Canje de curules o de canicas

publicado el 16 de octubre de 2006 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

La práctica durante los 70 años de dominio del PRI nos enseñó a los mexicanos que el presidente de la República era todopoderoso. Todavía no logramos pensar de otra manera. De ahí que los diputados del PRD, elegidos por el multicitado y plurivenerado pueblo popular de Oaxaca para representarlo en el Congreso local, se sientan con derecho a ofrecer sus puestos, conseguidos por mandato del pueblo, a cambio de la cabeza del gobernador Ulises Ruiz. Mayor ignorancia de las normas democráticas, del respeto a sus electores, de la separación de poderes y de la soberanía de su estado, imposible.

Con voces titubeantes de herederos del pase automático, ignoran que los estados de la Federación son libres y soberanos. Eso significa que tienen sus propias leyes, una Constitución y tres poderes que sólo responden ante sus electores. Sus curules no son de ellos, ni sujeto de cambalache alguno, como cuando jugaban canicas, están en ellas por mandato expreso del "pueblo popular de Oaxaca". Es elemental, pero el PRD es ahora el viejo PRI.

Durante el priato fue letra muerta el artículo 40 de la Constitución: "Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, federal, compuesta de Estados libres y soberanos..." Algunas voces han hablado de "autonomía" porque les gana el reflejo condicionado universitario. Los estados de la federación no son simplemente autónomos, son soberanos, sin más límite que el impuesto por el artículo 41: las estipulaciones del Pacto Federal.

Ulises Ruiz representa lo peor del PRI, fue un candidato impuesto por el sórdido Murat, el mismo que aún no da cuentas a la justicia sobre el autoatentado que se organizó y en el que perdió la vida un policía. Ahora no puede ser juzgado porque tiene fuero, para eso sirve el fuero. El primer acto de Ruiz como gobernador fue ocupar a golpe y bala un diario de oposición e independiente. Es cierto, pero buscar ahora que desde el centro lo derribe el presidente de la República es pensar en los términos a que nos acostumbró el PRI.

La desaparición de poderes. Los diputados perredistas locales se dijeron dispuestos a canjear curules a cambio de la "desaparición de poderes" en Oaxaca. ¿Y esos reprobados son los que van a legislar los próximos años? Los poderes no los desaparece la Secretaría de Gobernación ni la Presidencia. Ni siquiera el Senado de la República. A éste corresponde, según el artículo 76 de la Constitución, fracción V, simplemente "Declarar, cuando hayan desaparecido todos los poderes constitucionales de un estado, que es llegado el caso de nombrarle un gobernador provisional..." Dicho con redacción más ordenada: cuando hayan desaparecido todos los poderes constitucionales de un estado, es facultad del Senado declarar gobernador provisional.

El Senado constata los hechos. Y no es el caso si por la fuerza se impide el normal funcionamiento de los poderes existentes. De ser así, tendríamos en la Constitución una inmejorable receta para derrocar gobernadores, fueran del PRI, del PAN o del PRD, con sólo tres pasos:

  1. Tome con un grupo decidido las instalaciones del Ejecutivo, cierre el Congreso local e impida los trabajos de tribunales.
  2. Grite alguna demanda social y llame "represión" a todo intento de liberar las instalaciones por medio de la fuerza pública.
  3. Ya está: ahora usted tiene la prueba de que en el estado han desaparecido los poderes y pide al Senado un gobernador.

Por si fuera poco, el inciso concluye así: "Esta disposición regirá siempre que las constituciones de los Estados no prevean el caso". Esto es, la última palabra la tiene la Constitución de Oaxaca. Su población está inerme ante grupos armados que ya deben varias vidas, decapitaron a un maestro opositor y llevan agua a su molino faccioso, o defienden los favores de la corrupción: 400 millones de pesos anuales a repartir y 10 mil plazas de maestros "comisionados" en el sindicato. Sobran tantos porque han logrado el triunfo del "pase automático al empleo", eso significa que, quien termine la carrera se asegura un puesto, aunque ninguna escuela nueva se abra ni se subdividan los grupos. Los resultados están a la vista: México es uno de los países con más bajo nivel educativo y, en ese desierto, Oaxaca es lo peor de lo peor, con los índices educativos más bajos de un país con índices bajos. La sobreproducción de "maistros" ha producido analfabetismo.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas