Reformar los fueros, ya

publicado el 14 de febrero de 2005 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

La función del fuero ha sido totalmente corrompida en México hasta convertirlo en patente de corso: aquellas cartas que daban los reyes ingleses a piratas que se comprometían a sólo piratear naves españolas y, por supuesto, dar su tajada a la Corona inglesa. El término es uno de los peor definidos en nuestra Constitución. Para el Artículo 61, "fuero" significa que "los diputados y senadores son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos...". No se entiende qué entiende nuestra Constitución por "inviolables". Todos los ciudadanos y más aún los todavía no ciudadanos somos inviolables: no queremos que nos violen... y cuando alguien quiere, ya no es violación.

Así pues, el Artículo 61 es una soberana y honorable tontería, pero muy útil para diputadas como Dolores Padierna, quien no puede ser encarcelada a pesar de que la Contaduría Mayor de Hacienda le detectó irregularidades por más de 71 millones de pesos en el ejercicio 2003 de la delegación Cuauhtémoc, a su cargo durante una eternidad. Entre otros detalles, la Contraloría no sabe dónde quedaron las tarjetas para viejitos, madres solteras y niños a quienes Padierna debió entregar más de 68 millones de pesos. Los miles de paquetes en útiles escolares y juguetes que Padierna presupuestó, se hicieron ojo de hormiga.

Lo de menos es que Padierna no haya puesto a concurso tales compras, pues son minucias si las comparamos con los cerca de 800 millones de pesos que López Obrador tampoco abrió a licitación pública con el fin de terminar el siempre inconcluso segundo piso, y ya otorgó. Los funcionarios perredistas han aprendido del capo que la ley sólo sirve para poner obstáculos a la esperanza. Para eso tienen la cobertura del fuero, esa figura comodín de nuestras leyes, que lo mismo sirve para ignorar un amparo que para adjudicar obra multimillonaria sin las estorbosas licitaciones y concursos previstos por la ley. El cacique tiene prisa y no puede andarse fijando en pelillos.

Para enjuiciar penalmente a Padierna, el Artículo 111 de la Constitución señala que es necesario que la Cámara de Diputados declare, "por mayoría absoluta de sus miembros presentes en sesión, si ha o no lugar a proceder contra el inculpado." Esto es, la Cámara no juzga, pero opina que hay indicios suficientes para permitir que el Poder Judicial proceda. Allí es donde se atora la justicia, pues los diputados actúan en automático y sin oír razones: a la defensa del presunto delincuente los de su partido, los otros a la expectativa de los mejores despojos.

El Artículo 112 indica cuándo no es necesario el permiso de la Cámara para proceder contra el inculpado: cuando el servidor público "cometa un delito durante el tiempo en que se encuentre separado de su encargo." La redacción es viciosa, pues significa que se puede proceder contra el servidor público cuando no sea servidor público. Otra tontería: es obvio que si no es servidor público se puede proceder contra él, y si es... pues no. ¿Un artículo constitucional para decir eso?

De ahí que el diputado panista José Sigona presentara un proyecto de reforma a los artículos 61, 111 y 112 de la Constitución. Los ciudadanos no podremos confiar en nuestros políticos mientras no exista certeza jurídica que nos garantice transparencia en la gestión pública y sancione a los funcionarios cuando cometan un delito. Esto es: si el funcionario es acusado de homicidio, robo, lesiones o de pasarse un alto o manejar en estado de ebriedad, no podemos esperar a que las fuerzas políticas se cobren deudas y favores para decidir si entregan al presunto delincuente a la justicia o lo encubren.

Bejarano y Nahúm

Original silogismo el de Federico Arreola: si Fox no es narco porque un subordinado haya (quizá) servido a narcos, tampoco puede sugerirse que López Obrador estuviera al tanto de la corrupción de su subordinado: René Bejarano. Para tal salto olímpico es preciso olvidar que Bejarano era el operador político de López Obrador, su amigo, su compinche, el encargado de las tareas sucias y limpias necesarias para el lanzamiento de López. Que López lo nombraba, elevaba, cambiaba, lo ponía en los cargos donde le sería de utilidad: al frente de la Asamblea Legislativa cuando fue necesario frenar consejos de transparencia y reglamentos molestos para el absolutismo del cacique, o hacerlos a gusto del cacique. En cambio, al badulaque de Fox le pasaron una bola de humo, le metió autogol su partido, le filtraron a Nahúm X, de quien nadie había oído hablar. René Bejarano es lo que es por su identificación política, fraterna e íntima con López; es (o era) su proyecto, su delfín, su heredero. Y ese heredero es un corrupto comprobado al que la Procu capitalina hizo cuanto pudo por dejar libre y, cuando no pudo, le dio la royal suite en el Orient Palace. René trabajaba sucio, pero lo hacía para el jefe: lo dijo él mismo, lo oímos todos; Nahúm (si se prueba) en contra de su jefe. Ah, y olvidar también a Ponce, viajero y jugador secretario de Finanzas de López. Y la falta de licitaciones en obras por miles de millones, y la anulación del Consejo de Transparencia, etcétera. Como dice Román: pues eso.

De Opaco y de calzones

La última del gobernador de Jalisco, Opaco (le dice Falcón) Ramírez, es conceder al criminal "transporte" colectivo de Guadalajara su demanda de alza sin exigir nada a cambio. Dos muertos por semana y no revoca la concesión: en su gabinete no hay gays, dijo Opaco; pero qué tal mariquitas. Una vez más habrá que repetir: los choferes matan porque corren, y corren porque les pagan por correr: tienen un porcentaje por el número de cuerpos que logren ensardinar en sus tartanas. Ya pueden las autoridades eliminar sus inútiles controladores electrónicos de velocidad y todos sus ingeniosos artefactos: bastaría con 1) eliminar el pago por correr y 2) multar a quien llegue ANTES de la hora fijada a cada paradero. ¿No se atreven? El transporte público sí es de las áreas donde el Estado resulta imprescindible. Un transporte municipalizado, que cobre poco más de su costo para así renovar unidades, electrificado de preferencia, es la solución en todas las grandes ciudades. Y taxis, todos, absolutamente todos los que soliciten los particulares.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas