Si me llamara Luis Telésforo Agapito...

publicado el 09 de agosto de 2009 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

No me atrevería a dar ese nombre como exige el Festival Internacional Cervantino (FIC en adelante) para que en tremebundos carteles quedara yo desdorado urbi et orbi.

Pero comencemos por el principio: Me invitaron a participar en el FIC. Como este año celebramos las primeras observaciones celestes de Galileo empleando un telescopio, querían una plática sobre "Ciencia y literatura". Acepté porque recuerdo varias patas que grandes escritores han metido en ciencia y de lo que ya he escrito: las pupilas "azules" de Scott Fitzgerald, la edad del universo en millones de millones de años según Octavio Paz, y otras muy divertidas. Tengo además una breve historia de la física cuántica: El burro de Sancho y el gato de Schrödinger y un gran entusiasmo por Galileo, ninguno por Copérnico y mucho más por Eratóstenes, quien en la Alejandría helénica del siglo III a. C. no sólo dijo que la Tierra era redonda, sino que midió su circunferencia... Sí, toda entera, con gran exactitud y empleando solamente un palo y su sombra (y claro, la catedral fulgurante de la Geometría de Euclides). Estaríamos Volpi y yo.

Comenzamos mal y terminamos pior: Lo primero fue que me indicaban que yo coordinaría la mesa. Entonces me vi, investido de Román Revueltas ante la Sinfónica de Aguascalientes, dirigiendo a Volpi: "¡No, no, no, Jorge! ¡Vas muy rápido! ¡Es allegro, sí, pero non troppo!" Luego golpearía con mi batuta la mesa y, con los brazos caídos, en señal de derrota, exclamaría: "Pero, George, ¿es que no logras hacer un crescendo? No, así no podemos seguir, George, qué haremos cuando lleguemos al scherzando?"

Pregunté lo pertinente, esto es cómo iba yo a coordinar a Volpi y me quedé con la duda: ¿será Volpi coordinable? Me respondieron de inmediato que habían cometido un lamentabilísimo error y que yo era parte del dúo y no director del solista. Me ofrecieron cinco mil pesos y un boleto del DF a Guanajuato. Pregunté si debía a todo trance pasar por el DF para alcanzar Guanajuato y si no sería mejor un autobús Guadalajara-Gto. Nuevo "Usted perdone" y me comenzaron a llamar Maestro con M y Usted con U. Me dejaron con eso muy impresionado.

Envié mi currículum y foto. Nuevo correo-e me informó que la fecha no era la fecha sino otra fecha. Respondí que me daba igual una que otra y dijeron que gracias.

Pero luego me solicitaron firmar tres cartas tres: en una juro sobre De revolutionibus... de Copérnico que nunca he timado al fisco y no lo pienso timar y que voy a declarar mis cinco mil pesos cuando llegado sea el momento.

Pero no se gana uno tan así como así cinco mil pesos, así que una segunda carta era mi cotización, al FIC, de un Coro Femenino de Nosédónde. ¿Y yo por qué? ¿Y por qué el coro femenino que seguramente dirijo, pues cotizo sus funciones, cobra tan bara como cinco mil para todas las muchachas? Nueva disculpa del FIC.

Pero me faltaba lo mejor: debía firmar una carta que trascribo, y juro con la mano sobre el Almagesto de Ptolomeo y los Diálogos sobre dos nuevas ciencias, de Galileo, que hice copy-paste simple.

México, D.F. a 04 de agosto de 2009

LIC. SERGIO CARRION

DIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL CERVANTINO

P R E S E N T E

En cumplimiento a lo ordenado por el artículo 50 de la Ley de Adquisiciones y Servicios del Sector Público, así como lo estipulado en la fracción XX del artículo 8 de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, publicada en el Diario Oficial de la Federación del 13 de marzo de 2002, me permito manifestar bajo protesta de decir verdad, que conozco el contenido de los referidos artículos, así como los alcances legales, y en esa virtud informo a usted que no me encuentro en ninguno de los supuestos que establecen dichos preceptos.

A t e n t a m e n te

Luis González de Alba

Respondí que no conocía ni por el nombre la tal Ley, menos aún si me encuentro en un supuesto de sus preceptos, y no la leeré. Digo... no por cinco mil pesos. Ni por 50 mil. Comienzo a dudarlo a partir de los 500 mil. Y con cinco millones corro a comprar la L de A y S del S P. Y hasta me la leo para no jurar en falso. Una apuesta: ¿cuántos firmantes de la carta lo hicieron en falso?

Pero viene lo mejor: la carta de presentación. Aquí va copia fiel:

"Estimado maestro González de Alba anexo al presente tres cartas,conl a súplica de que nos sean devueltas firmadas. Asimismo, solicito a Usted el envío de la documentación que anteriormente le fue requerida para su contratación.Gracias. Alejandro Cruz. suplico a Usted revisar su nombre ya que debe ir exactamente como aparezca en su identificación."

Muchos lectores no notarán nada raro porque así escriben.

Una duda me asalta: ¿No será que el FIC volvió a sus orígenes, los Entremeses cervantinos, y formo parte de uno chistosísimo?