Ardi es el hallazgo del año

publicado el 20 de diciembre de 2009 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

El semanario Science, órgano de la American Association for the Advancement of Science, considera que Ardi es el hallazgo científico de todo el año 2009. Ardi: Ardipithecus ramidus, es un muy posible ancestro en el árbol genealógico de la humanidad, que habitó hace unos 4 millones y medio de años en lo que hoy es Etiopía, África, región por entonces cubierta de bosques.

Este año, los estudios de un fósil, ocuparon dos veces las páginas de la prensa mundial: Ida y Ardi. En cada caso, la prensa cotidiana habló con facilidad de "el eslabón perdido", título que induce a error porque desde la publicación de El origen de las especies y de El origen del hombre, las dos piedras clave colocadas por Darwin en la línea de la evolución, los eslabones encontrados han sido millares, y hablar de un solo hallazgo como el dato final es poner toda la evolución sobre un pilar que podría no ser sólido. Damos pie a que los abundantes enemigos de la teoría evolutiva crean que ese enorme edificio se sostiene en un dato, y que ese dato podría resultar fallido.

Nos acaba de ocurrir: a principios de este año hubo clamor por el descubrimiento de "el eslabón perdido". Se trató de Ida, un primate de 47 millones de años (Ardi tiene sólo 4 y medio). Pero análisis posteriores del esqueleto fósil fueron una decepción: Ida no es un ancestro directo de los humanos, como tampoco lo fue el Ramapithecus, borrado de nuestra genealogía hace más de 30 años. Así, las propias investigaciones de la ciencia, siempre en revisión, dan pie a que el enemigo clame victoria.

Además de los fósiles de los diversos australopitecinos en la historia evolutiva humana, tenemos el primer esqueleto propiamente humano, "un Neandertal del Valle del Neander en Alemania, el niño Taung de Sudáfrica, que en 1924 mostró por primera vez que los ancestros humanos habían vivido en África, y la famosa Lucy, cuyo esqueleto parcial reveló un estadio clave en nuestra evolución. En 2009, al listado llegó Ardi, hasta hoy el más antiguo esqueleto de un posible ancestro humano, localizado en la Depresión Afar de Etiopía con partes de al menos otros 35 individuos de su especie", dice la nota de Ann Gibbons.

Lucy, un descubrimiento muy sonado en 1974, es un homínido de la genealogía humana que vivió hace más de tres millones de años. Es el fósil de una hembra que claramente caminaba en posición erecta. Su especie, Australopithecus afarensis, nos acerca al ancestro común que compartimos con los chimpancés, pero: "El primer acto de la historia humana nos seguía faltando."

Ardi es otra hembra que nos acerca en más de un millón de años al ancestro común de humanos y chimps. "Hondo es el pozo del pasado", dice Thomas Mann al inicio de su tetralogía José y sus hermanos, para referirse al pasado bíblico, que se mide en miles de años. Pero estamos hablando de un pasado en millones. Ardi vivió hace unos 4 millones y medio de años, en el Este africano... y la orientación "Este" nos remueve a quienes hemos vivido sumergidos en una cultura judeo-cristiana, palabras del Génesis. La pareja bíblica fue echada "al Este del Paraíso" y, en efecto, no sólo James Dean-Caín sino la humanidad entera fue lanzada hacia el Este, no por castigo, sino al ampliar sus zonas de cacería y cruzar un Mar Rojo por entonces con poca agua (acumulada en los casquetes glaciares) o ascender por la ruta del Nilo y un Sahara entonces pradera fértil.

Ardi, especie descubierta en 1994, exigió quince años de trabajo con 125 piezas de huesos muy destruidos, pero rindieron fruto en octubre pasado. Supimos que Ardi estaba en nuestra genealogía, pero no en la de otros grandes monos. Esto es, nos encontramos ante la abuela más importante desde Lucy.

"La mayor sorpresa de Ardi es que no se trata de una transición entre los Australopithecus y algún ancestro común que se pareciera a los actuales chimpancés y gorilas. Con 120 centímetros de estatura, Ardi tenía un cuerpo y cerebro sólo ligeramente mayor al de los chimpancés y era, con mucho, más primitiva que Lucy. Pero no se parecía a un mono africano", dice Gibbons.

El cráneo y la pelvis de Ardi son de una especie de andar erecto, su centro de gravedad es bajo, y eso le da balance en una pierna al caminar, aunque Lucy, un millón de años después, lo hará mejor. La mano demuestra que no se ayudaba con los nudillos para andar ni se balanceaba de rama en rama. Ya tenía el pulgar oponible humano. "Ardi es un homínido, si definimos homínido en base a rasgos del rostro, cráneo y dientes".

Nuestra familia queda así: los Ardipithecus dieron origen al género de Lucy, los Australopithecus, que a su vez dieron origen a nuestro género, Homo, donde tenemos H. erectus y H. habilis antes del sapiens. En el año del bicentenario de Darwin, estamos rompiendo la barrera de los 4 millones de años en la búsqueda de nuestros orígenes.

www.sciencemag.org/btoy2009.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas