El voto útil no siempre es útil

publicado el 02 de julio de 2006 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Que el miedo es un factor en nuestra decisión de por quién votar fue un descubrimiento publicado en Analyses of Social Issues and Public Policy y revisado aquí la semana pasada. Los mismos datos se aplican para entender el fenómeno del voto útil. Si, como suponían los autores del estudio, la conducta de votar se guiara sólo por conocimiento informado de los proyectos de gobierno, no existiría el voto útil que es, precisamente, conducido por la convicción de que debe detenerse un mal mayor, aunque sea al precio de no votar por nuestra preferencia número uno.

El estudio, basado en la elección presidencial de 2004 en Estados Unidos, analizó dos grupos, uno de votantes en un "estado mental psicológicamente benigno", que prefirieron al senador Kerry y no la reelección del presidente Bush. Pero Bush fue más popular que Kerry en el grupo de votantes atemorizados por los investigadores.

Hoy los mexicanos que saldremos a votar nos podemos dividir, también, en dos grandes grupos: los que estamos atemorizados por algún candidato, y quienes mantienen un "estado mental psicológicamente benigno", pues no ven mayor peligro aunque no ganara su favorito. Para los primeros, el voto útil es la opción, como lo fue para quienes nos dijimos, en 2000, "votaré por quién sea... siempre que saque al PRI de la Presidencia." Para los segundos, no es útil.

Los primeros tenemos miedo. Unos a Felipe Calderón: nos obligará a rezar el rosario, liquidará la educación laica, prohibirá la venta de condones y anticonceptivos. La respuesta más sencilla a ese temor es que ya elegimos un presidente del PAN y no hizo nada de eso con que nos espantan: Fox resultó divorciado, casado con divorciada; la Secretaría de Salud mantuvo la "píldora del día siguiente" a pesar de las abiertas presiones de la Iglesia católica. Se está terminando el sexenio del PAN y el único problema con la educación no es que se haya vuelto católica, sino caótica: su pésima calidad, y el vandalismo, la incultura de los maestros con sus cierres anuales de escuelas y ciudades: herencia de los tiempos del PRI.

Otros tememos a López Obrador, no porque pensemos, ya lo dije, que implantaría una dictadura comunista. Manuel Andrés no es comunista, ni siquiera es de izquierda. El temor es porque gobernó el DF como el más viejo PRI:

  • Dio obra pública sin licitación, sin concurso, asignada de forma directa a empresas como Rioboó.
  • Hizo secretos por 10 años los costos y contratos de sus obras. El secreto lo obtuvo René Bejarano de la Asamblea Legislativa, dominada por la aplanadora del PRD.
  • A quien le reclamó un pago, como el dueño del paraje San Juan, lo metió a la cárcel (ya está libre... y le están pagando).
  • A quien demostró, con la prueba contundente de videos, la corrupción de sus colaboradores, el empresario Carlos Ahumada, extorsionado por años para darle contratos, lo metió a la cárcel.
  • A los dueños de Eumex, la compañía que se negó a entregar sus paraderos de autobuses para que el GDF pusiera en ellos propaganda del PRD, los metió a la cárcel.
  • Ha mentido todos los días: desde que dijo, respecto de si buscaría la candidatura a la Presidencia... "A mí que me den por muerto". Y allí está en las boletas; hasta infantilismos como su afirmación de que los empresarios no pagan impuestos y los pobres sí. Ignora que los pobres, por ley, no pagan. Y los empresarios están amarrados por Hacienda.
  • Se opuso con cuanto pudo a la instalación en el DF de una verdadera comisión de transparencia, como las hay en todos los estados.
  • Compró las viejas organizaciones priistas de ambulantes y les impuso cuotas indetectables para Hacienda y para el IFE.
  • Refundó el peor PRI en el PRD. Ahora lleva candidatos al Senado a priistas de la calaña de José Guadarrama, acusado por el propio PRD de fraudes electorales y de autor intelectual de asesinatos de perredistas.
  • Como solución de la pobreza cree en el asistencialismo (la caridad cristiana), que condena al pobre a seguir pobre y a votar por quien le entregalimosnas.

Porque cuanto promete suena a inflación, devaluaciones y crisis, que ya viví, hoy votaré por Felipe Calderón.

Pero a quien no considere peligros mayores a Calderón o López Obrador, y quiera votar por la izquierda, el voto útil no le es útil y, en conciencia tiene una sola opción: Patricia Mercado. Nadie más representa la izquierda. Nadie.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas