El PRD aliado a los 'charros' sindicales

publicado el 01 de octubre de 2012 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Pasó en lo general la reforma a las normas laborales presentada en la iniciativa del presidente Felipe Calderón. El PRD demuestra su origen en lo peor del PRI al oponerse a una reforma que elimina las armas con las que los líderes sindicales se eternizan y enriquecen en sus puestos. Por decenios la izquierda ha denunciado la legislación que eso permite, en especial la que hace al sindicato única vía de ingreso al empleo y, de forma automática, la expulsión del sindicato conlleva la pérdida del empleo: es la llamada “cláusula de exclusión”. Y el empleo se pierde sin pago alguno porque ya no se pertenece al sindicato. La iniciativa recién votada, elimina esa exclusividad.

Se esperaba la férrea oposición del PRI, creador para su propio beneficio de ese sindicalismo de toma-y-daca que hace de los sindicatos corporaciones pilares del régimen. No la hubo porque ese PRI ya se fue al PRD:

¡El PRD votó en contra!... También sus botargas.

El voto secreto en las elecciones sindicales, la obligación de dar transparencia al uso de los cuotas, la afiliación obligatoria al sindicato, el pago forzoso de cuotas descontada desde nómina y entregada a los líderes que se comprarán con ellas aviones privados, mansiones en las ciudades de su agrado: Romero Deschamps, Elba Esther, Napoleón Gómez Urrutia: ¿trabajadores comisionados?

El PRD votó en contra de todo... También sus botargas.

Los trabajadores de empresas subcontratadas quedan sin defensa cuando la empresa se esfuma. La iniciativa presidencial obliga al contratante a ser un tercer solidario que se responsabilice por el destino de los trabajadores subcontratados. La ALDF ya no podrá decir a su personal de limpieza que es muy mala onda eso de que la empresa no exista y en el domicilio legal haya una bodega vacía.

El PRD votó en contra... También sus botargas.

En la discusión de la reforma laboral presentada por el presidente Calderón, los charros del sindicalismo creado por el PRI, así como el PRD y sus botargas, han escamoteado, con insidia, que quienes hoy cuentan con empleo están contratados bajo los lineamientos de un contrato colectivo al que no aplican las reformas. Los pachás sindicales se defienden contra la rendición de cuentas a sus agremiados. Si la venta de plazas deja al SNTE de 3 a 4 mil millones de pesos anuales (El Universal, 17/07/08, citado por Héctor de Mauleón en Nexos 06/12), vislumbramos el cofre de pirata que defienden en la calle usando la carne de cañón de sus agremiados.

La iniciativa presidencial busca ofrecer empleos a quienes no los tienen, no es para los ya empleados, como mienten a sabiendas el PRD y sus botargas, una con rostro de Ricardo Monreal: el chapulín que ha saltado del PRI al PRD al PT y lo que siga. Como los pachás sindicales, no le han preguntado al joven que lleva dos años buscando empleo si acepta uno de sólo tres horas al día o por obra determinada, a la que terminó la prepa y busca trabajo en una lonchería si acepta un contrato como ayudante de cocina en un restorán de buena calidad, con pago de aprendiz y permanencia condicionada a su desempeño.

Es para ellos la reforma laboral, no para los trabajadores petroleros ni para los maestros de Elba Esther que tienen “licencia sindical” hace 20 años para dedicarse en exclusiva a la grilla. Esos trabajadores tienen todo lo que la ley ofrece y sigue ofreciendo.

Pero ahora pueden, con la nueva ley, echar a la calle a sus líderes multimillonarios y eternos si la reforma mantiene los términos originales: “voto libre y secreto” y no el aguado “voto libre” con el que busca el PRI escamotear esa reforma.

Las elecciones dentro del sistema sindical de México no son secretas. Ello conduce a que no sean libres. Quienes desean organizar un sindicato saben que les espera el despido. La creación del sindicato de Mexicana de Aviación, según relato de un periodista afín a los conspiradores, Saúl Álvarez Mosqueda, preso en Lecumberri de 1968 a 71, debió trabajarse en secreto, bajo la cobertura de “fiestas” de pilotos y sobrecargos. Es imposible romper el nudo desde el interior del sindicato si no es secreto el voto.

Gustavo Rivas

Ahora que el conflicto de Ayotzinapa “culminó de manera pacífica y consensada” (sic), según comunicado del gobernador de Guerrero, ¿cómo va la investigación sobre el asesinato de Gustavo Rivas, quemado vivo por los normalistas que intentaron incendiar la gasolinera donde él trabajaba?

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados