Apaches y suecos tuvieron ancestros comunes

publicado el 16 de diciembre de 2012 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Los estudios en genomas de poblaciones humanas, el más amplio ya señalado aquí: Genographic Project de National Geographic e IBM, que levanta el mapa genético mundial, se llevan a cabo por iniciativa de universidades, centros de investigación y hasta por compañías privadas que le dicen a usted que tanto parentesco tiene con Isabel II de Inglaterra o con Maximiliano de Habsburgo. Una reciente publicación en Genetics, señala que los humanos modernos y los neandertales sí se mezclaron, lo cual no es de sorprender si los muchachos campesinos se cogen gallinas y borregas. El dato inesperado es que los indios americanos nativos y los europeos del norte tienen mayor cercanía genética de la que es de suponer al ver a unos y otros.

¿Un apache y un noruego? "Usando análisis genéticos, un equipo científico ha descubierto que las poblaciones de la Europa del norte –incluidos británicos, escandinavos, franceses y algunos europeos del este—provienen de una mezcla de dos diferentes poblaciones ancestrales, y una de esas poblaciones está relacionada con los nativos americanos. El descubrimiento ayuda a llenar huecos en el conocimiento científico de los ancestros, tanto de nativos americanos como de europeos del norte".

El autor principal del reporte, Nick Patterson, sostiene: "Hay un enlace genético entre la población paleolítica de Europa y los nativos americanos modernos. La evidencia señala que la población que cruzó el estrecho de Bering desde Siberia hacia las Américas hace más de 15 mil años estuvo relacionada con la antigua población de Europa".

Mark Johnston, editor en jefe de Genetics, señala: "Esta relación entre humanos separados por el océano Atlántico revela un rasgo sorprendente de los patrones de migración de nuestros ancestros, y refuerza la verdad de que todos los humanos estamos relacionados de forma cercana".

El homicidio se dispersa como infección

"El homicidio se mueve por una ciudad con un proceso similar al de una enfermedad infecciosa". Un equipo de la Michigan State University conducido por April Zeoli ha aplicado con éxito métodos de rastreo en salud pública a 2 mil 366 homicidios ocurridos en Newark, N.J. entre 1982 y 2008.

El equipo descubrió que los homicidios no se localizaban al azar, sino que seguían un patrón de movimiento, desde el centro de la ciudad hacia el sur y el oeste. Como un virus de influenza se dispersa entre grupos susceptibles, así la concentración de homicidios se ve pasar de un área para instalarse en otra. "Usando los principios de control para enfermedades infecciosas, podemos predecir la dispersión de homicidios y reducir la incidencia de este delito", indica Zeoli.

El estudio es uno de los primeros en emplear software del campo de la geografía médica para rastrear las tendencias del homicidio a largo plazo. "Los investigadores identificaron áreas de Newark que no tuvieron tasas de homicidio altas en los últimos 26 años a pesar de estar rodeadas por violencia mortal".

El estudio se publicó en Justice Quarterly.

Efecto Pinocho

Cuando mentimos, sube la temperatura de nuestra nariz, anuncia un equipo de la Universidad de Granada, España. Los resultados más interesantes los han encontrado Emilio Gómez Milán y Elvira Salazar López. "El estudio demuestra que le temperatura corporal del músculo orbital de los ojos, colocado en el ángulo interno del ojo, aumenta cuando mentimos y la temperatura del rostro sube cuando tenemos un ataque de ansiedad.

La termografía puede ser una herramienta en la valoración de testigos al investigar delitos. "Se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial para detectar al enemigo en la oscuridad".

Cuando mentimos acerca de nuestros sentimientos, la temperatura alrededor de nuestra nariz se eleva, y en el cerebro se activa un área llamada ínsula, parte del sistema de recompensa. "Hay una fuerte correlación negativa entre actividad de la ínsula e incremento de temperatura: a mayor actividad de la ínsula (que indica fuertes sentimientos) más baja la temperatura y viceversa", explican los investigadores.

"La termografía es un marcador somático de estados subjetivos o mentales y nos permite ver lo que una persona está sintiendo o pensando", afirma Salazar.

Gonzalo Rivas

El pasado día 12 los normalistas marcharon para recordar el año de la muerte de dos condiscípulos en la refriega con policías al liberar una caseta de pago. ¿Y el asesinato de Gonzalo Rivas, quemado vivo por esos normalistas al incendiar la gasolinera donde trabajaba?

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados