Seguro universal: salud, desempleo, pensión

publicado el 21 de enero de 2013 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Es fácil poner en la Constitución que todos los mexicanos tenemos derecho a servicios médicos, seguro de desempleo y pensión en la vejez. Se escribe y ya. Nuestros legisladores tienen por manía hacer leyes de todas sus ocurrencias, magníficas, buenas o malas. Así nos han hecho una Constitución farragosa donde todos tenemos derecho hasta a la felicidad.

Pero Santiago Levy ofrece un extenso estudio, metódico, sólido y, sobre todo, lleno de respuestas en Seguridad social universal. Un camino para México, Nexos, noviembre 2012: una ruta precisa, definida paso a paso. Y no para el 2050. Trabajar ya y verlo este sexenio.

Comienza con las preguntas que todos nos hacemos: ¿Por qué México no crece? El crecimiento de la fuerza de trabajo en México superó al de Estados Unidos en 24%, "ahorramos e invertimos más que el promedio de América Latina ¡y que Estados Unidos!, trabajamos más horas que el promedio de los países de la OCDE", donde se agrupan los países más ricos, nuestra tasa de desempleo abierto es baja. ¿Entonces?

Un dato nos indica por dónde hace agua nuestra nave: a pesar de lo antes señalado, la productividad de México cayó un 31% comparada con la de Estados Unidos. Trabajando más, ahorrando más nosotros y con menor desempleo, pero "crecemos lentamente porque la productividad está estancada", rendimos menos. ¿El motivo? "Invertimos en empresas y creamos empleos de baja productividad". Son los de la economía informal: "La economía informal, que no paga impuestos ni otorga seguridades sociales, es una fuente muy importante de baja productividad." El resultado, señala, es que México grava con impuestos los empleos más productivos y subsidia con gasto público los menos productivos al ofrecer seguridad social a quienes no la pagan en su parte correspondiente.

En el empleo informal no hay patrones que paguen cuota para la seguridad social ni descuento que se haga al trabajador. Sin esas contribuciones, los causantes de impuestos pagamos el total de clínicas, dispensarios, hospitales y servicios que integran la Seguridad Social No Contributiva.

México está atrapado en un círculo vicioso de informalidad y baja productividad, indica Levy. Se alimenta así: "El impuesto al empleo formal fomenta empresas precarias que evaden y generan malos empleos; también fomenta excesivo empleo por cuenta propia." La enorme cifra de trabajadores excluidos de la Seguridad Social se ve en que "a casi 70 años de la primera Ley del Seguro Social (1943) más de la mitad de los trabajadores del apartado A están excluidos de su cobertura".

Lo que sigue parece una lista de buenos deseos, salvo que describe las fuentes de los recursos y pone números. Para todo mexicano: 1. Seguro de salud como el ofrecido por el IMSS, 2. Contribución a la cuenta individual de retiro del trabajador durante toda su vida, tenga o no tenga empleo, 3. Seguro de invalidez y de vida. Los asalariados tienen otras garantías (ver artículo abajo).

Maravilloso panorama, y ¿con qué? Los impuestos se cargarían al consumo, no al trabajo. El financiamiento de la seguridad para todos, sean o no asalariados, se haría así: un IVA del 6% (SEIS por ciento) a todo el consumo, destinado a gasto público general, más un 10%, también al consumo, etiquetado para un Fondo Nacional de Seguridad Social Universal, nuevo apartado del presupuesto federal. La homologación del IVA "aumentaría la recaudación en 416 mil millones de pesos". De allí se harían "transferencias directas, a través del programa Oportunidades a las familias pobres para compensar el impacto de los impuestos al consumo" con que se financiaría la Seguridad Social Universal. Así no se crearía nueva burocracia para esas transferencias.

"La propuesta corrige un aspecto particularmente perverso del sistema (recaudatorio) actual: que el impuesto a la formalidad y el subsidio a la informalidad es mayor para los trabajadores de más bajos salarios". La propuesta tiene sustentabilidad fiscal y la seguridad social de los trabajadores, asalariados y no asalariados, con empleo y sin empleo, "está plenamente financiada y no crea desequilibrios fiscales. Esto pondría a México en la vanguardia mundial en esta materia.

Pero ya a Santiago los obradoristas le hicieron pintas en los muros del IMSS: "¡Fuera judíos de México!". Ah, la nueva "izquierda".

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados