Informitis

publicado el 10 de febrero de 2014 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

¿Querían transparencia y saber cómo gasto el presupuesto? Pues a’i les va: Y nos aplasta un alud de informes. El anual de Presidente de la República y gobernadores… hasta allí va bien. Pero luego vienen 2,457 alcaldes, 16 delegados en el DF, 500 diputados, 128 senadores. Entre las reformas pendientes no se ha vuelto a hablar de la reducción de tanto legislador.

Y cada uno hace fiesta de su mini-informe, llena cada ciudad y distrito de propaganda con su sonrisa y alguna frase hueca; los gobernadores invitan a sus pares vecinos, al Presidente y al gabinete; no todos van, pero hay pasajes, hoteles, banquetes, edecanes, medallas recordatorias del magno acontecimiento: la diputada X informó a su distrito.

Cada uno de los más de 3 mil informitos se convierte en una adivinanza para los adictos a ellas: qué gobernador asistió y cuál no. El número de secretarios avisa el futuro político del informante; si el gobernador asiste al informe de tres alcaldes, pero no a los de otros 123… Hum, eso significa…

Pero no es solo el tedio de espiar la fuerza del abrazo y del apretón de manos para prever futuras carreras, sino el infame gasto y los infaltables signos de prepotencia: el que cuelga su foto sonriente de los semáforos, las mantas cruzando avenidas, los cierres de vialidades. Radio, TV y prensa: llueve dinero.

Cuando en Guadalajara fue alcalde Alfonso Petersen hizo una remodelación de la avenida Chapultepec y quedó bonita, con atractivo para caminar. Fue en 2009. Ya está abierta otra vez la misma avenida y levantado el pavimento. La Villa Panamericana que iba a remodelar un barrio miserable acabó al pie del bosque de La Primavera, tapando con cemento los acuíferos que surten agua a varios municipios. Echaron el drenaje de la Villa al aire libre.

Alguien se llenó los bolsillos con millones de dólares y está a punto de perderlos si, como se debe hacer, se demuele la Villa. Alguien está ganando millones con la re-remodelación de la avenida y los permisos para construir torres con centenares de departamentos de lujo en una zona con dos vías de acceso.

Y llegamos el tema aterrador: el mortal transporte público de Guadalajara y municipios conurbados. Pude ir al informe del gobernador de Jalisco a preguntarle sus planes para impulsar la ciencia, plantear que debemos prepararnos para la computación basada en la física cuántica. Bien. Pero me es imposible ir sin auto al centro: no hay Metro de Guadalajara ni línea de camiones sin riesgo de muerte. Hace días quisieron inaugurar el primer pizarrón electrónico para mostrar los horarios de cada ruta. Que no haya funcionado es lo de menos, lo importante es que bastaría un aviso de lámina, pero eso no es negocio. Y a los choferes les siguen pagando por correr, por rebasar para arrebatarse el pasaje.

Solución: les ponemos control de velocidad computarizado (que alguien vende) y paneles electrónicos de llegadas (que otro vende). Bastaría con no pagarles por llegar antes. No dar estímulo al chofer que retaca su camión hasta los estribos.

¿Qué carajos importa la ciencia y la computación cuántica si vivimos en una ciudad con transporte indigno de animales? Cuando los centenares de bellos departamentos en gigantes torres estén habitados, quiero ver qué ocurre donde la calle lateral la llaman “rambla”, pero no hay una boca de Metro, un camión urbano que deba pasar a las 8:07 y a esa hora pase, aunque esté pintada la hora en una lámina y no en tablero electrónico. ¿Quién está detrás del negocio de esos tableros? No hay regulación del transporte público porque los políticos usan el puesto para darse flotillas de camiones y de taxis, levantan la avenida estrenada en 2009, dan permisos para construir enormes torres donde no hay servicios de transporte, abandonan las casas compradas para construir la Villa Panamericana.

¿Y les voy a hablar de Heisenberg y la paradoja EPR que resultó en teletransportación y en computación cuántica?

¿Y el asesinato de Gonzalo Rivas, quemado vivo por los normalistas que incendiaron a propósito la gasolinera donde trabajaba?

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

páginas vistas

google+

desquehacerados