Genocidio

publicado el 04 de julio de 2005 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Los hutus colonizaron lo que hoy es Ruanda y la vecina Burundi, al Este de África. Luego llegó un pueblo originario del Nilo y los dominó: los tutsis. Cuando alemanes y luego belgas los conquistaron a ambos en el siglo XIX, gobernaron en buena medida a través de los tutsis. Son distinguibles entre sí: los hutus son negros africanos de labios gruesos y nariz ancha, los tutsis son más claros, de labios finos y apariencia más bien árabe. La colonización europea produjo una explosión demográfica al introducir nuevas cosechas, higiene, vacunación y antibióticos. Ruanda y Burundi se independizaron en 1962.

Ambos pueblos buscaron el predominio político y hubo escaramuzas en las que tutsis mataron hutus y hutus mataron tutsis. En Burundi, los tutsis mantuvieron su predominio matando unos cientos de miles de hutus. En Ruanda ganaron los hutus en 1963 sin matar más que unas decenas de miles de tutsis. Muchos tutsis huyeron a países vecinos y desde allí emprendieron frecuentes incursiones que fracasaban, pero daban pretexto a los hutus de matar más tutsis. Así, hasta que en 1973, un general hutu, Habyarimana dio golpe de Estado en Ruanda y decidió dejar a los tutsis en paz.

Los extremistas hutus se molestaron y comenzaron a entrenar milicias e importar armas con el propósito anunciado de exterminar a todos los tutsis. Las principales exportaciones de Ruanda perdieron precio y una sequía agravó la situación económica, lo cual trajo más tensión social.

El avión presidencial, con el presidente Habyarimana y (como pasajero de último minuto) el nuevo presidente provisional de Burundi, que se habían reunido en la vecina Tanzania, fue derribado con dos misiles el 6 de abril de 1996. Los hutus comenzaron la matanza de tutsis. Los extremistas organizaron a los civiles, les distribuyeron armas y por radio llamaron a asesinar cada "cucaracha" identificada, o sea a cada tutsi. Todos y sin excepción.

Cuando el genocidio obtuvo la participación de civiles hutus en gran escala, fueron insuficientes las armas y los asesinatos se cometieron principalmente con machetes y hasta con palos llenos de clavos. A las víctimas con frecuencia les arrancaron brazos y piernas, les tajaron los pechos a las mujeres y a los niños los arrojaron a pozos. Los hutus moderados en el gobierno que trataron de evitar los asesinatos fueron intimidados, rebasados, remplazados o asesinados. Las mayores masacres ocurrieron cuando los tutsis se refugiaron en lugares que creyeron seguros, como escuelas, oficinas de gobierno, iglesias, hospitales. Allí fueron rodeados y quemados vivos: numerosos líderes de la Iglesia católica de Ruanda abandonaron a los tutsis "o hasta activamente los reunieron para entregarlos a los asesinos."

En sólo mes y medio, unos 800 mil tutsis habían sido asesinados: 75 por ciento de los tutsis de Ruanda, 11 por ciento de la población total. Fue resultado de la deliberada decisión de una élite gobernante que alentó el odio y el miedo para mantenerse en el poder.

En el delirio sangriento, hubo pueblos de hutus donde también ocurrieron asesinatos en masa, de hutus por hutus a causa de conflictos previos; hubo hutus que mataron tutsis por proteger a otro tutsi. Las represalias tutsis se llevaron otras decenas de miles de hutus.

El genocidio no terminó sino con el triunfo del Frente Patriótico de Ruanda, un ejército encabezado por tutsis, el cual estableció un gobierno de reconciliación nacional y urgió a la población a identificarse como ruandanos y no como hutus o tutsis.

Para describir ese horror con una sola palabra creamos los humanos una palabra nueva: genocidio (información de Diamond, J. Collapse, How societies choose to fail or succeed).

Los mayores misterios científicos no resueltos

Una edición especial de Science celebra su 125º aniversario este 1 de julio planteando las grandes preguntas: ¿de qué se compone el universo? ¿Cuáles son las bases biológicas de la conciencia? ¿Puede el mundo continuar sustentando el crecimiento de la población y del consumo?

"Actualmente, las preguntas científicas más profundas abordan algunos de los más grandes fenómenos del cosmos, así como algunos de los más pequeños. Puede que nunca lleguemos a contestarlas totalmente, pero al intentarlo, nuestros conocimientos y la sociedad avanzarán", dice Donald Kennedy, editor principal de Science.

Fundada por Thomas Alba Edison, a quien debemos los primeros focos eléctricos funcionales y las primeras grabaciones de sonido, Science debutó el 3 de julio de 1880, con 12 páginas de artículos sobre la posibilidad de ferrocarriles impulsados por electricidad (que aún esperamos en México) y la importancia de estudiar el cerebro de los animales. Las ediciones de las décadas siguientes incluyeron artículos escritos por Albert Einstein, Edwin Hubble, Louis Leakey y otras grandes mentes del pensamiento científico.

Entre las 25 preguntas que ofrecen posibilidades de respuesta en los próximos 25 años, están:

  • ¿De qué está compuesto el universo? En las últimas décadas los cosmólogos han descubierto que la materia de estrellas y galaxias constituye menos de 5 por ciento de todo cuanto existe. ¿Qué es la materia "oscura" que compone el resto?
  • ¿Cuál es la base biológica de la conciencia? Contra la postura de René Descartes en el siglo XVII: que mente y cuerpo son entidades totalmente separadas, un nuevo punto de vista es que todo lo que sucede en la mente se deriva de procesos en el cerebro.
  • ¿Por qué tienen los humanos tan pocos genes? Para gran sorpresa de los biólogos, resultó que tenemos sólo unos 25 mil genes, la misma cantidad aproximadamente que la planta Arabidopsis.
  • ¿Cuánto más puede extenderse la expectativa de vida humana?
  • ¿Continuará Malthus equivocado? En 1798, Thomas Malthus argumentó que el crecimiento de la población humana sería inevitablemente controlado, por ejemplo por el hambre, la guerra o las enfermedades. Dos siglos más tarde, la población mundial se ha multiplicado por seis. ¿Podemos continuar evadiendo las catástrofes si adoptamos nuevos patrones de consumo y desarrollo?