Conclusión apresurada

publicado el 03 de mayo de 2004 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Un reportaje de Carlos Marín, director general editorial del grupo MILENIO, planteó el lunes 26 de abril: "Hacienda, culpable de filtraciones; cometieron (sic) delitos". Se refiere a las imágenes del secretario de Finanzas del DF, Gustavo Ponce, jugando en Las Vegas y a las facturas de hotel por miles de dólares mostradas el 1 de marzo por Joaquín López Dóriga en El Noticiero de Televisa, con otros datos. Lo de menos es la falta de concordancia entre sujeto y verbo en primera plana y letras gordas, sino que "las afirmaciones deben ir seguidas de pruebas", según pedimos los escépticos del mundo a los creyentes, sea en platillos voladores, milagros de la madre Lupita o complots organizados por Francisco Gil.

El martes 27 insistió MILENIO: "El Congreso pide a Gil explicar filtraciones", titular que no corresponde con la nota, cuyo primer párrafo dice: "Legisladores de los partidos representados en el Congreso de la Unión pidieron al secretario de Hacienda, Francisco Gil, (que) explique por qué no se presentó denuncia alguna contra Gustavo Ponce, cuando desde el 7 de agosto contaba con elementos incriminatorios..." No es lo mismo.

El segundo párrafo está más cerca: Enrique Jackson, líder del Senado, informó que los titulares de Hacienda y de la PGR deberían esclarecer la responsabilidad del gobierno federal en las filtraciones. Pero, entre esclarecer si hubo responsabilidad federal y pedir "a Gil explicar las filtraciones" hay una maroma que convierte la potencia en acto, la duda en afirmación, el hecho investigado en delito consumado, un abismo del que el pobre Aristóteles, padre de la lógica, sale absolutamente madreado. Peor aún, Jackson menciona a Hacienda y a la PGR; pero MILENIO destaca sólo a Gil y salva al general Macedo. Mm.

Por si algo faltara, por TV se vio a Marín deseoso de llevar a Jackson, su entrevistado, a esa misma acusación contra el gobierno federal. Fue divertida la habilidad con la que el senador, hombre inteligente, escapó del anzuelo y planteó el asunto en sus justos términos: lo importante es la corrupción que todos vimos grabada. No ahorró la queja de que la entrevista fuera concluida de forma tan abrupta: "Ah, ¿ya? ¿Ya se acabó?", dijo sonriente Jackson. Un priista civilizado.

Casualmente, mi artículo de ese lunes planteaba lo contrario que el reportaje de primera plana, cuya lectura me sorprendió tanto que creí estar leyendo Proceso, cuna del buen Carlos. Lo cual me obliga a explicar:

UNO. Si por alguna institución federal no puedo sentir simpatía alguna, es por la Secretaría de Hacienda. Me rindo luego de cuatro años de trámites y pérdidas.

DOS. No conozco al secretario Francisco Gil, si bien he dicho que es el único en el gabinete que inspira respeto mientras habla. El único que parece ministro.

TRES. No puedo saber si Hacienda guardó la obligatoria confidencialidad; pero, de las premisas que planteó Carlos Marín, no se deriva su conclusión, resumida en el titular de primera plana. O, como decía un amigo cuando estábamos en la cárcel de Lecumberri: una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. O simplemente: pudo haber sido, pero Marín no lo prueba en sus 32 párrafos. Ni responde lo dicho por López Dóriga, en radio, con dos frases: ¿Por qué el Departamento del Tesoro no denunció (la filtración) el 2 de marzo...? Lo hizo el 21 de abril, cuando el 15 de abril lo había revelado López Obrador.

Entendámonos: Hacienda pudo tener el interés, la oportunidad y hasta la tentación de filtrar, pero es necesario comprobar que lo hizo, que envió el video de Ponce a Televisa. Algo similar vivimos los detenidos en Tlatelolco el 2 de octubre de 68: se nos acusó a todos de haber matado a todas las personas que allí perdieron la vida. Las pruebas eran clarísimas: teníamos el motivo (unos muertitos para revitalizar un movimiento alicaído) y habíamos estado presentes. Luego, éramos culpables. Es la lógica de Marín: pudo ser Hacienda, luego fue.

Revisemos los argumentos de Marín punto por punto. El párrafo 1 hace la síntesis: "La responsabilidad por el uso extralegal de la información del caso de Gustavo Ponce Meléndez y, de manera relevante, la derivada de las investigaciones realizadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, recae en la Secretaría de Hacienda." ¿Quien afirma? Carlos Marín. ¿Cómo lo prueba? Con el 2: Porque Hacienda "era la única que poseía los elementos incriminatorios contra el ex secretario de Finanzas del DF...", asegura con fe de carbonero, cuando es de sentido común que muchas personas pudieron tener, y filtrar, esos elementos: empleados de casas de cambio, de bancos, de hoteles, etcétera. Y porque "la subprocuraduría fiscal no actuó durante más de siete meses...".

Quizá hubo tardanza. Pero sólo de su sombrero saca Marín el párrafo 3: que esa información de Hacienda fue "la primicia periodística" que Televisa ofreció en El Noticiero. Los párrafos 4 y 5 traen larga y completa cita del artículo que define la omisión. 6, 7 y 8: insiste en la omisión. 9: Gastos de la esposa de Ponce. 10: Repite que es la información "que se dio a conocer por televisión la noche del uno de marzo..." ¿Prueba? Que te lo digo yo. 11 y 12: Informa de otras filtraciones cometidas por Hacienda. 13: Insiste en la inacción de Hacienda respecto de las operaciones inusuales de la esposa de Ponce, reportadas desde el 7 de agosto de 2003. 14: Esta fecha "es fundamental para entender a quién asiste razón en el cruce de recriminaciones..." entre Fox y López. 15, 16 y 17: Aviso de la casa de cambio y lentitud de Hacienda. 18: Tardanza en pedir más información. 19 y 20: López Dóriga exhibe el video de Ponce jugando en Las Vegas y coincide con "otros datos medulares" que, dice Marín, son los que la Financial Crime Enforcement Network (Fincen) acaba de entregar a Hacienda (cuando todos sabemos que NO coinciden de manera puntual). 21: Cita de López Dóriga (que comprueba que NO son los mismos datos). 22: Insiste en la lentitud de Hacienda. 23, 24 y 25: Cita el reporte del Fincen. 26: Que Hacienda dejó pasar nueve días. 27: Que fue más de una semana. 28: Que la justicia fue más expedita contra el procurador Bátiz y contra López Obrador. 29: Que AMLO dio a conocer los documentos del Fincen el día 16 y el 17 recibió citatorio por esa causa. 30: Que la información ya era del dominio público. 31: Nombres de los responsables de conspirar contra AMLO; 32: Tantán: Hacienda es la única responsable de violar el secreto. Clarísimo: 32 escalas rumbo a Sonora para terminar en Toluca, y pregonando triunfo.

(Aclaración: mi artículo anterior apareció plagado de una redacción viciosa: "de El Peje" donde escribí "del Peje". Fueron mis correctores.)

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas