Mi admiración por AMLO

publicado el 16 de julio de 2012 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Mi admiración por López Obrador crece conforme analizo los pasos que ha dado para tratar de imponerse en la Presidencia de México, los pasos de López han sido, literalmente, no importa qué ni cómo. Dos elementos le eran indispensables: dinero (mucho, mucho, mucho) y candidatura por un partido reconocido por el IFE. El dinero tenía una precondición: tenerlo años antes de que el IFE repartiera las tajadas correspondientes a la competencia electoral de 2012 y sus escasos tres meses de campaña lícita.

Su jugada fue sagaz, de zorro astuto. Los partidos políticos pueden formar un grupo parlamentario si alcanzan un mínimo de cinco legisladores. En 2006, al PT no le alcanzó su votación sino para dos y los destinó al dueño del partido, Alberto Anaya, y un X. ¿Qué interés tenía AMLO en formarle un grupo parlamentario al enemigo del PRD, ese PT creado por Carlos y Raúl Salinas de Gortari para aplastar al PRD con un nombre izquierdosón como Partido del Trabajo? López tenía una bolsa de parlamentarios incondicionales a él, no al PRD. Así que ordenó a Ricardo Monreal, a Ibarra de Piedra y a otra, senadores por el PRD gracias al voto perredista, que traicionaran a sus electores y se pasaran al enemigo del PRD, al salinista PT.

Así el partido de Salinas tuvo acceso a una fortuna extra, además de su financiamiento, de al menos 16 millones 227 mil pesos, más pagos por comisiones en las que apañara un puesto. Con el favor, López tuvo para su campaña, ilegal por anticiparse seis años cuando dispone la ley tres meses. Antes había otorgado obras públicas por miles de millones sin el concurso que obliga la ley. No sabemos de a cuánto fue el agradecimiento de los contratistas favorecidos. A la Iglesia católica le detuvo las leyes que permitían el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo, le regaló un terreno público para construir y vender nichos funerarios con Paraíso all-included. Y así tuvo al cardenal cortando todos los listones que López ordenó.

Luego debía López ser elegido candidato por el PRD. Tenía en su contra a los dirigentes, cansados de su despotismo, y a Ebrard, bien colocado por haber levantado el tiradero que dejó López en su Jefatura de Gobierno: el crimen desbordado, asaltos en taxis y en calle a la luz del día, taxistas tolerados, ambulantes tolerados. El de a cómo lo recogían los inspectores. Con esa mala imagen y la peor del berrinche postelectoral de 2006, el PRD no lo haría otra vez su candidato. Sería Ebrard. Muchos que no votamos PRD ahora, habríamos votado por Ebrard. Una fan se adelantó, Guadalupe Loaeza, y quedó del carajo porque El Peje ofreció al PT y al MC, partidos de caricatura, el oro y el moro: su candidatura a la Presidencia. Brincaron de gusto los dueños de esos negocios.

Entonces vino la parte más taimada y marrullera, aprendida en el PRI por López: avisó al PRD: "Yo estaré en las boletas, con o sin ustedes. Me lanzan PT y MC. Si quieren, lancen a Ebrard... y pasen como los que dividieron a la izquierda". Y mucha gente considera "izquierda" esa bazofia, ese guiso podrido, porque tienen el mapa político de cabeza. Los pobrecitos Chuchos no se atrevieron. Ebrard se mordió uno y planeó su estrategia para que no le pasara lo mismo en 2018, pues El Peje volvería a estar en la boleta, ganara o perdiera: Ebrard se lanzó para el 18 desde ahora.

El autor de estas intrigas palaciegas merece una obra de teatro, como la shakesperiana Ricardo III. Le falta la joroba, pero ya se le está formando. Por lo pronto ha llevado su ignominia a sostener que 5 millones de mexicanos pobres vendieron su voto. El "pueblo bueno" resultó corrupto hasta la médula. Es que sus radicalchic son eso, chic, y siempre han desdeñado a los nacos que, como predica López, se venden al crimen o se venden al PRI. Y como ya se autoproclamó Apóstol en Tercer Grado, de Televisa, su palabra es sagrada para sus paniaguados, todos ellos radical-chic y chavos de la Ibero que no sirvieron ni para botana a los lobos hambrientos y corruptos del SME, que lamentan haber perdido los 40 mil millones de pesos que les regalaba el gobierno, y toda la runfla de lumpen entre quienes no distinguen, al fin chavos de la Ibero, una pejepiraña o un pececito dorado.

No todos van a ciegas: quienes ganaron el DF, Tabasco y Morelos para el PRD se ven azorados. El neo-perredista triunfador en Tabasco ha sido el más atrevido: "Demostrar que [el voto secreto] es comprado es imposible"...

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

páginas vistas

google+

desquehacerados