Sexismo: Tal para cual

publicado en la revista «Nexos»
# 406, octubre de 2011

 

Llamamos sexismo a la actitud negativa contra las mujeres. Frases célebres como “seres de cabellos largos e ideas cortas”, suponerlas nacidas para pedir permisos, primero a papá (como también deben hacer los varones), finalmente al esposo; ser, en fin, eternas subordinadas es lo esencial del sexismo, aunque haya quienes lo estiren a límites risibles y lo vean hasta en la atención de permitir el paso a una mujer o abrirle la puerta. Una publicación en línea del journal Sex Roles trae un adelanto del libro que la editorial Springer publica a Jeffrey Hall y Melanie Canterberry, investigadores de la Universidad de Kansas.

Sostienen que las mujeres sexistas con preferencia por el sexo casual responden más a las estrategias masculinas agresivas, propias de los hombres sexistas. Ellos aíslan a sus conquistas, no las presentan a sus amigos, como parte de una estrategia de sexo sin vínculos. A su vez, “mujeres que prefieren el sexo sin vínculos y muestran actitudes negativas hacia otras mujeres es más posible que respondan a las estrategias agresivas de hombres” que tampoco desean más que una buena noche de buen sexo.

Los investigadores realizaron un primer estudio piloto con 363 estudiantes de universidad. Con eso diseñaron un estudio nacional para Estados Unidos con 850 personas voluntarias. Los resultados mostraron que hombres inclinados a buscar sexo de una sola vez empleaban con mayor frecuencia estrategias agresivas al flirtear con mujeres, y mujeres que también buscaban sexo ocasional y abierto respondían más al cortejo agresivo. Hombres que justifican los privilegios masculinos y sienten que deben “poner a las mujeres en su lugar”, resultaban atractivos para mujeres con opiniones negativas hacia las mujeres.

Los resultados sugieren que hay una mutua identificación entre actitudes sexistas en ambos sexos. Hay mujeres que los prefieren machos. Unos y otras prefieren el cortejo donde los hombres llevan el mando y las mujeres son la meta.

Hall, J.A. y Canterberry, M. (2011), Sexism and assertive courtship strategies. Contacto para la nota en Sex Roles: Renate Bayaz.

Diferencias sexuales en la enfermedad mental

Los hombres tienden más a desarrollar abuso de sustancias y problemas antisociales; las mujeres, más a desarrollar ansiedad y depresión. Esto sostiene un nuevo estudio publicado por la American Psychological Association (APA) en su Journal of Abnormal Psychology.

Los investigadores analizaron datos de más de 43 mil residentes en Estados Unidos con 18 o más años, civiles y no internados en instituciones.

Los resultados apoyan ciertas concepciones enfocadas al sexo: en mujeres se deben fortalecer habilidades cognitivas y evitar el que rumien y den vueltas a asuntos que las conducen a ansiedad y depresión, dice el autor principal, Nicholas Eaton, de la Universidad de Minnesota. “En hombres, el foco debe ponerse en tratar las conductas impulsivas por medio de premios a las acciones planificadas y moldeo de las tendencias agresivas en conducta no destructiva”.

Contacto: APA Public Affairs Office, public.affairs@apa.org

Diferencias sexuales ante experiencias negativas

Cuando ven escenas inquietantes en cine, los espectadores reciben ciertas claves acerca de que algo malo ocurrirá, por ejemplo cierto tipo de música. Una investigación de la University College London estudió las reacciones cerebrales. La autora principal de la nota, Giulia Galli, dice: “Cuando esperan una experiencia negativa, las mujeres pueden tener más alta respuesta emocional que los hombres, observable en su actividad cerebral. Esto puede afectar la forma en que recuerdan la experiencia negativa”.

En la ansiedad hay una excesiva anticipación de amenazas futuras y la memoria con frecuencia queda sesgada hacia experiencias negativas.

Los investigadores mostraron una serie de imágenes a 15 mujeres y 15 hombres. Antes de mostrar la imagen, los participantes vieron un símbolo que indicaba la clase de imagen que verían: una cara sonriente para una imagen positiva, una neutral para imágenes no emotivas y una triste para adelantar que venía una imagen negativa, como una persona severamente desfigurada o víctimas de violencia extrema.

Los investigadores midieron la actividad cerebral entre el aviso y la presentación de la imagen. Después de 20 minutos, los participantes debieron mencionar las imágenes que recordaban. Los resultados mostraron que si el aviso indicaba la inminencia de una imagen negativa, la actividad cerebral posterior al aviso podía predecir si la imagen sería recordada o no.

Pero esta relación se encontró sólo en mujeres, no en hombres.

Contacto: Ruth Howells, ruth.howells@ucl.ac.uk

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas