La peste

publicado en la revista «Nexos»
# 458, febrero de 2016

 

La terrible y simbólica novela de Albert Camus, La peste, comienza con una escena en apariencia trivial, aunque algo rara, y cobra en cada página su escalofriante significado: mientras dos personas platican de pie en el umbral de una casa, de la alcantarilla cercana sale una gran rata, a plena luz del día, y sin los movimientos precavidos usuales, camina con paso torpe. Ya comenzó.

En el maravilloso y muy imitado film La noche de los muertos vivientes, en pantalla blanco y negro vemos un auto subir una ligera cuesta y abajo unos campos recién cosechados. Un hombre flaco camina entre los surcos, es parte del fondo, no hay guiño de cámara, acercamiento, atención especial, está allí como el rastrojo cercano y los montes lejanos. Apenas si camina algo raro, pero ni director ni fotógrafo lo hacen notorio. Ya comenzó.

Francamente, tengo miedo. No por mí, con edad suficiente para irme al carajo y ningún pendiente que no resuelva un editor con mis artículos sobre conciencia, su física y su neuroanatomía. Lo tengo por mis sobrinos y sobrinos nietos: guapos, altos, alegres, inteligentes, lindos, felices. Una colección asombrosa de guapos como sólo Guadalajara produce. ¿Vivirán la peste? ¿Deberán encerrarse en una casa remota rodeada por los muertos vivientes?

El odio relampaguea por internet. Muchas voces me lo atribuyen a mí, así que aclaro, aunque sé que es inútil:

—Por ir en autobuses secuestrados (incluido el chofer) y robando camiones de cerveza para dirigirse al DF a la marcha por el 2 de octubre, los normalistas de Ayotzinapa sólo merecían ser detenidos y presentados a un juez con los cargos determinados por el Ministerio Público. Y fueron asesinados por narcos de Guerreros Unidos la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014. Se les debe hacer justicia, plena y con todo el peso de la ley sobre los criminales que los detuvieron, torturaron, asesinaron e incineraron. Que así fue se prueba con declaraciones ministeriales de los casi 120 policías y sicarios detenidos, narcotraficantes de la peor ralea, y con muestras recogidas y analizadas por la UNAM y el Instituto Mexicano del Petróleo con datos encontrados en cuanto a física, química, biología, medicina forense, combustión, fractura de rocas y cambio de color por temperatura superior a 1,600 grados, que se alcanza con llantas, gasolina y diesel. Más los resultados obtenidos por la Universidad de Innsbruck, Austria, la más prestigiosa en el mundo para análisis de material genético, de restos óseos humanos, quemados.

—La Coordinadora de Trabajadores de la Educación, CNTE, que comenzó hace decenios como intento democratizador contra el sindicato oficialista, resultó peor, al menos en los estados de Oaxaca y Guerrero, donde tomó el control del sistema educativo y condicionó hasta la ayuda federal de la Secretaría de Desarrollo al pase de lista durante marchas y plantones.

Eso está publicado en todos los diarios, nacionales y regionales. Algo en La Jornada.

Es natural que “el magisterio democrático”, como sin vergüenza alguna llaman a los caciques corruptos de la CNTE, tenga defensores incautos en las redes sociales (detesto el nombre, pero no hay otro). Esperaba que me acusaran de calumniar a estos héroes que se repartían el presupuesto educativo, y han dejado las escuelas de Oaxaca y Guerrero sin pupitres, agua o excusados. Y ni maestros porque “el maestro/ luchando/ también está enseñando”. Así que el grupo de niños no tiene clases porque su maestro está luchando.

Libre comercio para vender, rentar y heredar plazas

¿Y por qué lucha el maestro? ¿Qué exige? Lo han dejado escrito: no perder su derecho a vender, rentar o heredar su plaza de maestros. Así no sólo es definitiva, no cancelable ni por faltas acumuladas, sino eterna porque pasa a sus herederos, tengan o no estudios de maestros.

Ya sé: anónimos tras nombres con un Compa antepuesto echarán espuma. ¿Tengo cómo comprobar que eso piden los maestros? Sí: todos los diarios. ¿Y cómo puedo creerle a los diarios? En ese punto, uno debe salirse de la página, buscar una canción cantada por soldados de Israel entre bombas y subirla. Nomás por joder.

Pero entra, con el mismo nivel ínfimo, el equipo fuerte de La Jornada. El nombre del diario me suena: es el que fundamos un grupo amplio de diversas izquierdas. Le pusimos un candado contra la reelección en la dirección. Pero la hoy directora, Carmen Lira, con 20 años apoltronada en la dirección, le dio clases a Hugo Chávez sobre cómo cambiar las reglas y brincarse estatutos. Echó fuera a todos los fundadores y convirtió el diario en boletín del CCH Oriente y en La Voz de Ocosingo.

Comienza un historiador @HistoriaPedro que me exige leer diez links a sus columnas donde muestra mis mentiras y un Luis Hernández que me suena. Veo y es el coordinador de Opinión del susodicho diario de Carmen Lira. Llegaron, pues, los pesos pesados. Mis mentiras las leyó Pedro en un libro de 350 páginas, Las mentiras de mis maestros, presentado en la FIL Guadalajara por el historiador Héctor Aguilar Camín, y traen tan enloquecido a Pedro Salomón (o algo así) que me ha citado a debatir en el Zócalo. Sí… ¡En esta esquinaaaaaa!

En cuanto al señor Hernández, me EXIGE pruebas de mis graves acusaciones contra el “magisterio democrático” de la CNTE. Le pongo encabezados de Excélsior, El Universal y otros diarios: el líder de los ojos negro sobre amarillo bilis, Rubén Núñez, se lleva 640 mil pesos. El Financiero denuncia: “Sueldos millonarios a maestros delincuentes”. Me pide los documentos con las pruebas. Digo que los pida al director de El Financiero y los demás diarios, todos, que ven en el “magisterio democrático” de la CNTE una cueva de Alí Babá y sus 40 ladrones.

Tuits… Tuits…Tuits…

Yo: Dirigentes de la CNTE viven millonarios, vendían plazas, permisos. Se les acabó el negocio.

Luis H: Eso es una calumnia. Ni son ricos ni venden plazas. Eso es monopolio del SNTE y gobernadores.

Luis H: Cuando se formó IEEPO eran secretarios Gutiérrez Barrios y Ernesto Zedillo. Ellos lo aprobaron.

Yo: Sí. Y con ellos comienza el desastre educativo, la tragedia silenciosa para los niños de Oaxaca y Guerrero.

Luis H: La tragedia educativa en Oaxaca y Guerrero comienza con la pobreza que allí existe.

Yo: Frases huecas y sonoras. La CNTE es responsable directa de la tragedia de los niños oaxaqueños.

Luis H: La pobreza de Oaxaca ¿frase hueca? No sabe usted lo que dice.

(Me referí a que en este asunto concreto, como son los pagos por cientos de miles que se hacen los líderes, Luis H salga con una batea de babas: la pobreza que existe desde antes de la Conquista, durante la Nueva España y en los dos siglos de independencia. Eso es evadir el tema con un grueso sofisma, aunque la pobreza sea real.)

Luis H retuiteó: La CNTE es el principal movimiento de oposición después del EZLN.

Luis H: Parece usted [yo] carrusel de la ignorancia. La CNTE ha sido crítica del gobierno desde su formación en 1979.

Salvador Vega Flores: Me consta que la CNTE sí vende plazas. La molestia principal vs reforma es por eso.

Luis H: ¿Dónde están los talones de cheque de esos maestros? ¿Por qué no los difunden como prueba?

(No me queda claro: ¿Los diarios deberían presentar los talones como pruebas de sus titulares? ¿O yo? Yo no los tengo. Eso respondo.)

Luis H: O sea, usted no necesita presentar pruebas de sus argumentos. No lo ha hecho.

Yo: Para mí es prueba, en ciencia, lo que leo en Science o Nature. En política siete diarios. (Sin La Jornada.)

(Y pongo en tuits titulares de Excélsior, El Universal, El Financiero, CNN, donde se afirma que el dirigente Núñez, de la Sección 22 de la CNTE, gana más de medio millón de pesos. CNN dice que gana cuatro veces lo que declara.)

Luis H: Otra vez miente: la CNTE no ha manejado recursos destinados a la educación.

Yo: No lo digo yo, sino los diarios que cito.

Luis H: Le pregunto a usted: ¿dónde están los talones de cheque que demuestran lo que dice?

Luis H (24 hrs. después): Lo único que ha probado es ser un repetidor de calumnias y falsedades contra el magisterio democrático (sic, sic, resic y sick asqueado).

El coordinador de Opinión me pide, a mí, las pruebas de lo que afirman titulares de diarios nacionales. Respondo que se las pida a los directores de esos diarios. Dice que la discusión es conmigo y que soy yo a quien exige “los talones de los cheques”. Digo que no los tengo, como no tengo los del presidente Peña Nieto. Entonces soy un científico que no aporta pruebas. No, no soy científico, soy divulgador de la ciencia.

El asunto fue que con la malhadada descentralización de la SEP se entregaron las partidas para educación a las mafias de los estados y no se estableció nivel alguno de control al dinero.

Me agradece entonces Hernández que haya desenmascarado la campaña contra los maestros democráticos. Lo que él no logra entender es cómo le doy crédito si yo sufrí, en 68, similares campañas de infamia.

Tuit mío: Los diarios ya publican lo que quieran sin que les cancelen la venta de papel ni les arrebaten el diario mismo, como a Scherer el Excélsior.

¿Huaraches o tenis?

Y no es lo mejor, sino el asunto de los huaraches. Los sobrevivientes a la masacre del 26 de septiembre, en declaraciones ante el Ministerio Público, dijeron que a) para salir a botear, los dirigentes estudiantiles de Ayotzinapa les exigían no llevar tenis, sino huaraches, y b) habían pedido ayuda a la Normal, durante el primer ataque de la policía de Iguala, a cargo del alcalde Abarca, del PRD, por medio de sus teléfonos celulares.

Nada de eso entra en la sociología del hijo de campesino según el cubículo de sociólogos o de La Jornada. Así que es falso. ¿No dijeron que les prohíben llevar tenis? Chin… Pues no, no tengo las actas de sus declaraciones, y con autentificación certificada ante notario, ya que pueden estar falseadas por pura maldad.

Tengo, eso sí, que hace años publiqué una observación de algo notable en mi pueblo de primera infancia, en el norte desértico de San Luis: cuando yo tenía seis años, muchos niños y adultos calzaban huaraches, algunos niños iban simplemente descalzos. Fui hace unos 15 años: no vi a nadie, nadie, nadie ir de huaraches, no vi un huarache. Todos los muchachos calzaban botas vaqueras.

Luego el coordinador de Opinión de La Jornada, Luis Hernández, incurre en un delito: acusa a la PGR de haber arrancado con tortura las confesiones de los narcos pertenecientes a Guerreros Unidos, confesos de asesinar e incinerar a los 43 normalistas. Le digo que está argumentando para liberarlos y debe presentar su denuncia ante Derechos Humanos: La Jornada no puede permitir que siga impune ese crimen de la PGR.

Las hienas al ataque

Luego atacan las hienas: un tal plantón x 43 (que no está en plantón en ningún lado) retuitea a fabriziomejia: Por unos centavos traicioné a la izquierda (¿que me dio quién?), “como Woldenberg y tantos otros que fueron del sistema”. Lo he leído unas treinta veces porque no lo creo. En mi caso, ya lo he explicado, son lerdos que tienen el mapa al revés: si el saltimbanqui Muñoz Ledo, servil adulador del presidente Díaz Ordaz por su defensa de la patria el 2 de octubre de 68, luego presidente nacional del PRI, dirigente del PRD, candidato presidencial del PARM, embajador del PAN con Fox, hoy en Morena, si esa bazofia es izquierda por supuesto yo quiero estar a 180 grados, pongan el nombre que sea.

Pero la inclusión del creador del IFE ciudadano como elemento del sistema que él contribuyó a destruir es ejemplo de enfermedad mental seria: aquel sistema —que entregaba las elecciones a la Secretaría de Gobernación, en 1988 a cargo de Manuel Bartlett, hoy también prohombre de la “izquierda” junto al presidente nacional del PRI, Muñoz Ledo, y el presidente estatal del PRI-Tabasco, López Obrador—, terminó sus días con el IFE presidido por José Woldenberg.

Fue trabajo legislativo de Woldenberg y muchos otros exponentes de una brillante generación la que nos regresó a los ciudadanos la casilla electoral, la elección de las autoridades de casilla, la igualdad en las campañas, el recuento de votos frente a todos los partidos contendientes y, para asombro del país y del mundo, el primer presidente de la República salido de la oposición al PRI o sus ancestros. Un siglo o más que cerró la generosidad del entonces presidente, Ernesto Zedillo, quien comenzó por ceder el anuncio en televisión al presidente del IFE ciudadano, a José Woldenberg, luego admitió la derrota de su partido. Y eso el PRI todavía no se lo perdona.

Y hay quien ve en el destructor del sistema a un hombre del sistema.

La infantilización de la izquierda

Todo este asunto despide un tufo infantiloide. Pero, cuidado, son adultos de armas tomar. Ya a dos amigos les ha ocurrido que, al presentar sus opiniones, en mucho discordantes de la mayoritaria en dos temas nacionales, se levante una joven, además bonita, y exclame sin dudar: “¡Yo a usted lo mataría!”. Me reservo los nombres porque ellos mismos, con amplio acceso a medios, no han publicado el hecho.

La revisión es desoladora: no sólo el bufón de Díaz Ordaz y rapsoda de sus laureles en Tlatelolco, el dicho Muñoz Ledo, la nueva izquierda está compuesta por toda la corte del Mesías de Macuspana, donde encontramos a Martí Batres, recordado porque vendía “pa’ los pobres” una leche Betty que no contenía leche y sí contenía excremento humano, dijo la Secretaría de Salud (y no, no Mr. Hernández, no tengo el reporte en la mano). Personaje menor. Pero brilla la ex representante para México de madame Nina Ricci y teórica de las niñas bien que no lo son tanto, Guadalupe Loaeza; la señora Ibarra de Piedra, cuyo único mérito es ser madre de una víctima de la guerra sucia, época, cuando mataron a su hijo, en que el PRI fulguraba con Muñoz Ledo, Bartlett, y daba entrenamiento político al joven López Obrador, al que la madre del guerrillero desaparecido impondría banda presidencial de papel de china en la más ridícula puesta en escena de la actriz Jesusa.

La izquierda está dominada por estos próceres y próceras, por los profundos conceptos según los cuales “los muchachos” son el valor supremo, el bien puro y límpido, porque “aún no crean intereses”, dice la teórica de “los muchachos”. Para seguir a Marx y su Das Kapital quizá debamos hablar de Die Jungen. Pero la noticia no les ha llegado a los nazis jovencísimos de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Ni a todos los jóvenes que han dejado de ser antisemitas, antijudíos, para ser antisionistas. Si leemos a Elenita Y-tú-a-qué-premio-me-puedes-proponer, teórica de estos conceptos, brotes directos de Marx, Lenin y Gramsci, debemos decir que la izquierda se aponiatowskó y el que la desaponiatowskare será un gran desaponiatowskador.

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas

desquehacerados