Hay infamia, irresponsabilidad e ignorancia estúpida

publicado el 24 de diciembre de 2006 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Los programas en los que Ricardo Rocha da voz y apoyo a quienes van por el mundo afirmando que el sida o síndrome de inmunodeficiencia adquirida no existe (lo que hay es mala vida que se dan algunos y de eso mueren, muy merecidamente), es de una ignorancia e irresponsabilidad que supera todas las muchas del periodista que sigue la noticia más amarillista de moda. Y es una moda la negación de evidencias: no hubo holocausto de judíos, gitanos y homosexuales incinerados por los nazis, pero hay personas violadas por marcianos; no llegó ninguna nave espacial a la Luna en 1969, pero el accidente de extraterrestres en el desierto de Nuevo México sí es verdad; el sida es un invento de las transnacionales, pero las curaciones con magnetos, cuarzos y velas son un hecho: el mundo al revés.

En resumen, la negación del Sida como entidad clínica, como enfermedad diferenciada, sostiene que el virus VIH es inocuo y que la gente muere de neumonía, sarcomas y otras afecciones comunes. En esta última afirmación, coinciden con la opinión médica: el VIH se encarga solamente de destruir las defensas, el sistema de inmunidad, y, ya sin defensas, hasta una gripa nos mata.

¿Y qué destruye las defensas? La mala vida de los pinches negros, homosexuales y prostitutas. En uno de los programas de marras hubo un personaje, con voz, aspecto e información de rústico que sostuvo, tan campante, que ni siquiera se había logrado aislar el virus al que se responsabiliza por el sida. Scientific American le dedicó su portada de enero de 1987 a la estructura completa del VIH, aislado por Luc Montagnier: 20 años de retraso en información.

Que el sida lo produce un retrovirus originario del centro de África lo comprueban múltiples datos:

1. Existe un virus similar en monos, el SIV, endémico del mono verde y no mortal debido a que su larga permanencia en el mono ha seleccionado poblaciones inmunes. Los humanos de la región comen esos monos y así pudo cruzar el SIV, que mutó en VIH. Que viene de África lo comprueba que allá es endémico y aldeas enteras del Congo (Zaire), Zambia y Burundi han desaparecido por la infección y muerte de todos sus habitantes, hombres, mujeres y niños por parejo.

2. Para probar nuevos fármacos se infecta con VIH a inocentes chimpancés que mueren de Sida cuando el experimento fracasa.

3. No hay casos de sida sin VIH porque el primer elemento que se exige para definir el síndrome es la presencia de VIH.

4. Sí hay casos de personas con VIH que no desarrollan sida. Ahora se conoce que el retrovirus necesita distintos receptores en el linfocito T, la célula inmunitaria preferida de la infección. Sin ellos, el retrovirus no consigue introducir su material genético en el linfocito y ponerlo a trabajar como fábrica de virus. Un porcentaje de la población humana mundial no presenta algunos de estos receptores y, por eso, es inmune al VIH, que no consigue enganchar al linfocito... porque no tiene ganchos en su membrana exterior. Se les llama seropositivos sanos, supervivientes a largo plazo o no progresores.

5. El primer medicamento para control del VIH, el AZT, produjo en 1986 recuperaciones "milagrosas" de pacientes desahuciados: comenzaron a subir de peso, dominaron sus infecciones y muchos volvieron al trabajo. Al año de tratamiento recayeron porque el VIH había producido mutaciones resistentes al AZT.

Aquí se vio una clara relación causa-efecto de VIH y sida: a inhibición del virus por el medicamento, recuperación del paciente y desaparición de las enfermedades "oportunistas". Aparición de resistencia del VIH al medicamento, y regreso del cuadro agudo y muerte.

6. Al descubrirse nuevos medicamentos, también con eficacia temporal limitada, David Ho propuso combinarlos para evitar la resistencia en el virus.

Nacieron los cocteles triples. De nuevo hubo una evidencia causa-efecto: bajo tratamiento, los infectados dejaron de morir y el sida se transformó en enfermedad crónica, como la diabetes. Con otra prueba, el recuento de virus en sangre, o carga viral, se midió que un coctel triple, bien calculado por un médico especialista, produce la inmediata reducción de la carga viral hasta niveles indetectables por las pruebas más sensibles de hoy, y sin carga viral no hay síntomas. Las estadísticas están a la vista: la muerte por sida ha cesado en quienes se apegan a su tratamiento.

Otro dato: en cuanto se difundió el uso de condón entre homosexuales, la mayor incidencia de sida pasó a mujeres casadas, no a putas, porque también se protegen, sino a casadas y por eso confiadas. Hoy padecen una alta incidencia de infección.

¿Y cómo pasó el sida de África central al mundo? Llegó primero a Estados Unidos y Haití. El descubridor del VIH, Luc Montagnier ve una posible vía: la Fuerza de Paz de la ONU, conformada mayoritariamente por estadunidenses, fue al Congo luego de su independencia en 1960. También llegaron haitianos, que regresaron a Haití. El retrovirus se estuvo transmitiendo desde entonces, sin ser detectado hasta 1981.

En fin, ¿es redonda la Tierra? Hay quienes dicen que no.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas