Los (otros) olvidados

publicado el 12 de julio de 2004 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Obviedad: hasta para perdonar debe uno saber a quién perdona. Por eso los trabajos de la Fiscalía Especial encargada de seguir las huellas a servidores públicos que pudieron cometer delitos al perseguir delitos, son de gran importancia: nada justifica la tortura ni el homicidio, pero éstos se agravan cuando se cometen por quienes están socialmente encargados de evitarlos. Todo secuestro es infame, pero nada ofende más que encontrar a un policía especializado en el combate al secuestro formando parte de una banda de secuestradores. Esto es: hay sin duda circunstancias que hacen moralmente peor un delito idéntico a otro. Lo saben los jueces al dictar sentencias, lo sentimos por intuición los ciudadanos.

Si los delitos tienen agravantes y descargos, las víctimas, por el contrario, no pueden clasificarse en de primera y de segunda: de primera el joven idealista envuelto en el aura mística del sacrificio, redentor, "rayo de esperanza" a quien la Historia absolverá porque está del lado correcto. De segunda el torvo soldado represor que merece morder el polvo al enfrentarse a las fuerzas liberadoras del pueblo.

La Fiscalía Especial mencionada fue creada sólo para determinar los casos en que servidores públicos, y sólo servidores públicos, y en su tarea como tales, pudieran haber cometido delitos al enfrentar el delito. Esto es: no podemos aceptar que un policía dispare contra el delincuente que huye desarmado, ni que golpee a quien no se resiste al arresto, ni que torture bajo ninguna circunstancia ni exclusión alguna: nunca. Los ciudadanos deberíamos poder confiar, en primera instancia, en aquellos a quienes hemos delegado la aplicación de la ley; hemos renunciado a hacernos justicia porque comisionamos en un poder superior la acción de la ley. Cuando los servidores públicos que pagamos para cuidarnos se pasan al enemigo, añaden a su delito la traición. Es como ser denunciados por nuestra madre o expuestos por nuestro secretario particular.

Del lado de quienes buscaron con las armas el cambio político que les parecía imposible por otros medios, hubo, como siempre entre humanos, de todo: personas honestas que siguieron la vía equivocada y criminales que lo habrían sido en donde los pusieran: en la guerrilla, en la policía o en el empleo común. Pero es un hecho que los extremos llaman a los extremos, y una persona enferma de odio puede seguir el camino que primero se le abra: el seminario, la milicia o la guerrilla. Siendo cura, ¡con qué gusto les dará reglazos a los muchachos puñeteros! Siendo soldado estará entre quienes disparan a la multitud aun si la orden es disparar al aire. Y siendo guerrillero matará militantes de izquierda que no sigan el llamado de las armas. Repito un ejemplo:

Alfonso Peralta era un joven estudiante de Filosofía que comenzó su formación política en el grupo universitario Miguel Hernández, uno de tantos que lo mismo organizaban un recital poético que armaban un "periódico mural" sobre la guerra de Vietnam y las atrocidades cometidas por el ejército estadunidense.

Tengo mala memoria, pero Pepe Woldenberg recogió en Memoria de la Izquierda los datos precisos: "El 12 de mayo (de 1977), Alfonso Peralta, delegado al Consejo General de Huelga del STUNAM por el CCH Azcapotzalco, fue asesinado, en pleno día, cuando salía de su salón de clases. Quedó tendido y a quienes lo auxiliaron al parecer les alcanzó a decir que el asesino había sido el Piojo Blanco, de la Liga Comunista 23 de Septiembre." ¿Qué había ocurrido? Al salir de dar su clase, un propagandista de la Liga le entregó un volante, Peralta comenzó a leerlo, vio que era un llamado para unirse a la guerrilla y, con enojo, lo arrugó y lanzó al suelo. El criminal sintió que la santa ira del pueblo lo cegaba, sacó el arma para atajar esa violencia reaccionaria con violencia revolucionaria y lo mató de un tiro. El homicidio de Alfonso Peralta sigue todavía impune. Doblemente impune porque nadie exige que se aclare; triplemente impune porque ni siquiera es un héroe, como se hace de los guerrilleros muertos. (Y sí se hace, aunque Gustavo Hirales en el último Nexos lo niegue: es que no leyó aquí a Jairo Calixto, quien dice que fueron como Espartaco ante Nerón... Aberración ideológica que Hirales creía inalcanzable, con añadidura del tropezón histórico de un siglo y pico.) Alfonso es antihéroe porque no fue detenido, como el hijo de Rosario Ibarra, con un arma, ni haciendo guardia para secuestrar un "burgués" y obtener fondos para "la causa". Alfonso iba desarmado, daba clases, y estaba contra la lucha armada, por eso la había denunciado en asambleas escolares.

Pero no hay Fiscalía Especial para los "espartacos" que mataron militantes de izquierda, ya no digamos policías y soldados, cuyas muertes fueron al parecer perfectamente merecidas y sus viudas y hermanos hacen mal en lamentarlas y más bien deberían pagar la bala que los mató, como exige el Estado chino.

Ahora resulta que la única madre que perdió entonces a un hijo es Rosario Inmarcesible Ibarra. En los programas que los martes conduce José Woldenberg, la oyó el país entero declarar, con sangre fría, que ella sí "a diferencia del ingeniero Cárdenas, habría lanzado a la gente a tomar Palacio Nacional" (durante la crisis poselectoral del 88). En el mismo programa declara el entonces presidente, Miguel de la Madrid, que el Ejército estaba apostado en el interior del Palacio: la masacre de gente inerme habría sido segura con Rosario conduciendo. Por eso Krauze, sin esa histeria que tanto éxito mediático reditúa, agradece a Cárdenas la serenidad de esos días. Rosario dice lo que dijo y se queda tan campante como Bejarano con su maletín de dólares: es una vieja irresponsable y estúpida.

Una cosa es cierta: luego de 30 años los desaparecidos son cadáveres. Este no es un país de leyes, pero es un país de chismosos y si hubiera, en alguna mazmorra secreta, unos sexagenarios encadenados desde su juventud, lo sabríamos porque dos generaciones de carceleros han cambiado. Hay quienes los piden vivos y deberán esperar la trompeta de la Resurrección. Otros queremos saber quién los mató. El PRI no debería hacer causa común con ejecuciones extrajudiciales y más bien proclamar, como diría Zedillo, "su sana distancia".

Ganó Amalia en Zacatecas

Un desmentido más para doña Marta de Tedio. Las mujeres inteligentes llegan, con todo y machismo. Otras hacen chongos zamoranos. Y eso no está nada mal: hay quien los exporta.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas