Sífilis y mal vienen de fuera

publicado el 08 de enero de 2012 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Pregunte: los maleantes siempre son fuereños; los narcos que se apoderan de una ciudad antes tranquila, llegan por el efecto cucaracha: los flitean en estados vecinos y se refugian en otros. El mal viene de fuera también en otros asuntos: las extranjeras siempre son putas y los extranjeros maricones. Así ha ocurrido con la enfermedad venérea que más bajas produjo antes del sida, la sífilis. Se llevó al pobre de Schubert, que era homosexual, pero tapaba su orientación con juergas en compañía de sus amigos y el necesario remate en un burdel de Viena. Sus últimas sonatas para piano son desgarradoras.

Los prejuicios contra los extraños, sostiene artículo de prensa de la Association for Psychological Science, bien pudieron tener una función en la sobrevivencia. "Nuestros ancestros distantes debían evitar a los fuereños porque podían ser portadores de enfermedades" y también porque podían ser fuente de violencia: robo, violación, homicidio. Las enfermedades infecciosas como la peste y la viruela volvían de vez en cuando y, en verdad, sus portadores eran fuereños o lugareños que habían viajado y volvían infectados.

En el Viejo Mundo, las poblaciones de Asia, Europa y norte de África fueron creando resistencia, así que, muertos los enfermos, los sobrevivientes transmitían su resistencia. La ola seguía su curso a países vecinos. Por eso el Decamerón son los relatos picantes con que se entretiene un grupo de hombres que huye al campo para evitar la peste que asuela, asuela, a-sue-la Florencia y otras ciudades.

La mortandad de indios americanos al contacto con europeos fue la principal aliada de la conquista. América no conoció la peste ni la viruela sino al contacto con los europeos. Los indios, al ver que los españoles enfermaban pero no morían, dieron por hecho que tenían dioses más poderosos. Eso arraigó el cristianismo: la orfandad fue completa porque hasta sus dioses habían muerto. En un siglo, la población nativa se redujo, se calcula, hasta en un 80 por ciento debido a enfermedades para las que no existía inmunidad previa en América.

En retribución, América envió sífilis en los mismos barcos de regreso. Al aparecer los primeros casos siguió la misma atribución al extraño: "el mal francés" para los ingleses y "el mal inglés o español" para los franceses. Pero esta venganza sin intención se puso en duda ante el hallazgo, en Europa, de esqueletos con muestras evidentes de sífilis y muerte anterior al viaje de Colón en 1492.

Hay 54 reportes publicados, dice la nota de la Universidad Emory en el Yearbook of Physical Anthropology. "Por primera vez los 54 casos han sido evaluados de forma sistemática. Se acumula evidencia acerca de que el progenitor de la sífilis llegó del Nuevo Mundo con la tripulación de Cristóbal Colón", dice George Armelagos, co-autor del estudio.

El agente causal de la sífilis, la bacteria llamada treponema pálido, da origen a otras dos enfermedades que no se transmiten por vía sexual, sino por contacto de la piel o la boca. El treponema, por ser propio de climas cálidos y húmedos, debió mutar en una subespecie de transmisión únicamente sexual para sobrevivir en el medio más frío y más higiénico de Europa.

"Me reí de la idea según la cual un pequeño grupo de marineros había llevado de regreso la enfermedad que causó la mayor epidemia europea", dice Armelagos. Pero mientras daba clases en la Universidad de Massachusetts, entró en shock: toda la evidencia disponible apoyaba la teoría de Colón", dice Armelagos, quien por entonces trabajó con Brenda Baker.

En 2008, Kristin Harper y Armelagos publicaron el análisis genético comparativo más completo acerca de la familia a que pertenece la bacteria de la sífilis. "Los resultados, de nuevo, apoyaron la hipótesis de que la sífilis, o algún progenitor, era propia del Nuevo Mundo".

El hecho lo contradecían evidencias de gran importancia, como los esqueletos pre-colombinos con lesiones de sífilis. Pero los investigadores encontraron que la mayor parte de esos esqueletos no habían sido sometidos siquiera a alguno de los criterios estándar para diagnosticar sífilis crónica. Los pocos casos publicados tendían a venir de regiones costeras donde gran parte de la dieta era de origen marino. Esto trae un problema en la datación: se llama "efecto de reserva marina" al hecho causado por comer mariscos que contienen "carbón antiguo", propio de las aguas profundas, y que altera la datación por radiocarbono en cientos, y hasta en miles de años.

Los investigadores buscaron una corrección a ese error, así analizaron los niveles de colágeno de los esqueletos y pudieron estimar el consumo de mariscos. Con ese factor, ajustaron la datación por radiocarbono.

La sífilis es americana. "La actual evidencia es definitiva, pero no deberíamos cerrar el libro y decir que resolvimos el tema", dice una de las investigadoras, Molly Zuckerman.

Maravillas y misterios de la física cuántica, Cal y Arena 2010.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas