Regalo envenenado

publicado el 14 de julio de 2014 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

14 Juillet: Allons enfants de la Patrie, le jour de gloire est arrivé…

 

El Congreso de Jalisco acaba de regalarnos una caja de Pandora que dentro de un año nos estallará en las manos y sus venenos harán dudosa toda la elección: nulidad de elecciones por guerra sucia. Si hay un concepto difuso y confuso es éste. La llamábamos así por ser guerra, la del gobierno contra las guerrillas entre 1970 y 80, y sucia porque los capturados no siempre iban a juicio y, prisioneros, los torturaban con frecuencia hasta la muerte. Luego el cadáver desaparecía. Eso es guerra y es sucia.

Pero en 2015 oiremos toda clase de quejumbres y plañideras: Es que me acusa de aceptar sobornos en el caso Z, es que me publicó la nota por 50 mil pesos de vinos de mesa, es que señaló algo que dije en 2008 y me deja mal, es que… es que… Eso exige una mamá sensata que pregunte quién pegó primero. No la hay. Tenemos un tribunal que se verá abrumado por quejas tiquismiquis: fotos del candidato en pleno sueño sentado a su escritorio, la candidata repasándose el rímel, legisladores atentos a sus celulares mientras se discute un proyecto de ley, fotos que sus opositores publican como razones para no darles otro puesto.

Denigrar al candidato contrario es, siempre y en toda democracia, un elemento decisivo de una campaña por puestos de elección popular. No basta con señalar mis virtudes, debo además indicar que mi opositor no las tiene. Y eso debo fundamentarlo. La legislación prevé los castigos para difamación y calumnia. El simple insulto es detectado, en primer lugar, por los electores: el ciudadano tiene sus propios filtros y unos consideran ofensa lo que para otros es halago.

Recordemos el efecto de una insolencia majadera: “¡Ya cállate, chachalaca!” atrajo risas en el mitin de acólitos. Pero las encuestas señalaron que al grueso de los votantes no le había gustado. Luego hay la queja balazo-en-el-pie: “Es que me ha dicho mariquita, me ha dicho la vestida…”. Perdió puntos el agraviado. De nuevo: hagan el favor de concedernos, a los votantes, un mínimo de inteligencia. La calumnia y la difamación las cobramos en las urnas, además de ser materia jurídica.

Los candidatos deben conocer los límites de la campaña: la verdad comprobable, y hace ver al contrario como peor opción. La inolvidable respuesta de un senador cuando el amo de su partido tronó el látigo: “Es que el proyecto de ley no lo leímos”, ¿no es un torpedo a su línea de flotación? Debe señalarse a los electores esa debilidad. Es parte del arsenal de campaña. Que la candidata a diputada, en sesión videograbada aluda a la Constitución para señalar una falta al reglamento de debates, es una bomba contra su trinchera. Si no lo dijo es motivo de queja ante el Poder Judicial, si lo dijo deberá buscar el parche. Pero el golpe ya se lo pusieron.

Así nos podemos seguir con ejemplos que llenarían páginas. El meollo es que el concepto de guerra sucia tuvo un sentido claro: desaparición forzada, tortura, asesinato, vías extra judiciales en que las fuerzas encargadas de hacer cumplir la ley la quebrantaban. Eso estaba definido. La novedad es que hemos perdido el sentido original de la expresión para aplicarla cuando se alude a faltas, comprobables, del oponente. Eso no es guerra sucia. Es campaña política para quitar votos al contrario.

Duda ontológica: Si acuso a alguien de hacerme guerra sucia, ¿hago guerra sucia? Por supuesto que sí, como si lo acuso de cualquier otra falta contra las normas electorales o de un delito comprobado (si no lo está se trata de difamación o calumnia). Y si ese candidato dice que al acusarlo de hacerme guerra sucia también le hago guerra sucia… es la duda del uroboro (favor de guglear). Oh, my Dog! La pregunta no es ya ¿pero qué necesidad?, sino qué necedad la de los legisladores enredosos de Jalisco.

Israel-Palestina

Los líderes deberían memorizar la advertencia del Príncipe gobernante de Verona al final de Romeo y Julieta: ¡Capuleto! ¡Montesco! ¡Mirad qué castigo ha caído sobre vuestros odios!

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

páginas vistas

google+

desquehacerados