Lenguaje para iniciados

publicado el 05 de noviembre de 2012 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Quienes colaboramos en prensa, escrita o hablada, hemos venido creando un lenguaje cada vez más hermético, para iniciados. No es asunto de corrección gramatical o no, que no debe preocupar si pensamos que el español lo creó la gente que hablaba un pésimo latín, sino de darse a entender con el lector común o sólo con los cuates.

El escenario de Peña Nieto... Es que mandaron lavar las banderas, pulir el gran tintero de plata y reparar los daños causados por las protestas diputadiles. El discurso de Peña Nieto es un texto que ahora mismo alguien afanosamente redacta, la narrativa de Peña Nieto no existe, ni propia ni bryce-echeniquiada: no ha publicado una línea. Hay la narrativa de Fuentes, x; excelente de José Emilio Pacheco, escasa ("He fracasado en todas mis predicciones y opciones políticas", dijo en Oaxaca. ¡Bravo, José Emilio!); hay la rusa, la española... La del siglo XIX...

Decía mi amigo Emilio García Riera: Un discurso es lo que comienza con un "señoras y señores", un escenario es donde se monta un espectáculo y una academia es donde dan clases de cocina o de baile. O la de Platón, digo. ¡Emilio, cuánta falta haces!

Pues así es para el 999.99 de los lectores. Pero los enterados le dan un sentido muy diverso a esos términos. Tan hermético que alguna vez, cuando me topé por primera ocasión con la acepción inescrutable de narrativa como versión, descripción, datos, relato, juro por la virginidad de María que no entendí luego de diez lecturas. Y nada me pone de peor humor que no entender a un colega inteligente.

Chip, láser, kibutz, son términos que debemos usar tal cual, no hay otra forma de expresión.

Nos hacemos bolas con los plurales neutros del latín: currícula (los) hace caer a todos en el travestismo "la currícula". Tan simple como castellanizar: el currículo, los currículos, y olvidar el currículum, los currícula, que exigen nivel 1 de latín.

Ciertas incorrecciones deberíamos usarlas. Un hallazgo muy bueno se oye en personas que dicen haiga. Observan que los verbos de la tercera conjugación (...ir) forman igual los presentes y pasados del nosotros, y son por eso confusos: vivo, vivimos; viví, vivimos... Y con gran intuición del idioma han construido vivemos: "Allá donde vivemos tenemos un año, vivimos diez en otra casa". "Subemos siempre esa cuesta, ayer no subimos". No me atrevo a decirlo, pero está muy bien.

Otros son horrores propios de clases medias. De niño me asombró el primer cuento (así decíamos) de Supermán donde había un mundo bizarro y un Supermán como de piedra. Bizarro es gallardo, apuesto: Los cadetes marcharon bizarros... Tenemos raro, grotesco, estrafalario para no arruinar la bizarría de militares y marinos.

Iniciar no es idéntico a comenzar, es transitivo: algo debe ser iniciado: La banda inicia el desfile (¿qué inició?: el desfile); de no ser así, exige un reflexivo: Se inician los cursos hoy = comienzan hoy. Nadie se equivoca, salvo los cultos.

Otras son confusiones que llegan en inglés: Cambodia es en español Camboya; o por corrección política como Beijing (pronunciado Beiying) que en inglés es Peking y en español es Pekín. Se necesita mucha pedantería para decir: Estuve en London una semana. Pero sí leemos (nunca en MILENIO) que en Beijing hubo terremoto. El lector pronuncia con ji de jícama, pero entonces debemos decir que es la capital de Zhonhua, usando la transliteración pin yin de China. Sri ni siquiera lo podemos pronunciar para decir Ceilán como un ceilanés, decimos Esrí Lanka.

Del sur llegó un horrendo "hubieron marchas". Haber es un impersonal. Presente: Hay una marcha, hay cien marchas: nadie se equivoca. Pasado, futuro y compuestos se conjugan igual: Hubo una marcha, hubo cien marchas. Ha habido un problema, ha habido muchos problemas. Habrá ocasiones... Y ¿por qué? Porque las marchas, problemas y ocasiones no haben. Llegó un pasajero, llegaron cien... Porque los pasajeros sí llegan.

La doble negación es obligatoria: No somos nada, no hay nadie, no llegó ninguno. Nadie se hace bolas, salvo los cultos.

Como jarro DE atole, botella DE tequila, copa DE vino, taza DE café, cartón DE cerveza, así vaso DE agua: porque hablamos de uno lleno y no sólo mojado. Glass OF water, verre d’eau, bicchiere DI aqua... etcétera.

Gonzalo Rivas

Video con el incendio provocado por los normalistas de Ayotzinapa (que exigen plaza automática y vendible) en la gasolinera donde él trabajaba.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

páginas vistas

google+

desquehacerados