De mapas y cómo manipular opiniones

publicado en la revista «Nexos»
# 423, marzo de 2013

 

Pedimos a nuestros geógrafos mediciones y levantamientos topográficos precisos que nos den una cartografía nacional útil al construir una presa o una carretera. Podemos admitir que los mapas sean hermoseados pintando, por convención, los ríos de azul y los valles de verde perenne, aunque luego encontremos que los ríos corren de color chocolate y los valles son terregosos. Los geógrafos mexicanos nos han dado una cartografía más o menos precisa de nuestros ríos, montañas y bahías: ningún río corre en sentido contrario al por ellos señalado y no faltan islas en nuestras costas ni islotes dentro de una bahía.

Pero no admitiríamos que, para consolidar nuestra imagen patriótica de unidad territorial, eliminaran ríos, montañas o barrancas imprudentes.

Lo mismo que a los geógrafos debemos pedir a nuestros historiadores: unas cartas de navegación creíbles y sin contradicciones internas. La Historia Patria, así con mayúscula, como la dirigida a los niños, debe ser, sin duda, sencilla y heroica, llena de motivos de orgullo. Pero la nuestra no es ni una cosa ni la otra: no es sencilla sino simplona y no es ningún motivo de orgullo aprender, como se nos enseña, que nuestro país no se fundó por un gran triunfo de ciertos héroes, sino por la derrota de otros. Que sus héroes mayores cayeron sin alcanzar sus propósitos: Cuauhtémoc perdió un imperio, la rebelión de Hidalgo en menos de un año no existía y el virreinato siguió su marcha sin contratiempos hasta 1821. Vemos en la derrota de un imperio detestado por todos sus vecinos y vasallos, el azteca, la de quienes ni tenemos mestizaje azteca, quizás yaqui, pima, seri, otomí, maya, mixteco, tarasco, y hablamos español. Así resulta incomprensible la Conquista o peor aún, humillante: trescientos españoles hambreados, con una decena de caballos flacos, unos arcabuces y dos cañones viejos acabaron con un imperio de gloriosos guerreros, indómitos caballeros águila y caballeros tigre.

Trescientos españoles derrotaron a veinte millones de indios y conquistaron un continente. Todavía encontramos que una buena parte de los mexicanos ignora o aun niega que sus apellidos: López, Toledo, Hernández, Sevilla, etcétera, sean apellidos españoles. Sencillamente no lo saben y al saberlo no lo entienden. Por decenios la Secretaría de Educación Pública emergida de la Revolución de 1910 se negó a llamar sencillamente “español” el curso que en la escuela primaria tomaba el barroco eufemismo de “lengua nacional”.

En tiempos más recientes la misma SEP eliminó de los pronombres personales, que aprendíamos como yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos, el vosotros y así dejamos de comprender nuestro Himno Nacional que pide el acero aprestad, y a las cuatro palabras del más popular poema de sor Juana nos topamos con un “…acusáis…” y ya no sabemos qué hacer con eso, ni con los siguientes sois, culpáis…

Terquedades de necios que pagamos al precio de seguir viendo con recelo a los extraños enemigos que buscan hacernos el enorme mal de traer sus capitales e invertirlos aquí.

Radicalismo y moderación manipulables

A partir de la Independencia, en 1821, y con mayor énfasis después de la Revolución, nuestro lenguaje político divide a los mexicanos en izquierdistas/indigenistas y derechistas/hispanófilos. Así encontramos que la izquierda se ve obligada a defender “usos y costumbres” precapitalistas, a venerar instituciones que nunca fueron indias sino coloniales y sahumar un mundo indígena imaginario. Sorpresa: la izquierda socialista aliada de la iglesia católica, enemiga de la acumulación originaria del capital, defensora de sistemas sociales productores de pobreza. Y alcanza excesos radicales que no parecen encontrar moderación en datos ni argumentos.

Un equipo de investigadores sociales de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, ha encontrado que el pensamiento abstracto conduce a la moderación política.

El tema estudiado por el equipo es en particular peliagudo: ¿Debe construirse una mezquita como parte de un futuro conjunto arquitectónico religioso en la zona cero de Nueva York? Donde estuvieron las Torres Gemelas derribadas a nombre del islam…

La investigación exploró actitudes hacia el proyecto de que se destinen dos áreas a un centro comunitario islámico que incluiría una mezquita. La sola propuesta disparó un debate inflamado entre los impulsores de la libertad religiosa y los patriotas que consideran inaceptable ese extremo de la libertad religiosa puesto que la arquitectura dentro de la zona cero debe expresar reverencia a los asesinados el 11 de septiembre por musulmanes extremistas.

“Usamos la mezquita en la zona cero como un tema en particular polarizador”, dice Jesse Preston, supervisora del estudio. Hay pocos temas que dividan más la opinión pública en Estados Unidos y más aún en Nueva York, la ciudad que vivió los atentados. ¿Cómo inducir reflexiones con más amplias y diversas perspectivas? Los investigadores partieron del supuesto de que el pensamiento abstracto podría ofrecer un panorama menos reducido a pocas, elementales e indiscutibles verdades.

“Investigaciones previas han mostrado que el pensamiento abstracto aviva la creatividad y la apertura de pensamiento, pero este es el primer estudio que comprueba ese poder para moderar creencias políticas”, dice Preston. Y una forma de ampliar la perspectiva es preguntar sucesivamente por qué. Así acorralan los niños, sin saberlo ni intentarlo, a los adultos, con dudas repetidas. “Los porqué hacen pensar a la gente más en términos del panorama amplio que en intenciones y metas, mientras los concretos cómo se enfocan en algo muy específico, algo exactamente frente a ti”, dice Preston. Así que las intervenciones fueron sencillas.

En el primer experimento, los investigadores establecieron que, luego de ver una imagen de un avión volando contra las torres del World Trade Center, liberales y conservadores se oponían a la mezquita y el centro islámico en la zona cero.

En un segundo estudio se incluían los anteriores y nuevos participantes. Se hacía un cambio menor pero significativo: antes de dar sus puntos de vista sobe la la mezquita y el centro comunitario islámico, los participantes debían responder tres porqué consecutivos o tres cómo acerca de un tópico no relacionado, en ese caso acerca de salud.

Los porqué acercaron a liberales y conservadores en el asunto del centro islámico: “Observamos que liberales y conservadores se volvieron más moderados en sus actitudes.

Después de que esa tan breve tarea los había dirigido a pensamiento abstracto, tuvieron más voluntad de considerar el punto de vista de la oposición”.

El tercer experimento se efectuó en línea para probar los efectos en una población más diversa. “Se pidió a los participantes que leyeran un ambiguo, y falso, artículo de Noticias Yahoo! que incluía múltiples argumentos a favor y en contra del centro islámico”. Quienes leyeron la nota en un formato de lectura sencilla conservaron sus actitudes polarizadas. Pero quienes leyeron el mismo artículo después de que se había fotocopiado y hecho más difícil de leer dieron respuestas más moderadas.

“Hacer la información más difícil de leer induce pensamiento abstracto”, dice Preston. “Es una manipulación sorprendentemente poderosa porque la gente está pensando de manera diversa y poniendo un esfuerzo más mental cuando lee”, sostiene la investigadora.

“Tendemos a pensar que liberales y conservadores están en lados opuestos del espectro” y que no hay forma de acercar los extremos, pero el estudio sugiere que sí es posible. “Significa que puedes aproximar a la gente en temas en que esto sea importante o quizás cuando el compromiso es necesario”.

Militantes, ¡cuidado! Las actitudes políticas más acendradas pueden ser maleables. Y con una manipulación tan simple como responder a tres porqué, sostiene el equipo en el journal Social Psychological and Personality Science y en nota de Diana Yates publicada por el News Bureau de la Universidad de Illinois.

“Polarized Attitudes Toward the Ground Zero Mosque Are Reduced by High-Level Construal”.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados