Los primates tenemos 10 millones de años más.

publicado el 11 de febrero de 2007 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Los orígenes de las primeras ramas en la evolución de los primates son más antiguos, por diez millones de años, que lo estimado en estudios previos, según reporte de este 23 de enero en los Proceedings of the National Academy of Sciences. El artículo firmado por investigadores de las universidades de Yale, Winnipeg y Stony Brook, dirigidos por el paleontólogo Jonathan Bloch, de la Universidad de Florida, reconstruye la base del árbol genealógico de la familia primate, que incluye a los humanos, al comparar muestras fósiles y de esqueletos pertenecientes a más de 85 especies, modernas y extintas. El equipo descubrió dos fósiles con 56 millones de años, uno de ellos el esqueleto primate más primitivo alguna vez hallado.

Una amplia descripción de las estructuras esqueléticas provee evidencia de que un grupo de mamíferos arcaico, los plesiadapiformes, son los primates más antiguos. Al menos cinco rasgos principales caracterizan a los primates modernos: cerebros relativamente grandes, ojos colocados adelante, habilidad para saltar, uñas en vez de garras y manos especializadas en asir, en algunos también los pies. Los plesiadapiformes tienen algunos pero no todos estos rasgos. El artículo sostiene que estos primates antiguos pudieran haber adquirido los rasgos en 10 millones de años de cambios sumados para explotar el medio ambiente.

Bloch descubrió las nuevas especies plesiadapiformes, denominadas Ignacius clarkforkensis y Dryomomys szalayi, apenas en las orillas del Parque Nacional Yellowstone con el coautor del estudio, Doug Boyer. Antes de ellos, los científicos no consideraban primate la especie Ignacius, sino un mamífero de vuelo por planeo, relacionada con los lémures voladores. Sin embargo, los análisis realizados por Bloch y su equipo de más completos y bien preservados esqueletos modificaron esta idea.

"Estos fósiles encontrados en Wyoming muestran que nuestros más antiguos ancestros primates tuvieron la talla de un ratón, comían fruta y vivían en los árboles", dice Bloch. "Es notable pensar que todavía estamos descubriendo nuevas especies fósiles en un área estudiada por paleontólogos durante más de 100 años."

La hipótesis de que los plesiadapiformes fueran ancestros de los primates modernos, ya había generado un fuerte debate en la comunidad de los primatólogos. El estudio ahora publicado los coloca en el Paleoceno, hace entre 65 y 55 millones de años, el período entre la extinción de los dinosaurios y la primera aparición de un número de incontestables miembros del moderno orden de los mamíferos.

"Los plesiadapiformes han sido hace mucho uno de los más controvertidos grupos en la filogenia de los mamíferos", dice Michael Novacek, curador de paleontología en el American Museum of Natural History. "Pero las muestras del estudio han sido bella y espectacularmente preservadas." Ahora sabemos que son un eslabón clave para comprender las primeras fases de la evolución humana. "En ese sentido, deberían ser de muy amplio interés para biólogos, paleontólogos y antropólogos", dice la coautora del ensayo, Mary Silcox, de la Universidad de Winnipeg.

"Esta colaboración entre instituciones es la primera en reunir evidencia de todas las áreas del esqueleto, y ofrecer una perspectiva bien apoyada acerca de la estructura de la más antigua parte del árbol familiar primate", concluye Bloch.

Esto significa que hemos reunido millares de "eslabones perdidos" y ya vamos más allá de nuestros lazos con los primates: estamos buscando el origen de los primates en los primeros mamíferos, tan pequeños como un ratón, y sobrevivientes, quizá por pequeños, a la gran catástrofe que acabó con los dinosaurios.

En un pasado aún más remoto, la transición evolutiva de peces a animales con patas ha encontrado una pieza clave en el descubrimiento de bien preservados fósiles por encima del círculo ártico. Los detalles fueron publicados por Nature el 6 de abril del año pasado. Son fósiles con 375 millones de años encontrados por el equipo de Ted Daeschler en su expedición a la isla Ellesmere, ártico canadiense. Las nuevas especies tienen cráneo, cuello y costillas de animal terrestre con patas, pero aletas y escamas de pez.

Para el anterior, Janet Rettig Emanuel. Yale University.

Para este tema vea: Carolyn Belardo. The Academy of Natural Sciences. "New Arctic fossils fill evolutionary gap between fish and limbed animals."

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas