El concepto homosexual debe citarse en clase

publicado el 05 de noviembre de 2006 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Un buen amigo, que conoce mi libro La orientación sexual (Paidós), donde un capítulo está dedicado a la conducta homosexual entre animales, me hizo llegar esta nota del Economist.com. La novedad no está en las especies mencionadas, pues los datos se conocen de tiempo atrás, sino en que el currículum escolar de Noruega exige proporcionar información al respecto antes de los 14 años. Informar no inducirá a la homosexualidad a quien no lo es. Pero quita estigma a quien ya lo es. De igual forma que informar sobre la heterosexualidad no evita que quien es gay lo siga siendo.

La homosexualidad en infinidad de especies está bien documentada, pero los datos se encuentran en libros y los libros nadie los lee, o el prejuiciado busca los que confirmen su prejuicio, hecho que también documenta ampliamente la psicología social. Pero ¿qué tal un museo donde se saquen de los libros mil 500 especies y se exhiban de forma didáctica sus conductas homosexuales? Es lo que está haciendo el Museo Nacional de Historia de la Universidad de Oslo, Noruega.

"¿Contra natura?", como se llama esa muestra, no dice a los zoólogos nada nuevo, pues del hecho se tiene conocimiento desde el tiempo de Aristóteles, quien observó un par de hienas macho teniendo sexo una con otra. Pero el propósito de la exhibición no es educar zoólogos, sino persuadir al público asistente de que, si hay ballenas y gusanos "gays" (la nota abusa del término), los humanos gays no alteran el orden natural.

Además de ilustrar homosexualidad entre una extraordinaria variedad de criaturas, la exhibición muestra cómo puede variar la estimulación sexual de una especie a otra, o entre los géneros. Por ejemplo, delfines de río amazónicos, penetran los respiraderos en lo alto de la cabeza de otros machos. Las hembras delfín nariz-de-botella, usan sus largos hocicos como dildos en otras hembras.

El cómo la selección natural pudo favorecer estas conductas es una buena pregunta. En un intento por responderla, el Museo presenta el caso de los flamencos. Entre estas aves acuáticas puede ocurrir que una pareja de dos machos críe un polluelo luego de que uno de ellos se aparea con una hembra por una sola ocasión. En ese caso, la pareja de machos se apropia de un territorio mayor que las parejas hembra y macho. Esto sugiere que el polluelo con dos papás se beneficia de mejor alimentación y por consiguiente de más oportunidades de sobrevivir. Pero las respuestas son más difíciles cuando los animales homosexuales (como algunos humanos y al parecer ballenas asesinas) nunca tratan de aparearse con el sexo opuesto.

En teoría se han encontrado varias vías posibles por las que la homosexualidad pudo haber evolucionado y persistir. Una es que los homosexuales asisten en la crianza de sus parientes, y así ayudan a transmitir sus propios genes, tanto como si tuvieran sus propios hijos.

Otros teóricos asumen que los genes que confieren homosexualidad en machos son diferentes a los que la confieren a hembras. Para que esta teoría funcione, esos genes deberían transferir alguna ventaja reproductiva adicional a sus portadores heterosexuales. De esta forma, genes que incrementaran las oportunidades de sobrevivencia y reproducción en hembras, persistirían a través de generaciones aunque inhibieran la producción de crías al aparecer en machos. Y viceversa. Buenas teorías, apuntaladas por casos como el de los flamencos, pero aún sin comprobar.

Por supuesto, tomar lecciones de sexualidad a partir de los pájaros y las abejas exige, primeramente, aceptar que la evolución ocurre por selección natural. Y que informar no es predicar.

Vea el artículo con gráficas y temas relacionados

Ahora que, cuando al homofóbico le demuestras que la homosexualidad no es "contranatura", como ellos dice, presentándoles estos ejemplos, de inmediato replican que "no somos animales." O sea que siempre ganan...

Necrofilia animal

Acabo de ser testigo de un acto de necrofilia entre diversas especies: una urraca haciendo su danza de cortejo a una conguita muerta y patas arriba, y luego, como quien calla otorga, zas, se le trepó y chaca chaca. Debo admitir que me horrorizó el asunto. Como pertenecen a especies distintas, pero son aves, el equivalente sería el de un humano y una chimpancé muerta. Horrible... y natural.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas