Cómo esquivar zapatazos

publicado en la revista «nexos»
# 380, agosto de 2009
artículo fuente

 

Todos leímos acerca del zapatazo que un periodista irakí lanzó contra el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush. También hubo numerosos comentarios acerca de sus buenos reflejos. En ese ruido se perdió que los zapatazos fueron dos y el objetivo del lanzador también pudo ser el primer ministro irakí, Nouri al-Maliki, ya que estaban juntos.

Bien, pues tenemos un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Washington acerca de las diversas reacciones, y se muestran encantados porque muy pocas veces los hechos ocurridos en el mundo real reflejan con tal perfección experimentos que conducen en los laboratorios.

Cuando Bush esquivó y Maliki ni siquiera parpadeó al zarpar el primer zapato hacia ellos, ocurrió en el mundo real un ejemplo en apoyo de la teoría acerca de que existen dos vías independientes en el sistema visual humano.

La acción de Bush resulta más gráfica en inglés: "ducked" = hizo como pato, zambulló la cabeza. Pero no habiendo algo tan descriptivo en español, nos podemos conformar con un simplón "esquivó".

¿Cuál es esta teoría que resultó apoyada por las reacciones, tan diversas, de Mister President y del Prime Minister? Que los humanos tenemos dos sistemas visuales, uno guía las acciones y otro guía las percepciones.

Esto es, un sistema responsable de las acciones permite al cerebro "ver" cosas que los ojos no perciben, afirma Jeffrey Lin, autor principal del ensayo publicado en Current Biology. "Cuando arrojamos dos pelotas hacia ti con trayectorias muy similares, podrían parecer la misma a tu sistema perceptual, pero tu cerebro puede calcular automáticamente cuál de ambas es más amenazadora y disparar un movimiento de evasión aun antes de que te hayas dado cuenta de lo que ocurre". Esto es, antes de que la amenaza pase por la conciencia y de allí a la razón y ésta actúe razonablemente, lo cual es un vericueto muy largo y el objeto volador no identificado ya nos pegó en la cara.

"Si miras el video del zapatazo notarás que el primer ministro no titubea en absoluto. Su cerebro ya ha categorizado el zapato como objeto no amenazador que no exige acción evasiva. Pero el cerebro de Bush (los investigadores se permiten aquí una muy forzada metáfora) ha categorizado el zapato como amenazante y dispara un quite evasivo, todo ello en apenas una fracción de segundo".

En experimentos diseñados para laboratorio, los investigadores exploran cómo trabaja este sistema doble. Son similares a lo que ocurre a los jugadores de beisbol cuando se plantan con el bat preparado a la espera de la pelota lanzada por el pícher. En una fracción de segundo, el sistema del bateador determina si la pelota va a golpearlos en el cuerpo y deben iniciar un arqueo hacia fuera de la caja de bateo. Habría que añadir que, además, en esa fracción de segundo deben decidir si batean o no. Si "abanican" y es bola salvan al pícher contrario porque cuenta como buena, si la dejan pasar y es buena acumulan un punto de tres para quedar fuera del bateo: no hay tiempo para el trabajo de la percepción.

Los investigadores reprodujeron una situación similar con estudiantes universitarios. Deben mirar un monitor de computadora y con rapidez localizar un objeto oval entre un campo de discos circulares, determinar su dirección y presionar un botón cuando hayan localizado el objeto oval.

La manipulación introducida en el estudio consistió en dar inicio a algunos ensayos con un estímulo que parecía seguir una vía en colisión con la cabeza del estudiante. La localización era entonces más rápida que cuando el estímulo seguía una trayectoria no amenazante. El experimento demostró que un estímulo en una vía que resultara en colisión con el estudiante capturaba su atención, pero otro que siguiera una vía muy similar aunque no en línea de colisión, no atraía la atención del estudiante. Tardaba más tiempo en distinguir la figura entre el campo de discos en este último caso no amenazador. Los investigadores plantean que esta investigación apoya la idea de que el sistema visual humano está compuesto de dos sistemas independientes. Y tanto en el laboratorio, como en el video de Bush y el zapato, queda mostrada la diversa velocidad de la acción y la percepción.

Una meta importante de la neurociencia es entender cómo manejamos la información sensorial, señalan. "No hay forma de que el cerebro pueda ser capaz de procesar y analizar todo a cuanto estamos expuestos. Tenemos que seleccionar lo que es importante. En el mundo real, a lo que prestes atención es parte de tu sobrevivencia. El experimento muestra que los estímulos amenazantes fijan tu atención, aun los que todavía no hemos identificado de manera consciente. Que este mecanismo sea más preciso que nuestra percepción consciente es muy asombroso".

Contacto con Jeffrey Lin.