¿Y a quién le gritan?

publicado el 15 de septiembre de 2003 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

El 15 de septiembre de 1810 a las once de la noche no ocurrió nada. Ni celebrable ni no celebrable. Nada en absoluto. La gente durmió en santa paz por última ocasión en los diez meses que vendrían de matanzas y escamochinas entre mexicanos. El llamado a las armas ocurrió, con la primera llamada a misa, la mañana del 16 de septiembre. Es historia conocida: el cura de Dolores, Miguel Hidalgo, avisado de que la conjura había sido descubierta, sonó la campana para llamar a misa de 7 o de 8, porque era domingo, no porque fuera señal de levantamiento alguno, y en vez de celebrar la ceremonia en la que los fieles devoran el cuerpo y la sangre de Cristo, llamó a matar a los españoles del pueblo que, no sólo eran favorables a la independencia muchos de ellos, sino amigos del señor cura Hidalgo, con quien habían discutido, entre panes sopeados en chocolate, las posibles vías para hacer de la Nueva España un país independiente.

En la Nueva España, ya para 1808 eran independentistas hasta el virrey. José de Iturrigaray, 56o virrey, aceptó encabezar el gobierno provisional propuesto por Francisco Primo de Verdad. El Cabildo reconoció al nuevo gobierno independiente, pero no la Real Audiencia ni la Inquisición. Como siguiente paso, el virrey Iturrigaray iba a convocar un congreso que encaminaría al país hacia una independencia pacífica, sin derramamiento de sangre y sin enemistarse con la metrópoli. Pero nunca en México las cosas salen tan bien. Si no, qué chiste.

En un bule similar al que luego tendría La Tuerta Ruperta en Guadalajara, un vizcaíno de nombre Gabriel Yermo, que controlaba el abasto de carne en la ciudad de México, urdió el primer golpe de Estado de las decenas que vendrían en medio siglo y aprehendió al virrey... la noche del 15 de septiembre de 1808. Primo de Verdad y fray Melchor de Talamantes, otro defensor de la independencia, fueron a dar con sus huesos a la cárcel de San Juan de Ulúa, en Veracruz, y allí murieron. El virrey depuesto fue enviado preso a Cádiz, acusado de traición o algo similar. Se acogió a la amnistía concedida por las Cortes Españolas en 1810 y murió lejos del país que gobernó como primera autoridad independiente.

En 1896, el presidente Porfirio Díaz hizo llevar a la ciudad de México la campana San José, tañida por Hidalgo aquella mañana dominical. Como el 15 de septiembre cumplía años, 66 en ese entonces, y la campana estaba recién instalada sobre el balcón, don Porfirio tuvo la ocurrencia de hacerla sonar para los invitados que cada año le festejaban en el Palacio Nacional su cumpleaños. Por supuesto no hubo Grito alguno ni enumeración de héroes, todos ellos fracasados en la tarea de independizar a la Nueva España. Repicó la campana como parte de su fiesta y porque apenas un día antes había sido instalada.

Al parecer, la costumbre de comenzar las fiestas desde la noche del 15, con salvas de artillería y fuegos de artificio, es anterior a Porfirio Díaz porque fue registrada la de 1852 por el licenciado Liberato Garabato (y luego los españoles acusan a nuestros novelistas de urdir nombres imposibles para sus personajes). Pero la conjunción de campanazos y gritos a los héroes "que nos dieron patria" la realizó el presidente Venustiano Carranza.

En fin, que el 15 y no el 16 parecía predestinado por nuestra historia. Vean qué desfile: Gabriel Yermo (que no era nada de Pedro Páramo), La Tuerta Ruperta (que no tuvo nada que ver, pero tiene nombre genial), el licenciado Liberato Garabato... y Panzacola, el cumpleaños de don Porfirio con su gran fandango en el Palacio, Venustiano Carranza.

Por si algo faltara, hay por lo menos un par de anécdotas chuscas durante el Grito: la del presidente Miguel de la Madrid, que llevaba, al menos la primera vez, un papelito del que leyó los nombres de los héroes porque no se los sabía; la del presidente Salinas, quien incluyó a los Niños Héroes... que en 1810 no habían nacido y en 1847 eran niños. Y luego nos sorprendemos de que nuestro secretario de Relaciones Exteriores, Ernesto Derbez, dirigiéndose a la Organización Mundial del Comercio, en Cancún, mencione una ciudad llamada "Quintana Roo".

Hoyo negro en sí bemol

Envié esta aclaración para los lectores. Como no salió publicada, va de nuevo. "Un monstruoso hoyo negro ha estado tarareando durante billones de años en Sí menor, sin que oído humano lo haya podido escuchar, afirman los astrónomos". Falso: eso afirma quien redactó: "Melodía en tono oscuro", miércoles 10, página 37. Ningún astrónomo cometería en tan pocas palabras tal cantidad de necedades. Aquí van:

  1. "...durante billones de años..." Falso. El tiempo no tiene más de 15 mil millones de años de existir, que es la edad aproximada del universo que conocemos. Esa cantidad es 66 veces más pequeña que un billón.
  2. Los hoyos negros son producto del colapso de estrellas mucho más grandes que nuestro Sol, y los de tamaño enorme debieron esperar a la formación de galaxias y a la destrucción de la primera generación de estrellas: no pueden ser muy viejos.
  3. "...ha estado tarareando en Sí menor...". Mayor o menor, el tono de Sí no puede definirse con menos de tres notas para formar el acorde mínimo; si no me creen, vayan y pregúntenle a Román Revueltas, que es director de orquesta, aunque sin chamba. El reporte de la NASA dice "B flat" que se traduce como Sí bemol, la cual sí es una nota única (además de un acorde y escala y tonalidad).
  4. "... sin que oído humano lo haya podido escuchar..." Nadie lo ha podido escuchar ni lo escuchará jamás porque el "sonido" se produce 57 octavas abajo del Do central (la nota al centro de un piano), inmensamente por debajo de nuestra capacidad auditiva.
  5. Desde niños aprendemos en primaria que el sonido es una onda en el aire (o en algo) y que, por eso, en el vacío del espacio no hay sonido. ¿Entonces?
  6. El "sonido" fue visto como arrugas en el tenue gas interestelar que, por ese efecto, se calienta. Eso era lo más importante para comprender la noticia y no lo señalaron.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas