La violencia sigue entre las 10 causas de muerte

publicado el 28 de agosto de 2011 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

El mundo se ha civilizado. La iluminación nocturna, primero con gas, ahora con electricidad, hizo a los hombres guardar la espada y a las mujeres salir sin compañía, excepto en el mundo islámico. Pero la violencia persiste entre las 10 principales causas de muerte en el mundo: "La violencia es una desafortunada realidad del mundo en que vivimos", dice James Rippe, editor en jefe del American Journal of Lifestyle Medicine. "Estamos encantados de unirnos a los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) para poner tan importante asunto al frente de la discusión médica". Ya Freud, hace cien años, habló de una pareja fatídica: Eros y Thánatos, el amor sexual y la muerte.

Un par de alemanes lograron unir Eros y Thánatos hace unos cuantos años: uno buscaba víctimas para matar y luego devorar. Otro quería ser la víctima. Suena a la más bella canción en muchas décadas: Sweet Dreams: Some of them want to abuse you, some of them want to be abused... En un festín de alcohol, drogas y sexo, el caníbal le cortó el pito al otro, lo guisó y se lo comieron ambos, uno desangrándose hasta la muerte. La recreación en cine es de no creer y no perdérsela.

El homicidio y el suicidio siguen en la lista de las top ten causas de muerte considerando edades hasta los 64 años. Uno de mis amigos más queridos y cercanos, cuando mi grupo rondaba los 40 años, alguna vez me dijo en una fiesta, y antes de beber una sola copa: "Tengo ganas de echar chingadazos..." Sólo debía encontrar el pretexto y como todos lo queríamos mucho, no lo tuvo. El club de la pelea es una maravillosa expresión, en cine, de este deseo sórdido, arrumbado, vergonzoso, que sorprende cuando menos esperamos.

Hemos domesticado un poco a la bestia, pero vuelve por sus fueros en pandillas, peleas callejeras, suicidios y homicidios. Un dato curioso es que países donde la tasa de homicidio se abate ven subir la de suicidio. La violencia doméstica es otra expresión de este núcleo duro no superado, y no siempre está a cargo del hombre, como se da siempre por hecho. En mi familia no conozco ni una sola mujer golpeada... pero sí a varios maridos. La violencia también puede ser verbal, ésta es más femenina: tienen una gran habilidad para pegar en donde duele al ego. Alguna vez ese mismo amigo, luego de una pelea conyugal, me dijo: Es que yo sí creo en la igualdad femenina... y eso incluye los madrazos.

La División para la Prevención de la Violencia en los CDC investiga la manera de combatir esta plaga que toma tan variadas formas cotidianas. Un número especial del citado Journal: "Lifestyle Medicine, Public Health and Violence" ofrece una mirada a la prevención de la violencia desde diversos ángulos. El número es gratuito por tiempo limitado (no sé cuánto).

Presenta varios artículos con los que esperan comenzar a explorar y buscar soluciones: cuál es su prevalencia, las circunstancias que la rodean, y las aproximaciones más efectivas para prevenirla.

Sostiene Linda Degutis, subdirectora del Centro para Lesiones de los CDC, que los médicos tienen un rol integral en prevenir la violencia, tanto en individuos como en comunidades, al reconocer muestras de violencia en sus pacientes pueden identificar signos de alarma. "Trabajando juntos, podemos tejer la tela de una comunidad no violenta, donde la gente viva con seguridad, salud y..."

Basta. ¿Saben ustedes qué? Ante la monstruosidad ocurrida en Monterrey todo esto me parecen puras pinches mamadas. A esos seis hay que aplastarlos como cucarachas.

Ciclos climáticos y guerras

En el primer estudio de su tipo, un equipo de investigadores ha encontrado coincidencia entre los ciclos naturales de clima planetario y períodos con incremento en guerras. La llegada de El Niño, que cada tres a siete años eleva las temperaturas y disminuye las lluvias, duplica el riesgo de guerras civiles en 90 países tropicales y puede dar cuenta de una quinta parte de los conflictos mundiales durante el medio siglo pasado. El artículo, escrito por un equipo interdisciplinario del Earth Institute de la Universidad de Columbia, lo publica Nature.

En años recientes, historiadores y climatólogos han levantado evidencias de que sociedades del pasado cayeron en conexión con calor y sequía que dañaron la agricultura y sacudieron los gobiernos. Los autores no lo citan, pero es exactamente el caso del imperio maya, caído hacia el siglo X de nuestra era, según fundamenta Jared Diamond en Collapse.

El equipo encontró correlación positiva en 234 conflictos ocurridos en 175 países y los ciclos de El Niño. Si bien Australia no ha tenido jamás una guerra civil, en otros países afectados por El Niño el mal clima alimenta los conflictos. "Si tienes desigualdad social, gente pobre, y tensiones sociales, es posible que el clima dé el empujón", dice Solomon Hsiang, principal autor del estudio.

Contacto: Solomon Hsiang.

Maravillas y misterios de la física cuántica, Cal y Arena 2010.