Sedna, un mundo helado

publicado el 17 de marzo de 2004 en «Milenio Diario»
columna: «descubierto ayer»

 

Los astrónomos han observado al primer miembro conocido del enjambre de cometas que circundan nuestro sistema solar. Es el objeto más grande localizado desde el descubrimiento de Plutón en 1930. Su diámetro está entre los 1,200 y los 1,700 kilómetros: la mitad que el diámetro de la Luna, satélite de la Tierra. Su órbita, en cambio, es extraordinariamente alargada, tanto que alcanza la nube Oort, la hipotética reserva de billones de cometas, el material sobrante luego del nacimiento del sistema solar hace 4,600 millones de años.

Al pequeño y remoto mundo helado se le conoce, tentativamente, como Sedna (la diosa del mar para los esquimales inuit). Se encuentra a trece mil millones de kilómetros del Sol -90 veces más lejos que la Tierra-. Pero los cálculos de su órbita suponen un alejamiento máximo de 900 veces la distancia de la Tierra al Sol y un tiempo de 10,500 años para recorrerla. “Creemos que es el primer miembro de hipotética nube Oort”, dice Michael Brown, del Caltech, uno de los descubridores junto con David Rabinowitz de Yale y Chad Trujillo del Observatorio Gemini.

La primera observación del planetoide se hizo el 14 de noviembre de 2003, en el Monte Palomar, California, y se confirmó en observatorios de España, Arizona, Hawaii y Chile, pero ha sido localizado en imágenes de archivo de 2001, cuando nadie reparó en la pequeña mancha. Con base en tales imágenes se pudo determinar la órbita, que resultó el aspecto más interesante de Sedna.