Se produce petróleo en minutos

publicado el 12 de enero de 2014 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Malas noticias para los países petroleros, sobre todo los que dependen por completo de esa fuente no renovable de energía y, como los árabes, gastan en exhibicionismo de nuevos ricos: islas artificiales en forma de palmera, altísimos rascacielos, ciudades completas con todos sus servicios en espera de población, diamantes en la nariz.

También son malas noticias para los que se negaron por décadas, como México, a extraer su riqueza y venderla a buen precio: un equipo de ingenieros “ha creado un proceso químico continuo que produce crudo útil en minutos, luego de vaciar en algas cultivadas una pasta verdosa con la consistencia de una sopa de chícharos”, o de vómito de niña poseída por el infatigable diablo. Hace en minutos lo que a la naturaleza le tomó millones de años y bosques completos que terminaron transformados en carbón mineral, petróleo o gas.

La investigación realizada por ingenieros del Departamento de Energía en el Pacific Northwest National Laboratory (PNNL) acaba de aparecer en el journal Algal Research. Una compañía productora de biocombustibles, la Genifuel Corp., de Utah, ha obtenido licencia para emplear esa tecnología y ya “está trabajando con un socio industrial en construir una planta piloto que usará el proceso”.

Se bombean las algas húmedas en un reactor químico y en menos de una hora sale petróleo crudo y otros subproductos, entre ellos material con fósforo que puede ser reciclado para cultivar más de esas algas.

Luego se emplean los “métodos convencionales para refinar el crudo de algas en combustibles”. El agua resultante se procesa a su vez y se obtiene gas combustible, potasio y nitrógeno que, con el agua tratada, sirven para seguir cultivando algas que hagan más petróleo crudo… Un proceso continuo.

Las algas ya han sido consideradas posibles fuentes de biocombustibles y hasta los han producido varias compañías, pero el petróleo resultante es caro. No así el obtenido con la tecnología del PNNL.

“Los ingenieros y científicos del PNNL simplificaron la producción de petróleo crudo a partir de algas al combinar varios pasos en uno de un proceso continuo”, señala Douglas Elliot, quien condujo el equipo de investigadores. Otros procesos emplean algas secas y así es como se elevan los precios. El PNNL las usa en su ambiente de agua. “No tener que secar las algas es un gran triunfo en este proceso; que corte los costos es un mayor logro”, dice Elliot. Reutilizar agua y nutrientes para cultivar más algas va reduciendo los costos en cada ocasión.

La tecnología del PNNL también elimina otro paso exigido por los actuales métodos, y es la necesidad de solventes para separar algas y aceites. En vez de eso, el equipo del PNNL emplea agua muy caliente a gran presión para separar el crudo, así convierte la biomasa en combustibles líquidos y gas.

El sistema trabaja a 350 grados centígrados y a una presión de 3 mil PSI, con lo que combina procesos conocidos como licuefacción hidrotermal y gasificación catalítica hidrotermal. Esa presión no es fácil ni barato de conseguir, es un inconveniente, pero los ahorros en otras etapas hacen atractiva la inversión. “Es como cocinar en olla express casera”, dice Elliot.

Los resultados del proceso son:

—Petróleo crudo que se puede refinar en combustible para aviones, gasolina o diesel. En los experimentos del equipo, se convierte más del 50 por ciento del carbono de las algas en petróleo crudo, a veces tanto como el 70 por ciento.

—Agua limpia que puede reemplearse para cultivar más algas.

—Gas combustible que puede quemarse para producir electricidad o purificarse para su empleo como gas natural.

—Abonos, como nitrógeno, fósforo y potasio: elementos clave para cultivar algas, (y para cualquier otro cultivo, sabemos los alguna vez granjeros).

“Ha sido una fructífera colaboración entre Genifuel Corp. y el PNNL”, dice James Oyler, presidente de Genifuel. “Los procesos de licuefacción hidrotermal que el PNNL desarrolló para biomasa hace la conversión de algas en biocombustibles mucho más barata.”