La evolución va al encuentro de Darwin

publicado el 12 de febrero de 2012 en «Milenio Diario»
columna: «se descubrió que...»

 

Las islas Galápagos, frente a la costa de Ecuador, adquirieron fama desde que el joven Charles Darwin, en su famoso viaje de cinco años a bordo del Beagle, observó algo que había pasado desapercibido a otros viajeros o algún marinero hizo la observación y quedó entre sus anécdotas: unas aves, los pinzones, tenían ligeras diferencias en el pico de acuerdo a la isla que habitaran. El joven naturalista buscó explicaciones con un afán que ya estaba un tanto en el aire: las especies varían. No era novedad, pero el cómo era lo que descubriría Darwin.

Los pinzones de una isla tienen el pico grueso y corto, en otra isla son de pico más fino y largo. Diferencias mínimas, pero pedían explicación. Cualquier otro humano se habría dicho que el día en que el Señor creó las aves le dio su gana dar picos diversos a pájaros de la misma especie. El joven naturalista vio algo más: en una isla abundaban semillas de corteza dura y la herramienta para abrirlas era un pico corto, grueso y fuerte. Los de otra isla buscaban alimento en insectos ocultos entre la corteza de los árboles: la mejor herramienta era un pico delgado y largo, no apto para romper nueces, pero bueno para sacar un gusano.

Ya antes había nacido la idea de que las especies varían, un exponente fue el propio abuelo de Darwin, Erasmus Darwin, pero quizá el más conocido haya sido Jean-Baptiste de Lamarck, cincuenta años antes de que se publicara El origen de las especies con el elemento que faltaba para explicar la variación: la selección natural. Thomas Malthus había señalado una curiosidad: las especies producen muchos más individuos que los observables en un momento, sean semillas, focas o aves. Y con todo "la población adulta tiende a permanecer en número estable de generación en generación", anota Richard Leakey en la Introducción a su versión anotada e ilustrada. La lectura de Malthus "ayudó a Darwin a percibir un punto importante: podría haber selección entre la descendencia que sobrevive y la que perece". Buen punto. Pero faltaba el cómo. Lo encontraría durante su viaje en el Beagle.

Las islas Galápagos están lo bastante separadas para constituir un nicho ecológico distinto, aunque las aves vuelan con facilidad de una a otra. Los pinzones pudieron tener en un tiempo picos iguales, pero los que al azar lo tenían más fuerte, tuvieron más éxito donde abundaban las semillas duras. Eso les daría una ligera ventaja en la alimentación. Una idea sencilla, elegante y genial: el azar produce cambios ligeros y la selección natural favorece unos y desecha otros. De entre las variantes por mutación, la selección fue eligiendo picos especializados de acuerdo al alimento.

"Cada una de las islas Galápagos está ocupada por varias especies distintas, pero relacionadas entre sí de un modo más estrecho que con los habitantes del continente americano. Esto es lo que podría esperarse...", dice Darwin, y le sorprende que una especie característica de una isla no se difunda por las demás. ¿Por qué los recién llegados no se establecen en la nueva isla? Al competir por el mismo nicho, las pequeñas diferencias de la especie indígena respecto de la migrante dan ventaja a la indígena, adaptada desde tiempos remotos. "La selección natural probablemente favorecería a variedades diversas en las distintas islas".

También estamos viendo, en estos días, que especies importadas por los humanos, cuando se les salen de control, arrasen con poblaciones indígenas, tanto vegetales como animales.

The Lynn Margulis Galapagos Centre for Evolutionary Biology

La Universidad San Francisco de Quito (USFQ), Ecuador, anuncia la creación del Centro de Biología Evolutiva, cuya sede se ubicará a partir de hoy,12 de febrero en la isla San Cristóbal, del archipiélago de las Galápagos.

Lleva el nombre de Lynn Margulis, la destacada investigadora estadunidense recientemente fallecida y cuyos trabajos sobre el papel de la simbiosis cambiaron nuestra visión de la evolución de la biósfera.

El Centro se propone (a) crear una sociedad científica de carácter internacional que reúna a investigadores, docentes y estudiantes hispano y luso parlantes interesados en el estudio de la biología evolutiva; (b) promover la biología evolutiva entre estudiantes y profesores de España, Portugal, Latinoamérica, y en la comunidad inmigrante de origen hispano que vive en los EEUU; (c) promover la investigación del origen y evolución de la biodiversidad, en nuestras regiones, de patógenos asociados con enfermedades emergentes, así como el uso de recursos electrónicos y de la red para la creación de un acerbo docente para diferentes niveles educativos.

El profesor Antonio Lazcano, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha aceptado dirigir el Centro Lynn Margulis, que contará con un Consejo Científico que incluye a varios premios Nobel y a destacados investigadores de Europa y América Latina.

Maravillas y misterios de la física cuántica, Cal y Arena 2010.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

páginas vistas

google+

desquehacerados