¿Nació el universo de un hoyo negro?

publicado el 18 de septiembre de 2003 en «Milenio Diario»
columna: «descubierto ayer»

 

El universo pudo haber sido creado por una explosión dentro de un hoyo negro, según la nueva teoría de dos matemáticos publicada en los prestigiosos Proceedings of the National Academy of Sciences, de Estados Unidos. "Es un modelo matemáticamente plausible que perfecciona el modelo estándar del big bang" (el gran pum), dice Blake Temple, profesor de matemáticas en la Universidad de California, campus Davis, y coautor del artículo con Joel Smoller, profesor de matemáticas en la Universidad de Michigan.

Según el modelo general de cosmología, el universo brotó a la existencia con el big bang hace unos 13 mil millones de años. Con ese hecho comenzaron a existir también el tiempo y el espacio. Desde entonces, el universo se ha estado expandiendo en todas direcciones. Lo acelera una fuerza conocida como energía oscura, que es lo opuesto a la gravitación. Pero "bang" o "pum" es sólo una forma de hablar, de referirnos a lo inimaginable.

En cambio, en el modelo de Templer y Smoller, el big bang es una verdadera explosión dentro de un hoyo negro en un espacio ya existente. La onda de choque de la explosión se está expandiendo en un espacio infinito, dejando tras de sí una cantidad finita de materia. El universo emergió de un hoyo blanco. Lo opuesto a un hoyo negro, un hoyo blanco, arroja materia hacia afuera en vez de chuparla para dentro.

Las ecuaciones que describen un hoyo negro se derivan de la teoría de la relatividad, publicada por Einstein en 1916, y resueltas, en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, por Karl Schwartzschild, de quien toma su nombre el radio del hoyo negro, radio que define el horizonte de no retorno. Describen la geometría del espacio en la vecindad de una masa localizada en un solo punto (una singularidad). "Si la materia emergente del hoyo blanco viene de materia que antes cayó en un hoyo negro, es una pregunta abierta", dice Temple, y ambos concluyen: "Es natural preguntarse si hay conexión entre la masa que desaparece dentro de las singularidades (puntos centrales) de los hoyos negros y la masa que emerge de las singularidades de los hoyos blancos". De ser así, el Universo, con mayúscula, es un eterno palpitar y este universo es sólo un latido.