No hemos resuelto la duda socrática

publicado el 17 de febrero de 2013 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Una investigación realizada por neurocientíficos y publicada este 13 de febrero en PLOS ONE, muestra que "liberales y conservadores usan diferentes partes del cerebro cuando toman decisiones riesgosas, y estas regiones pueden usarse para predecir qué partido político prefiere la persona". En un experimento se observó que, al participar en un juego de azar, republicanos y demócratas no diferían en la toma de riesgos. Sin embargo, había notables diferencias en la actividad cerebral de los participantes".

Mi ejemplar de Sexual Differentiation of the Brain, de Robert Goy y Bruce McEwen, es de 1977. Entonces resultaba escandaloso su mero título en medios académicos. Hoy es lugar común: entre las diferencias más notorias está la mayor proporción del cuerpo calloso en las mujeres, lo cual indica una mayor interconexión de sus hemisferios cerebrales.

John Horgan, quien por años sostuvo una columna mensual en Scientific American, y es autor de un título que produjo escándalo, El fin de la ciencia, publicó al poco tiempo otro acerca de los problemas que enfrenta la neurociencia, The Undiscovered Mind, publicado en español por Paidós como La mente por descubrir. Es fascinante. ¿Cómo nos hace el cerebro ser quienes somos? En el Fedón, Platón describe las últimas horas de Sócrates, condenado a muerte por Atenas, recuerda Horgan para empezar. Allí se plantea Sócrates la duda aún no resuelta: los miembros se mueven por la contracción o relajación de músculos, pero quien acepta eso como explicación de la postura y del movimiento, olvida "mencionar la verdadera causa (de la postura encorvada de Sócrates), que es que los atenienses han creído conveniente condenarme y, por tanto, yo he creído mejor y más justo permanecer aquí y sufrir mi condena". Se refiere a que rechaza el ofrecimiento de sus amigos y discípulos para ayudarlo a huir.

"Ésta es la alusión más antigua que yo conozco a la que algunos filósofos modernos llaman ‘la laguna explicativa’", dice Horgan. En su relato de la entrevista que hace a una empeñosa neurocientífica, Patricia Goldman-Rakic, plantea una pregunta incómoda: El Prozac hace que una persona pase de ver la vida de color negro a verla de color más claro, ¿no es cierto? Pero ¿por qué?" La investigadora le muestra gráficos de neuronas al momento de dispararse... "Dejó un momento que sus palabras calaran en mí y luego agregó: ‘Aquí tenemos la neurofisiología de la cognición’. Hubo una pausa larga durante la cual los dos permanecimos inmóviles contemplando el gráfico".

Horgan señala a la neurocientífica algo sencillo: Cómo enlazar los disparos de neuronas, bien claros en los gráficos, con "conceptos de gran calado, como la memoria, la cognición y el libre albedrío..." La científica responde feo: "Lo voy a hacer picadillo: estoy esforzándome al máximo por explicarle esto y va y me dice usted que es demasiado difícil". Horgan tiene respuesta: "A buen seguro yo no era la única persona que había reaccionado de esta manera ante sus explicaciones, contesté; los filósofos tenían incluso un término para referirse a esta reacción: la laguna explicativa". La neurocientífica remata: "Creo que es en su cabeza donde está la laguna explicativa".

A otros científicos les ocurre lo mismo: sienten que se les escapa algo. Veo unas neuronas disparando, sí. Cómo eso se transforma en voluntad de mover miles de músculos por segundo al interpretar una fuga de Bach, no lo sé. Otro autor permanente de Scientific American, Timothy Beardsley, lo pone en pocas palabras: "nos cuenta sólo dónde ocurre algo en el cerebro, no cuáles son los verdaderos mecanismos que nos permiten reconocer, recordar, etcétera. Y eso es, por supuesto, lo que queremos saber".

Los demócratas mostraron mayor actividad en la ínsula izquierda. Los republicanos la tenían mayor en la amígdala cerebral, parte de nuestro sistema de pelea-o-huye. "Estos resultados sugieren que liberales y conservadores emplean diversos procesos cognitivos cuando piensan acerca de un riesgo". Como Horgan a la doctora que lo hace picadillo, les podríamos preguntar a los investigadores, el porqué. De otra forma: ¿emplean la ínsula y no la amígdala porque son liberales? O porque la emplean son liberales. De ser así, ¿por qué la emplean? Creo que es ésa la laguna explicativa.

De manera más sencilla: una canción griega muy popular, dice: "Te amo porque eres bonita, te amo porque eres tú". Pero todos sabemos que vemos belleza en quien amamos. Hace poco, a un amigo le ofrecía por Internet grandes amores alguien que no entraba en sus gustos. Comenzó a verlo, le descubrió cualidades y un buen día me dijo: "Ya hasta guapo lo veo..."

¿Y el asesinato de Gonzalo Rivas, quemado vivo por normalistas al incendiar la gasolinera donde trabajaba? ¿Nunca más se supo nada?

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

páginas vistas

google+

desquehacerados