Hay cultura en monos y ballenas

publicado el 28 de abril de 2013 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Si definimos cultura como la transmisión de hábitos y conocimientos de una generación a posteriores, los humanos hemos estado persuadidos de que nada más nosotros poseemos esa característica en el reino animal. Es uno de nuestros orgullos. Pero los animales nos demuestran todos los días nuestro error. Para empezar, crean herramientas: diversos primates arrancan hojas a una vara que eligen recta para meterla en nidos de termitas, dejar que suban, sacar la vara y chupar los insectos. También emplean un par de piedras para romper nueces.

"Strongest Evidence of Animal Culture Seen in Monkeys and Whales", se titula el estudio de Michael Bailer publicado este 15 de abril en ScienceNow, la sección en línea, minuto a minuto, del semanario Science. Nuestra convicción "está siendo aplastada por una avalancha de investigación reciente con animales. Dos nuevos estudios con monos y ballenas llevan el trabajo más lejos y muestran cómo pueden formarse nuevas tradiciones culturales y cómo la conformidad (con esas nuevas tradiciones) puede ayudar a que las especies sobrevivan y prosperen".

Abundan las definiciones de cultura. Para una Secretaría de Cultura consiste en... en... en algo que nunca he entendido, aunque se refiere siempre a artes y becas. Pero cultura es comer sentado en una silla frente a una mesa o en un cojín en el suelo y piernas cruzadas. El niño aprende la cultura de sus padres: a comer con palitos o con tenedor o con los dedos.

Hay culturas productoras de pobreza: las que esquilman los ahorros de la comunidad para una larga fiesta anual que impide la creación de capital y su empleo en empresas locales porque es obligatorio gastarse todo en la fiesta de San Pascual Bailón. Los camiones desbarrancados llenos de peregrinos a los santuarios son noticia cada año: devotos muertos, heridos o baldados de por vida. En ese sentido, el catolicismo es una cultura productora de pobreza. El dolor, el sufrimiento, el hambre son el camino a la vida verdadera.

Pero estaremos de acuerdo en que cuando hablamos de cultura se trata siempre de transmisión de conductas dentro de un grupo. Los animales, se nos enseña desde la escuela, sólo presentan actos reflejos, automatismos invariables. Diversos grupos de investigadores han encontrado que entre animales se crean y transmiten nuevas conductas, y eso "incluye peces, insectos, aves y monos. En ocasiones esos rasgos culturales parecen raros, como la tendencia, hace poco desarrollada entre monos capuchinos, de picarse los ojos entre sí, conducta que se originó entre un pequeño grupo de individuos, y se ha extendido con el tiempo".

Lo mismo ocurre entre humanos: con la internet los trending topics corren a la velocidad de la luz. Y así desaparecen. "Dos equipos internacionales conducidos por investigadores de la Universidad St. Andrews, en el Reino Unido, reportan nueva evidencia de fuerza en la conformidad cultural en dos muy diferentes especies que al parecer muestran conducta cultural: los monos vervet y las ballenas jorobadas.

El equipo de Andrew Whiten enseñó a 109 monos silvestres, divididos en cuatro grupos, que el maíz pintado de azul era amargo para dos grupos, y era rosa para otros dos. Se emplearon esos colores porque son notorios en los genitales de esos monos macho, así llaman la atención. Los monos, como lo sabe cualquier estudiante de psicología conductista, aprendieron a evitar el maíz amargo.

Pero, meses después, nacieron 27 monos bebés. Cuando tuvieron edad para comer alimento sólido se les ofreció maíz pintado de azul o de rosa. Ninguno era amargo. "De 27 infantes, 26 comieron nada más el maíz preferido por sus madres e ignoraban la otra bandeja", aunque no tuviera mal sabor.

Más aún, 10 machos migraron de un grupo con una preferencia a otro con la opuesta, preferencia aprendida. De los 10 machos, hubo 7 que de inmediato eligieron el color preferido por su grupo de adopción. Les bastó con ver para aceptar la influencia del grupo.

En cuanto a las ballenas, inventaron por sí mismas un método de pesca: confunden los bancos de peces produciendo burbujas de aire a su alrededor (recordemos que las ballenas son mamíferos y respiran aire). Así los hacen presa más fácil.

"En 1980, se observó que una ballena había inventado una nueva estrategia: golpeaba la superficie del mar con la cola varias veces antes de lanzar burbujas. Los investigadores no saben qué ventaja ofrezca a las ballenas, pero surgió durante la época de una caída en la población de arenques, la presa preferida, y la orientación a otra presa. Es posible, especula el equipo, que golpear el agua junte a estos peces". El hecho es que ese método, inventado por una ballena, se ha extendido.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados