El metabolismo antecedió a la vida

publicado el 27 de abril de 2014 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Tenemos desde 1859, con Darwin, la herramienta para explicar el origen de las especies. La línea genética que llega a los humanos, surgidos en el Este de África hace unos 200 mil años, pasa por varios ancestros ya en el género Homo. Hace 6 millones de años nos separamos de los chimpancés y hace 10 de los gorilas. Así podemos seguir hasta el origen de los mamíferos: un animalejo parecido a un ratón sobreviviente del cataclismo, hace 65 millones de años, que acabó con los dinosaurios. Luego somos anfibios, peces, seres pluricelulares formados por células especializadas. Otras células descubren cómo transformar la luz solar en azúcares y energía.

Pero allí comienzan a faltar piezas. Ya en 1952 Stanley Miller y Clayton Urey sintetizaron compuestos orgánicos, aminoácidos, al combinar gases de la atmósfera primitiva y someterlos a descargas eléctricas. Así comprobaron una teoría propuesta primero por el ruso Alexander Oparin y el genetista británico J. B. S. Haldane, quien, dicho sea ni tan de paso, fue un marxista que participó en la defensa de la República durante la Guerra Civil española. Los astrónomos han encontrado aminoácidos, los ladrillos de las proteínas, en compuestos de nubes intergalácticas. No es difícil. Pero la vida sigue siendo un misterio hasta en su definición.

El último número del journal Molecular Systems Biology da un salto más: investigadores de la Universidad de Cambridge han hecho en el laboratorio una reconstrucción de los océanos primitivos, ricos en hierro, y encontraron que ocurren reacciones químicas espontáneas necesarias en las células modernas para sintetizar moléculas orgánicas, cruciales para el metabolismo.

“Nuestros resultados demuestran que las condiciones y moléculas encontradas en los océanos primitivos, asistieron y aceleraron la interconversión de metabolitos que los organismos modernos fabrican por medio de dos reacciones en cascada del metabolismo”, dice Markus Raiser, al frente del equipo de Cambridge. El hierro de los océanos arcaicos catalizó muchas de las reacciones químicas que observamos en los organismos actuales. Y el análisis de sedimentos profundos, muy arcaicos, demuestra, dice Alexandra Turchyn, que “formas solubles de hierro fueron de las más abundantes moléculas en los océanos prebióticos”, los anteriores a la vida.

Pensemos: Hace apenas algo más de 150 años nos dio Darwin la herramienta, la selección natural, para explicar la diversidad en las especies. En la infancia de los hoy mayores supimos que el ADN es la molécula de la herencia. Digo… Más rápido sólo la física cuántica. No os desesperéis.

Estimados colegas y correctores de Milenio

Estamos despojando al español de dos términos bien definidos: versión y narrativa. ¿Qué necesidad, Puig y Krauze?

No son sinónimos como usan para confusión de las masas. La narrativa de la Revolución Mexicana son todas las novelas y narraciones con el fondo de la Revolución de 1910-1917. Puede incluir a Mariano Azuela y son exponentes Martín Luis Guzmán, Francisco L. Urquizo, Rafael Muñoz.

Pero la versión, explicación, aclaración, que nos ofrecen de la Revolución estos autores es diversa, aunque tiene en común un aire heroico, “león que se agazapa”. La revisión histórica de esa versión ofrece diferencias: hubo una inmensa mayoría de “pacíficos”, o no combatientes; muchos forzados por la leva, según el comandante que tomara una plaza. La narrativa es la misma, son los títulos de las novelas: Tropa vieja, ¡Vámonos con Pancho Villa!. Dudaría en añadir La sombra del caudillo en la narrativa, pero no dudo que ofrece una versión.

En la narrativa de la guerra civil que llamamos La Cristiada, sin duda están los cuentos fascinantes de El llano en llamas, de Juan Rulfo. Pero la versión que da la Iglesia difiere en mucho de la versión que ofrecen los historiadores actuales: las iglesias no las cerró el gobierno de Calles, sino la jerarquía católica. Si lo hizo por órdenes del Vaticano o no, pertenece a la versión de los hechos. En la narrativa tenemos ¡Diles que no me maten!, de Rulfo.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas