O los dejan hacer o los matan, ¿no hay de otra?

publicado el 19 de diciembre de 2011 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

La nota de Rogelio Agustín en MILENIO, 16.XII.2011, resulta aterradora por el abismo de oscuridad que muestra en el corazón de jóvenes: "La gasolinera fue incendiada por estudiantes de la normal de Ayotzinapa", sostuvo el gerente. "Aseguró que su empleado Gonzalo Rivas Cámara fue alcanzado por la explosión de una garrafa". En síntesis: rociaron de gasolina una bomba y arrojaron un cerillo. Gonzalo trató de apagar el fuego con un extinguidor, pero la garrafa dejada en alto por el estudiante estalló y bañó en fuego al trabajador.

"Especialistas en el Hospital Lomas Verdes del IMSS informaron que el trabajador Gonzalo Rivas se encuentra grave pero aún con vida, según difundió Radio Fórmula, en el programa de José Cárdenas". Es posible que muera y es seguro que quedará marcado de por vida.

¿Por qué los normalistas incendiaron la gasolinera? Para defenderse de la policía. ¿Por qué llegaron policías estatales y federales? Porque los normalistas habían bloqueado la autopista México-Acapulco. ¿Por qué la habían bloqueado? Para exigir plaza automática a perpetuidad, y otras cosillas, al terminar normal. ¿Esas plazas las otorgan las gasolineras o los administradores de autopistas? No. ¿Entonces? Pregúntele a los bloqueadores, incendiarios y asesinos si muere Gonzalo Rivas.

Durante ya 40 años, los gobiernos de los tres niveles, han acostumbrado a los manifestantes a la absoluta impunidad: bloquear avenidas y carreteras, tomar casetas de pago, quemar gasolineras... De nada vale argumentar que nada de eso está contemplado en el derecho constitucional de manifestación.

Al delito de quienes bloquean una carretera e incendian una gasolinera, las policías responden a balazos y hay, por si algo nos faltara, dos manifestantes muertos. Impunidad absoluta o asesinato. ¿Y los cañones de agua, los gases lacrimógenos, las balas de goma que en todo el mundo se emplean para impedir que un grupo se apodere de calles, de carreteras y afecte los derechos de miles de terceros?

¿Quién gobierna Guerrero? El mismo Ángel Heladio Aguirre, priista que sucedió a Rubén Figueroa cuando la matanza de Aguas Blancas, es hoy gobernador por el PRD... sí, por el PRD. De eso se llenó el PRD.

"En el caso de los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, son incontables los atropellos que han cometido en los últimos tiempos. Además de los constantes bloqueos, han secuestrado camiones, incluso de turismo, han bajado al pasaje y lo han dejado en la carretera; han agredido a autoridades y a la gente, han tomado negocios y gasolineras (incendiaron una en medio de la confrontación), y suelen ir armados a sus marchas. No es muy diferente a lo que hemos visto algunos años atrás, por ejemplo, con sus grupos hermanos de la APPO o de Atenco. Me parecen formas injustificables de hacer y de entender la política." Jorge Fernández Menéndez, Excélsior, 14.XII.

Han quedado como héroes; no, no lo son. Exigen un privilegio del que no goza ningún mexicano: empleo seguro con sólo terminar una carrera de pésima calidad, plaza inamovible...

Por exigencias no queda: jubilación temprana sin desigualdad condicionada al desempeño, hospital, funeral, y ayuda a los huérfanos... que heredan la franquicia "estudiante", y vuelta a empezar, a dar vueltas al molino del asistencialismo que hizo del PRI la única opción por 70 años. Aceptar esa extorsión fue su éxito: con dádivas discrecionales fundó su corporativismo. La autocomplacencia se instaló como justicia social. No levantaron así sus plantas de científicos Japón, Alemania, Corea del Sur o China. Hoy al frente de las industrias de punta. Pero sus niveles de exigencia escolar serían vistos aquí como obstáculos a la juventud.

Como sociedad, hemos hecho callo para los eufemismos: los normalistas bloquean pacíficamente la autopista México-Acapulco, pacíficamente toman una gasolinera para pacíficamente llenar de gasolina botellas para bombas molotov que serán empleadas para defender la protesta social.

Con timidez y respeto podríamos implorar a los maestros que estudien un poquitín más y acepten evaluaciones, a los alumnos que admitan un plazo para recibirse y exámenes más rigurosos en tanto más presupuesto público reciba la institución educativa elegida. Nada nuevo: como en Cuba o China

O de plano: salimos todos a seguir la táctica militar llamada "de campo arrasado" o "de tierra quemada". La aplicaron los rusos contra Napoleón y los mexicanos contra Napoleón III.

El vino de los bravos (y unos tequilas). (Planeta, 2011).