2014

 

No se enojen, pero observen que cuando surgen juegos o deportes nuevos de inmediato aparecen diferencias entre los sexos, tanto en habilidad como en interés. Así nomás, sin buscar mucho, hay videos de jóvenes en patineta haciendo malabares en el aire como si llevaran la patineta adherida a los zapatos, algo así como los patines, y sabemos que no hay sino dos fuerzas: la gravitación y la inercia que unen los zapatos tenis a la patineta. Ya hay pistas especiales con curvas que permiten giros de cabeza, saltos entre dos tramos, caídas de varios metros sin interrumpir la carrera. Admirable, asombroso, nuevo, inexistente en la infancia de quienes sólo llegamos al "patín del diablo". Todos son adolescentes y todos son varones.

En los países occidentales, y México es uno, más aún en las ciudades grandes, no hay prohibiciones por sexo: las mujeres se pueden inscribir en Física, Matemáticas, jugar futbol o darse enviones en patineta. Pero no lo hacen. En los camellones amplios de la avenida Chapultepec, en los videos de YouTube los varones son los únicos entusiastas del ya no tan novedoso deporte o juego.

No soy el único que se hace tan obvias preguntas. Investigadores de la Grand Valley State University y de la Universidad de Texas en El Paso han revisado "Sex Differences in Sports Across 50 Societies".

Los coautores Robert Deaner y Brandt Smith señalan en el resumen de su investigación publicada en Social Science Research Network:

"Los deportes han sido explorados con frecuencia en estudios interculturales, pero se ha puesto poca atención a la participación femenina. Aquí señalamos la ocurrencia de deportes y actividades relacionadas en varones y mujeres […] Pusimos a prueba algunas predicciones derivadas de la teoría de la evolución. Como se preveía, en todas las 50 sociedades con deportes documentados hubo más deportes masculinos que femeninos; los deportes que implican cacería y combate fueron casi exclusivamente actividades varoniles…".

Los autores de muestran sorprendidos por el hecho de que el sexo de los participantes en diversos juegos casi no haya tenido atención en estudios interculturales. Este descuido lo atribuyen a una posible asunción previa de que nada más los varones participan de forma sustancial o bien a insuficiente información. Así que diseñaron su estudio para llenar ese vacío. Llaman deporte al juego que exige habilidades físicas, como, creo, que hacemos todos.

La primera observación fue que los deportes fueron, con mucho, el más común tipo de juego a través de diversas sociedades. Y en segundo lugar que las diferencias por sexo fueron mayores en los deportes que en otros juegos.

Observamos que Schlegel y Barry (1989) evaluaron la ocurrencia y la importancia de juegos competitivos para adolescentes varones y mujeres en las 186 sociedades de la Standard Cross-Cultural Sample, levantada por Murdoch y White en 1969.

Objetan que el estudio no distingue entre el tipo de juegos, por ejemplo deportes, juegos de azar, juegos de estrategia, ni reporta si hubo algunas sociedades en las que la participación femenina fuera similar o mayor a la masculina.

En la siguiente sección del estudio, el equipo plantea hipótesis basadas en razonamientos teóricos y desarrolla predicciones específicas para ponerlas a prueba. "Concluimos la Introducción explicando por qué las variaciones en diferencias sexuales pueden ser predichas…".

Funciones del deporte

Dejemos a los autores buscar entre 50 sociedades y veamos la función del deporte olímpico: todas y cada una de las competencias clásicas, las celebradas en Olimpia cada cuatro años, tienen relación directa con la guerra: lanzamiento de jabalina (lanza), de bala (quebrar cabezas), de disco (quebrar cabezas desde mayor distancia), carreras para pelear o huir (que en inglés suena mejor: fight or flight). Y son los hombres los que hacen la guerra porque en todas las especies, al menos de vertebrados, los machos son sustituibles, las hembras no: si en la granja se me muere un gallo no disminuye la producción de pollos: otros gallos lo sustituyen. Por eso ningún granjero comete la tontería de comprar 50 gallos para 50 gallinas. Pero si muere una gallina, los pollos serán menos.

Es la razón de que no sólo la guerra, sino los trabajos en que se arriesga la vida los hagan hombres: construir rascacielos caminando sobre vigas de acero con apenas unos centímetros de ancho, puentes, carreteras, ferrocarriles, minas, siderúrgicas… Donde quiera que haya riesgo de muerte encontramos hombres. Las mujeres corren el riesgo de muerte con el embarazo y el parto.

Luego vienen los deportes practicados en equipo: el futbol, el beis, el básket. Poca gente se entera de que está celebrándose un campeonato mundial femenil, mucha gente ni siquiera sabe que eso exista. Pero el planeta se pondrá de cabeza, insoportable, durante el mundial de Brasil. Es la práctica de la cacería en equipo y de la guerra de nosotros contra los otros.

Un deporte notablemente igualitario entre los sexos es el tenis. Pero todavía no ha pedido ninguna asociación femenil que desaparezcan las categorías y compitan sin distinción de sexo. Es más: hubo lo contrario cuando un famoso tenista se cambió sexo para ser mujer, las mujeres tenistas se resistían a competir contra "ella" porque tendría las ventajas de ser un "él". En las pruebas olímpicas se hace análisis genético de las atletas para impedir la participación de un hombre en una categoría femenil. Pero no se hace lo contrario: prueba a los hombres para que no se oculte una mujer… Si ella quiere, adelante.

¿Por qué resulta noticia que un jugador de americano, Michael Sam, se declare homosexual? Por lo mismo que no es noticia que una levantadora de pesas sea lesbiana ni que el decorador de interiores sea gay.

Los autores se ayudan con nueve autores para sostener una obviedad: que "los deportes pueden funcionar para construir habilidades necesarias durante actividades físicamente demandantes, como el combate, la guerra y la cacería". Pues sí.

Adelantan luego otra hipótesis: que al comparar muchachas y mujeres con muchachos y hombres, en promedio éstos tendrán con mucho una mayor predisposición a participar en deportes, especialmente los que exigen habilidades de combate y/o trabajo en equipo.

Predisposición innata

La cita de autores y estudios es tan amplia que se lleva una página: Ellis et al., 2008; Larson y Verna, 1999; Lunn, 2010; Stamatakis y Chaudhury, 2008… y otros 20 renglones para que no los insulten cuando digan que, al parecer, es posible, una hipótesis apoyada en una página de citas sugiere que (y respiran profundo) los hombres nacen con mayor predisposición a interesarse en deportes… Ufff… Lo dijeron, pero qué trabajo. Y añaden, con otra página de citas, que "una predicción adicional puede derivarse de la hipótesis de una tendencia evolutiva masculina a interesarse en deportes y será mayor la diferencia respecto de las mujeres si son deportes que desplieguen habilidades como la lucha y el boxeo, o deportes asociados a la cacería como el tiro con arco y arrojar lanzas. Curiosa categoría, ya que flechas y lanzas se usaron sobre todo contra otros hombres.

Creo que estamos ante investigadores aterrorizados: nadie quiere que lo señalen como sexista por suponer que una pesista levantará menos peso y que un partido de fut femenil tendrá el estadio vacío y no saldrá en las noticias.

Alguna vez vi en la TV griega a una pobre señora implorando al público televidente que no la fuera a considerar racista por decir que los inmigrantes kurdos, posesionados de una plaza en Atenas, no deberían dormir en el portal de la casa de la señora porque ella salía temprano a trabajar y debía pasar brincando kurdos envueltos en cobijas. La pobre griega estaba de verdad angustiada de que se fuera a pensar, a suponer, que lo decía por racismo antikurdo.

A lo largo de 63 páginas los autores van adelantando predicciones e hipótesis de lo que todos sabemos y damos por hecho, salvo algunos lectores de esta revista.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados