Bajo un cielo vacío

publicado el 05 de enero de 2004 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

El obispo de Troyes, en el centro de Francia, dijo a mediados del siglo XIV que cierta sábana allí presentada por un vivales como el sudario de Cristo era un fraude... y la gente siguió creyendo. Pasaron 600 años y la catedral de Turín, a cuyo resguardo quedó la sábana con el correr de los siglos, permitió que dos equipos diferentes cortaran fragmentos de la reliquia para aplicar la prueba del carbono 14 que data la antigüedad, con precisión ciertamente de siglos y no de años, pero suficiente para los fines que se buscaban: determinar si la sábana tenía dos mil años. Ambos equipos, de manera independiente, llegaron a la misma conclusión: la sábana había sido nueva a mediados del siglo XIV... y la gente siguió creyendo.

El 8 de septiembre de 1556, el provincial de los franciscanos, fray Francisco de Bustamante, pronunció un vigoroso sermón ante el virrey y la Real Audiencia de la Nueva España en el que denunció como perniciosa la devoción "que la gente de la ciudad ha tomado en una ermita y casa de Nuestra Señora que han titulado de Guadalupe", porque era en gran perjuicio de los naturales de la tierra, pues luego de los muchos trabajos pasados por los evangelizadores para dar a entender a los indios que no creyesen en imágenes, pues eran de piedra y palo, "venir ahora a decirles a los naturales que una imagen pintada ayer por un indio llamado Marcos (Cipac de Aquino) hacía milagros, era sembrar gran confusión y deshacer lo bueno que se había plantado"... y la gente siguió creyendo.

Ya antes, el testigo principal del milagro, quien, dice la leyenda, vio formarse la imagen, el primer obispo de México, fray Juan de Zumárraga, había escrito en su Regla Cristiana: "No queráis, como Herodes, ver milagros y novedades por que no quedéis sin respuesta". Y a la pregunta de por qué ya no ocurrían milagros, habiendo sido tan abundantes en los tiempos de la primera prédica del Evangelio, se respondió sin dudar: "Porque piensa el Redentor del Mundo que (los milagros) ya no son menester"... Fray Juan nos está diciendo que él no vio jamás ningún milagro, mucho menos uno tan portentoso; nos dice también que por entonces ya se decía que la imagen "hacía milagros" y que eso a él no le gustaba nada. Por eso escribió lo que escribió. No lo escuchó nadie.

Los hermanos de Cristo

Está en los Evangelios, escrito con todas sus letras: "Mientras Jesús aún hablaba a la gente, he aquí que su madre y sus hermanos estaban fuera y le querían hablar. Y le dijo uno: He aquí que tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre" (Mateo 12, 46 a 50). "Entonces la madre y los hermanos de Jesús vinieron a él; pero no podían llegar hasta él por causa de la multitud. Y se le avisó, diciendo: Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte" (Lucas 8, 19 y 20). "Vienen después los hermanos y la madre de Jesús, y quedándose afuera, enviaron a llamarle. Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus hermanos están afuera, y te buscan. El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre" (Marcos 3, 31 a 35).

Cristo responde metafóricamente: No tengo ni madre ni hermanos como no sean los que hacen la voluntad de Dios. Pero, o admitimos que no es metáfora y está negando a su madre, o sí es metáfora (como claramente es) y no está negando a sus hermanos y ni a su madre, sino empleando una figura retórica. Es obvio que es metáfora, pues la gente común, que conoce a la familia y sabe sus nombres, no tendría por qué llamar "hermanos de Jesús" a quienes no fueran, estrictamente, sus hermanos bien conocidos de todos.

¿Más? Pues hay más: tenemos los nombres de los hermanos: "Aconteció que cuando terminó Jesús estas parábolas se fue de allí. Y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros? ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo (Santiago), José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros?" (Mateo 13, 53 a 56).

Y más sobre las hermanas: "¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están aquí con nosotros sus hermanas?" (Marcos 6, 3).

Palabra de Dios. Amén.

Tras el entusiasmo sin precedentes de 2000 y la elección del primer mandatario salido de un partido de oposición, vinieron las torpezas, la falta de estructura en las iniciativas, la frivolidad en las argumentaciones, el paulatino descubrimiento de que bajo la imagen de Fox no había nada, el desencanto, los chistes amargos.

Nadie como el jefe de Gobierno del Distrito Federal ha sabido llenar esa pérdida.

Lo dijo un psicólogo social rumano-francés, Serge Moscovici: "Los hombres no pueden vivir bajo un cielo vacío".

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas