El sexo produce variación

publicado el 03 de abril de 2005 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

La reproducción sexual tiene muchas desventajas: los machos pierden tiempo y energía, a veces la vida, en localizar y seducir una hembra; las hembras pueden perder una estación reproductiva con un macho inadecuado. Los primeros organismos se multiplicaron de forma asexual y muchos todavía lo hacen con gran éxito (aunque no mucho placer). La mayor variación genética que proporciona el cruce de dos individuos diferentes es una ventaja que se paga caro. Los biólogos han mostrado que levaduras de reproducción sexual se adaptan más rápido que las asexuales a condiciones exigentes. Teorías con un siglo de existencia sugieren que la evolución descubrió el sexo para incrementar la variación genética, lo cual acelera la selección natural de los más aptos. Esa buena idea no había podido ser comprobada bajo condiciones controladas.

Pero Matthew Goddard de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda y sus colegas del Imperial College de Londres resolvieron el problema de diseñar un experimento adecuado: alteraron células de levadura para hacerlas incapaces de reproducción sexual. La levadura tiene ambas posibilidades: sexual y asexual. El grupo de Goddard descubrió que tanto las levaduras alteradas como las normales crecieron a la misma tasa bajo condiciones no estresantes. Pero cuando el equipo estresó los cultivos de cada tipo de levadura, incrementando la temperatura y añadiendo sal, la levadura con reproducción sexual aumentó más rápidamente que la asexual.

Los hallazgos, publicados el 31 de marzo en Nature, confirman la vieja teoría de que el sexo confiere ventaja al mezclar genes, dice Goddard. La reproducción sexual recombina los genes más rápidamente y así crea mutaciones que pueden ofrecer ventajas para el ambiente modificado.

Esta técnica experimental es "un fantástico paso adelante", dice Sarah Otto, bióloga evolucionista que señala cómo el área "está plagada con montones y montones de teoría y muy pocos datos experimentales que prueben esas teorías". Jessica Marshall reporta para ScienceNow del 30 de marzo.

Hay nuevas esperanzas contra el cáncer de páncreas

Para el cáncer de páncreas no existe curación ni tratamientos efectivos, dice la Clínica Mayo de Rochester. Pero, continúa, esto podría cambiar por un hallazgo de sus investigadores. En el número de marzo de la revista Cancer Research, los investigadores reportan el descubrimiento de una molécula clave que controla el crecimiento, dispersión y sobrevivencia de las células cancerosas pancreáticas. "Es un hallazgo muy estimulante y sorprendente", dice Daniel Billadeau, autor principal del reporte. Estas moléculas que controlan el cáncer son ahora un objetivo que puede producir un impacto terapéutico muy importante. Si apagamos ese regulador del cáncer, las células cancerosas pancreáticas mueren porque se matan a sí mismas (por un proceso llamado apoptosis). Más información.

Una galaxia de materia oscura

Un equipo británico ha descubierto un objeto celeste que parece ser una galaxia invisible, hecha de materia oscura. La materia oscura se ha propuesto para explicar que las galaxias contengan mucho menos masa de la que deberían para mantenerse unidas. Algunas giran tan rápido que deberían salir despedazadas. Como no ocurre así, debe ser por la fuerza gravitatoria de una materia no observable. En esta misma sección se publicó hace un mes la propuesta: "La Vía Láctea, nuestra galaxia, podría mantener juntas todas sus estrellas por efecto de la vieja y sencilla materia ordinaria", dicen Isabelle Grenier y sus colegas de la Universidad de París VII en el último número de febrero de la revista Science. "El espacio entre las estrellas contiene dos veces más gases fríos que lo antes calculado. De ser así, el gas proveería suficiente fuerza gravitatoria para evitar que la galaxia se despedazara por efecto de su giro, eliminando así la necesidad de la misteriosa materia oscura".

La primera galaxia sin ninguna estrella luminosa y por lo mismo sólo observable por radiotelescopios, fue detectada primero con el radiotelescopio Lovell de la Universidad de Manchester, en Cheshire, Gran Bretaña, y confirmada posteriormente por el de Arecibo, en Puerto Rico.

Una galaxia oscura es un área del universo con una gran masa invisible que gira, masa equivalente a centenares de miles de estrellas. "El universo tiene toda clase de secretos por revelarnos, pero esto demuestra que estamos comenzando a entender cómo buscar en la dirección correcta. ¡Es un descubrimiento muy emocionante!", dice Jon Davies, del equipo de la Universidad de Cardiff.

El equipo internacional de Gran Bretaña, Francia, Italia y Australia ha estado buscando galaxias oscuras por sus ondas de radio. En el racimo de galaxias de la constelación Virgo, a unos 50 millones de años luz de distancia, encontraron una masa de átomos de hidrógeno con centenares de millones de veces la masa de nuestro Sol. La llamaron VIRGOHI21. "Por la velocidad a que gira, supimos que tenía una masa miles de veces mayor que la explicable sólo por el hidrógeno observado; si fuera una galaxia ordinaria sería tan brillante que podría ser visible con un buen telescopio de amateur", dice otro miembro del equipo.

El artículo "A Dark Hydrogen Cloud in the Virgo Cluster" será publicado en el Astrophysical Journal. Se puede obtener una copia en línea.