Organización sin organizadores

publicado el 09 de agosto de 2004 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Un mes antes de la caída del Muro de Berlín, se reunieron 70,000 personas en las calles de Leipzig, entonces en la Alemania Oriental, para protestar contra el régimen comunista y exigir reformas democráticas. El hecho más notable fue que ninguna organización ciudadana planeó el acto ni hizo previa publicidad a la convocatoria. Hacerlo habría significado el inmediato encarcelamiento de los convocantes. Un férreo círculo vicioso impedía todo acto de protesta: no había libertad para realizarlo y sólo con libertad puede organizarse una protesta. ¿O no? Leipzig demuestra que no. Entonces, se pregunta el equipo de la Universidad Northwestern que analiza el hecho, ¿cómo decidió toda esta gente salir junta en ese día particular?

Un estudio realizado por investigadores de esa misma universidad arroja luz sobre la forma en que las personas pueden obtener información acerca de preferencias y decisiones de otras personas con quienes no tienen relación o ni siquiera contacto. Recordemos que en los tiempos de la manifestación de Leipzig, ocurrida el 9 de octubre de 1989, la internet era inexistente en los países comunistas y de empleo reducido hasta en el mundo desarrollado. Las computadoras personales tampoco eran de uso frecuente. Aun el teléfono padecía insalvables restricciones en los países del bloque socialista y en otros donde la compañía telefónica era propiedad del gobierno, como México. Los hallazgos del equipo de la Northwestern se publicaron a principios de agosto en los prestigiosos Proceedings of the National Academy of Sciences.

En esencia dicen que la marcha de Leipzig por reformas democráticas es un ejemplo de sistema complejo, resultado de un proceso en desarrollo. "La característica común a los sistemas complejos, sean de naturaleza social o biológica, es que muestran organización sin que haya sido aplicado ningún principio organizativo externo". Organización sin organizadores. Esto no despeja la interrogación sobre la manera en que ocurre el consenso. "Nuestro modelo computarizado muestra cómo las redes sociales pueden sustituirse por mecanismos centrales en la toma de decisiones", dijo Luis Amaral, profesor asociado de ingeniería química y biológica, uno de los autores del ensayo en los Proceedings. "Sorpresivamente, la información puede ser agregada más eficientemente si la transmisión de información local no es perfectamente confiable, sino sujeta a error o ruido azaroso, debido a falta de confianza, indecisión o tecnologías informáticas no confiables".

Para los ciudadanos de Leipzig, el "ruido" fue la presencia de la Stasi, la policía secreta del gobierno comunista. "Que las personas debieran evitar ciertas formas de comunicación, a causa del temor a la Stasi, pudo en realidad haber contribuido a una más eficiente dispersión de la información acerca de la insatisfacción generalizada con el régimen y la voluntad de hacer algo en contra", dice Amaral.

El estudio de la Northwestern también clarifica cómo las normas sociales pueden ser rápidamente adoptadas y permanecer como engranes de la sociedad y hasta cómo los organismos unicelulares pueden organizarse en estructuras multicelulares.

Los investigadores muestran que si una persona o célula adopta el estado de la mayoría de sus vecinos dentro de una intrincada red de comunicación, esta simple regla de mayoría puede conducir eficientemente a una organización global. "En la vida real empleamos reglas simples para decidir qué hacer", señala Amaral. "La gente tiende a ajustar sus opiniones basándose en lo que le dice la mayoría". Estas invisibles redes sociales producen asombrosas sincronizaciones, respuestas simultáneas que no parecen haberse planificado. El hallazgo más importante fue contrario al sentido común: las redes son más eficientes cuando deben superar obstáculos, ya sea el espionaje de una policía secreta o las aberrantes explicaciones de un alcalde que ve moros con tranchete, cuando hay y cuando no hay.

IMSS. El derecho de un solo sindicato a seguirse comiendo los pagos que 12 millones de trabajadores hacen para que 50 millones tengan acceso al servicio médico del IMSS, es ahora una bandera de la "izquierda". Vivir para verlo. Es que los charros sindicales (lo supo siempre el PRI) retribuyen más que los trabajadores urgidos de atención médica: los caciques sindicales aportan votos, apoyos, acarreados para mítines, mayorías en el Congreso. Responder a un trabajador que lamentablemente no hay medicinas en el IMSS ni camas de hospital ni quirófanos ni laboratorios, no quita votos. El paciente no sabe que sus aportaciones y las de su patrón se convirtieron en pensiones para trabajadores del IMSS y por eso no hay siquiera material de curación.

Pero, en cambio, atentar contra la burocracia sindical trae un costo político que se refleja en las elecciones inmediatas. De ahí que el régimen priista haya atendido siempre "la lucha" de los charros al frente de todos los sindicatos mayores: poco importaba, hace 40 años, si al comenzar el siglo XXI el Seguro Social iba a destinar sus mayores recursos a pagar jubilaciones de su propio sindicato y no a garantizar la salud de la mitad de los mexicanos.

Con todo, hubiera sido mejor que se perdiera la reforma recién aprobada por el Congreso, pues no tendrá efecto hasta que se jubilen los contratados mañana bajo las nuevas normas: dentro de 28 años. Si hemos de tener tanta resistencia, paros, mítines, bloqueos y piedras, mejor será ir por todo, por una reforma completa que garantice la supervivencia del IMSS desde el día mismo de su aprobación. La actual reforma, como quedó, se parece a las reformas hacendarias: no sirven para nada, salvo para sacar protestas a las calles.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas