Acabaremos como ceniza en estrella enana

publicado el 30 de marzo de 2014 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Todos escuchamos a Carl Sagan decir, en la serie Cosmos original, que “somos polvo de estrellas”, algunos conocemos la canción de Parish y Carmichael, Star Dust, otros pocos la tocamos al piano: si, do, do#, re… “Sometimes I wonder why I spend the lonely night dreaming of a song. The melody haunts my reverie and I am once again with you… But that was long ago; now my consolation is in the stardust of a song…” Quizá leyó a Quevedo: Polvo [seré], mas polvo enamorado.

Pero el mecanismo para producir los elementos pesados de que está compuesta la vida no resulta claro en estrellas pequeñas: agotan su hidrógeno, las capas exteriores se colapsan hacia el centro, el apachurrón fusiona átomos de helio en elementos pesados ¿y tenemos carbono, hierro, calcio? Los ladrillos de los seres vivos.

Algo así, pero la receta no explica los metales en la atmósfera de las estrellas conocidas como enanas blancas calientes. El origen de estos metales “ha sido un misterio y las diferencias extremas en su abundancia no podía explicarse”, dice Martin Barstow de la Universidad de Leicester, Reino Unido, presidente de la Royal Astronomical Society. Él y un equipo de astrónomos en el que participa la Universidad de Arizona, EU, y la propia hija de Barstow, Jo (como el personaje principal de Mujercitas de Louisa May Alcott), han resuelto el misterio.

La explicación para el ensamblado de una molécula de hierro, silicio, carbono, consistía en que la intensa radiación de las capas profundas de la estrella en colapso final “levitaba” estos átomos pesados, dice Barstow.

El proceso era difícil de explicar en la muerte de estrellas de la talla de nuestro Sol que, al terminar sus reservas de hidrógeno, se convierten en “enanas blancas” tan pequeñas como la Tierra. No tienen suficiente masa para transformarse en estrellas de neutrones ni, menos aún, para provocar un hundimiento del espacio-tiempo con una curva de la que ni a la velocidad de la luz se puede escapar: los agujeros negros.

Se conocía que muchas atmósferas de las enanas blancas están contaminadas de elementos pesados, en particular metales. Pero las matemáticas no mostraban que el aplastón del colapso, en estrellas como nuestro Sol, lograra fusionar suficientes helios para crear átomos de metales.

El equipo publica la respuesta en The Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, de la Oxford University Press. “Ahora los investigadores han descubierto que muchas de esas estrellas muestran signos de contaminación por materiales rocosos: los restos de un sistema planetario”. Y esto nos advierte sobre un posible futuro para nuestro planeta en unos cinco mil millones de años, cuando el Sol haya transformado en helio, por fusión, la mayor parte de su hidrógeno.

Se calcula que primero el Sol podría expandirse como gigante roja de diámetro mayor que la órbita de Marte. Esto es que los cuatro planetas más cercanos serán ceniza. Luego de dispersar buena parte de su masa por el espacio, se contraerá hasta el tamaño de la Tierra, como enana blanca. Y se llevará consigo los metales por acción gravitatoria.

“El misterio de la composición de estas estrellas es un problema que hemos estado tratando de resolver por más de 20 años. Es muy excitante darnos cuenta de que absorben los restos de sistemas planetarios, quizá como el nuestro, con el prospecto de que trabajos más detallados nos dirán la composición de esos planetas rocosos que orbitaron otras estrellas”, dice Barstow.

La observación de los espectros luminosos en 89 enanas blancas calientes indica que alrededor de un tercio se contaminaron con los restos de planetas. “Esto implica que una proporción similar de estrellas como nuestro Sol, o un poco mayores como Vega y Formalhaut, construyen sistemas con planetas similares a la Tierra. Este trabajo es una forma de arqueología celeste”. Y apunta a que el destino final de la Tierra, en miles de millones de años, será apenas como contaminación dentro del Sol vuelto enana blanca.

“Serán cenizas, mas tendrá sentido…” Hum, ¿tendrá?

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados