El SNTE es ácido para la productividad

publicado el 04 de marzo de 2013 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

No es difícil imaginar otros países donde se vendan las plazas de maestro a quien las pague. Lo inconcebible es México, donde eso se grita con marchas en las calles. La venta de plazas se hace en todas las empresas públicas porque si yo no robo se lo dejo a otro. Pemex tiene tarifas de venta para plazas en los diversos niveles, comenzando por los menos especializados en la perforación. Es grave porque se daña al trabajador con un cobro indebido, y a la empresa "de todos los mexicanos" al contratar gente sin capacitación, aunque dispuesta a pagar.

Pero el daño a la educación es más profundo que en Pemex, en la CFE o cualquier otra paraestatal, porque destruye la fuerza productiva del futuro, entrega jóvenes que no saben realizar operaciones aritméticas sencillas, como sumar y multiplicar. Tampoco saben leer. Y todos recordamos la tragi-cómica exhibición de Elba Esther Gordillo al leer un discurso ante el presidente Calderón. Fue de tal nivel su papelón que no tuvo más remedio y lo echó a broma: "Que formemos niños que lean mejor que yo", dijo en síntesis. Eso no condujo a prohibir que el SNTE siga proclamando, a plena luz del día, su derecho a vender y heredar las plazas.

Tenemos un país de altas inversiones, exportador, pero de muy baja productividad por trabajador. Eso significa que nuestras empresas deben emplear a más personal, mal capacitado, para realizar las tareas que harían menos, pero mejor capacitados y mejor pagados.

Los presuntos maestros, desde la escuela normal exigen plaza automática, sin normal exigen plazas en venta para comprar lo que la escuela no les dio, comprada la plaza hacen meses de huelgas y sin huelgas rechazan evaluaciones, y si las presentan no deben conducir a medida alguna. ¡Perfecto!

Es tenaz la resistencia del sindicato a que las evaluaciones de maestros produzcan consecuencias: el despido de los incapaces. Se podría, como pide, darles una segunda oportunidad en seis meses. Pero no pueden, mientras tanto, desempeñarse en aquello para lo que demostraron no estar capacitados. Al automovilista sin licencia no se le permite conducir su coche hasta la escuela de manejo. Ni debe el país entregar jóvenes a quien ha demostrado, con un examen, que no sabe enseñar y no conoce las materias que deberá enseñar.

Los derechos laborales no pueden estar sobre el futuro de la educación. No contrata la CFE a quienes se van a electrocutar en el primer intento de reparación, pero contrata la SEP a quienes, entre faltas y huelgas, darán pocas clases de lo que no saben y dadas sin saber enseñar.

En el casi medio siglo que va de 1960 a 2008, México superó a Estados Unidos en crecimiento de la fuerza de trabajo e incremento de capitales producidos en 24 por ciento. Pero nuestro producto per cápita cayó un 14 por ciento. El motivo es que nuestra fuerza de trabajo perdió un 31 por ciento en productividad (números de Santiago Levy, Nexos, noviembre, 2012. "Ahorramos e invertimos más que el promedio de América Latina (¡y que Estados Unidos!)"... Y producimos menos per cápita.

Si alguien quería saber el motivo de que México tenga empleados con tan bajo nivel de productividad, lo está viendo en las prácticas del SNTE y en los miles de millones de pesos que no se destinaron a cursos de rehabilitación para maestros ineptos, sino a gastos suntuarios de la dueña del sindicato, mansiones, autos, trapos y cirugías plásticas.

El daño en la venta de plazas en Pemex se refleja en que, según el área, la empresa requiere de tres a cinco veces más trabajadores que otras empresas petroleras mundiales.

El daño que produce el SNTE se expande como ácido a toda la estructura productiva de México: tenemos trabajadores que leen, pero no entienden un cartel de instrucciones; empleos ocupados por quienes no pueden sumar ni multiplicar unos pocos números, no saben que Saltillo está al norte y Oaxaca al sur. A veces hay quien corrija, y se duplica el trabajo, la productividad disminuye; otras no, y se pierde todo.

Privatización

El maestro debe mostrar su capacidad para desempeñarse ante un grupo de jóvenes confiados en que aprenderán de su maestro algo más que cómo incendiar Oaxaca. De otra forma, son estos maestros quienes están privatizando la educación: las peores escuelas son para los pobres, las clases medias y altas se pagan educación privada y la benefician a su vez... aunque no siempre sea laica.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados