Oler a hombre estresa

publicado el 01 de junio de 2014 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Los investigadores estaban perplejos ante la incapacidad, de un laboratorio a otro, para replicar experimentos de conducta realizados con ratones. Una regla inquebrantable de la ciencia es que, si me das los ingredientes del suflé y el paso-a-paso de qué, cómo, cuándo y cuánto, el suflé me debe salir idéntico. Se conoce como replicación. Si no la hay, la falla está en el primer experimentador que no controló bien alguna de sus variables.

Experimento no replicable, experimento desechable, como ocurrió con el famosísimo affaire de “la memoria del agua”: los homeópatas, avergonzados de que su padre fundador, Hahnemann, había ideado su método de las diluciones antes de que el inglés Dalton (que dio el nombre al daltonismo o ceguera al color) y el italiano Avogadro descubrieran la molécula —y, por ende, a la décima disolución de cafeína ya no hay ni una molécula de los componentes de la cafeína, pero resultaba aún mejor somnífero (porque similia similibus curantur)—, pidieron a un famoso químico, Jacques Benveniste, que investigara el motivo profundo de que las disoluciones aumentaran su potencia curativa sin un átomo de la sustancia disuelta. “El agua conserva memoria”, respondió. Pero la “memoria del agua” no se presentaba si no andaba por allí la señorita X, se observó en Tel Aviv, Israel.

Por suerte no hay tal memoria, o imagine usted un litro de agua, muy destilada, pero memoriosa…

Pues eso ocurría en experimentos diseñados para medir el estrés de ratones: de un laboratorio a otro diferían los resultados aunque se cuidaran todas las variables.

Un equipo internacional de investigadores conducidos por la Universidad McGill de Montreal, Canadá, localizó una variable no controlada de un equipo a otro: el sexo de los investigadores.

El equipo publicó sus resultados en Nature Methods: reporta que el sexo de los experimentadores tiene un gran impacto en los niveles de estrés de ratones, animales que se emplean de forma amplia en estudios preclínicos”. Antes de probar en humanos un medicamento, se hace en ratones.

Pero a los ratones “la sola presencia de personal masculino les produce una respuesta de estrés equivalente a la causada cuando se les restringen movimientos al encerrarlos durante 15 minutos en un tubo o al forzarlos a nadar por tres minutos”. Y otra sorpresa fue que el estrés inducido por la presencia de hombres “hizo menos sensibles al dolor a los ratones, ya fueran hembras o machos… Las investigadoras, mujeres, no producían ese efecto”.

Los científicos “murmuraban entre sí que sus roedores sometidos a experimentos parecían estar alertas de su presencia, y eso podía afectar los resultados; pero no se había demostrado nunca, hasta ahora”, dice Jeffrey Mogil, autor principal del artículo.

El equipo de investigación, que incluyó expertos en dolor del Haverford College y del Karolinska Institutet, en Suecia, así como un experto en quimiosensibilidad de la Universidad de Montreal, halló que “el efecto del personal masculino en los niveles de estrés mostrados por los roedores se debía al olor”.

La prueba fue muy directa: colocaron camisetas de algodón usadas toda la noche por experimentadores, tanto hombres como mujeres, junto a los ratones. Y “los efectos fueron idénticos a los causados por los experimentadores mismos”.

Pruebas subsiguientes mostraron que “los efectos eran causados por quimioseñales, feromonas, que los hombres secretan por las axilas en más altas concentraciones que las mujeres. Estas quimioseñales indican a los roedores la presencia de animales macho cercanos (todos los mamíferos comparten las mismas quimioseñales)”.

Supongo, sin dato alguno, que los efectos serán más notorios si las pruebas se realizan en Francia… Digo, nomás por pura maldad…

“Nuestros hallazgos sugieren que una razón importante para la falta de replicación en los estudios animales es el sexo del experimentador, factor que no se suele enunciar en las publicaciones”, señala Robert Sorge. Deberán hacerlo en adelante.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas