Ciudadanos y políticos tramposos

publicado el 07 de mayo de 2012 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Argumentamos con trampas. Comencemos por el malo de malos, Carlos Salinas. Se puso de moda "interpelar" al Presidente mientras rinde su informe, lo cual está fuera de toda norma de trato entre dos poderes, pues el Congreso se reúne a escuchar y después analizar el Informe. Preguntaron periodistas a Salinas de Gortari si tales interrupciones lo molestaban, si perdía concentración. Respondió que, desde la tribuna donde se lee el Informe, a los gritones "ni los veo ni los oigo". Era un dato: arriba ni se ven ni se oyen. Pero se la cuelgan como muestra de su infinito desprecio por el Pueblo Mexicano: ni los veo ni los oigo.

No soy católico, ni siquiera cristiano, no creo en ningún dios personal que hace milagros, cuida hijos que vuelven de una fiesta y encuentra monederos perdidos. Así que los papas no me simpatizan y su prédica tiene tantas ruedas de molino, que tampoco los respeto. El papa actual, que ni siquiera es guapo como Wojtyla ni con fama gay como Paulo VI, ni bonachón como Juan XXIII, me simpatiza menos. Pero no mamen, no dijo que hasta 1970 era común "violar" a menores. Apuesto la vida a que no dijo eso. Dijo que, hasta 1970, las relaciones sexuales con menores (no su violación), las consentidas por un adolescente, no habían sido motivo de escándalo como ahora.

En 30 años he tenido tres novios y dos de ellos fueron adolescentes que se ligaban hombres mayores. Alguna vez, creo en La Jornada, publiqué que las drogas y las relaciones con menores consintientes, no forzados ni amenazados, eran histerias venidas de con los gringos. Lo repito.

Lo peor ha sido que nuestras almas puras llamen nazi a un niño que militó en las Juventudes Hitlerianas, hoy papa. No mamen: ¡era obligatorio! Es como llamar estalinista a un ruso de 65 años porque en 1950 marchó frente a Stalin como parte de los Pioneros.

Otra infamia es llamar "los muertos de Calderón" no sólo a víctimas inocentes, sino a los 50 mil narcos que se han matado entre sí o han enfrentado al Ejército. Es una hijoputez.

Y otra, que Calderón aceptó haber ganado la elección con fraude al decir que ganó "haiga sido como haiga sido". Otra hijoputez. Lo dijo antes de las elecciones. Fue en el programa de Denise Maerker. Lo transcribo y subo el video.

Dice el candidato Felipe Calderón a Denise en tv y por eso está grabado y disponible para quien tenga orejas y quiera oír:

"Se ha llegado a decir que voy adelante de plano porque me han ayudado... Porque mis adversarios son muy malos... Porque... la campaña fue muy buena... Que... porque si llovió en junio... Que... pues mira, la verdad, si gano, Denise, como dicen en mi tierra, haiga sido como haiga sido...

Denise: O sea, no importa...

Calderón: No, no, sí importa, pero... pero, yo respeto la opinión que tenga todo mundo, muchos se resistirán a pensar que representamos la mejor opción para los mexicanos... Yo creo eso...

Y la última joya: ¿ahora la izquierda exige cadenas nacionales? La esencia de la democracia son las opciones libres: hay un debate en ciertos canales, aburrido para muchos; ópera en otro, aburrida para más; fut en otros o un capítulo de Mad Men. ¿Ya no es democrático tener opciones? Eso opinan los hermanos Castro. Decíamos que, en efecto, La Hora Nacional unifica a todos los mexicanos... porque todos al instante apagamos el radio. La Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía o RTC, creada al inicio del sexenio de López Portillo y con su hermana al frente, tiene por misión "transmitir valores al pueblo mexicano", dice la SG ¿Y cuáles son? ¿Estaremos todos de acuerdo en cuáles valores debemos transmitir? Yo quiero transmitir que es abuso de menores enseñarles religión antes de los 14 años. ¿Vale?

La Ley Federal de Radio y Televisión deja en manos de Gobernación decidir cuándo "las informaciones son de trascendencia para la nación" y por lo mismo las estaciones de radio y tv deben encadenarse (sic). Todos sabemos que quien decide es el patrón del secretario de Gobernación, el Presidente de la República. ¿Eso defendemos ahora? Como en Naranja Mecánica, podemos amarrar a la gente y ponerle separadores de párpados para que vea, sin remedio, lo que nosotros consideramos que debe mirar por su propio bien. Me suena conocido.

Concesionarios

Deberíamos legislar ya, para que el gobierno deje de ser dueño del campo electromagnético y lo "concesione": es ridículo, una franja, la visible, es la luz solar.