No se venden playas ni a mexicanos

publicado el 07 de mayo de 2013 en «Milenio Diario»
columna: «la calle»

 

Hay un griterío por Internet y medios impresos basado en un supuesto irrealizable: "México tiene aproximadamente 11,000 kilómetros de litoral, 10 millones de hogares en EU tienen más de 1 millón de dólares (http://bit.ly/Zrh6Zy). Si tan solo 1 de cada 20 millonarios estadunidenses compra una casa con 22 metros de frente a la playa, ningún mexicano podrá volver a ver el mar". Dice el llamado a exigir a nuestros diputados que no permitan "la venta de nuestras playas".

Dicho con elegancia, es una mamada. El supuesto es de esos "si todos hicieran X..." que siempre llevan a un horror: Si todo mundo fuera médico (o ingeniero o carpintero o cura) nos moriríamos de hambre. Cierto, ¿y? ¿Puede ocurrir? Si miles de mexicanos ricos compraran cada metro del litoral mexicano para casa de playa, los demás tampoco volveríamos a ver el mar, pues tanto lo tapa una casa de mexicano como de extranjero... Pero nadie lo está haciendo ni lo hará. Es un completo disparate como todo lo que se construye con la lógica de "Si todos los...".

Ningún gringo va a comprar terreno donde no hay agua ni electricidad y pegar casa con casa como calle del centro. Los hoteles ya pertenecen a cadenas extranjeras, sobre todo los 5 estrellas: es parte de la inversión extranjera que no cesamos de pedir y no facilitamos cuanto deberíamos; y hace mucho los extranjeros compran casas de playa, pero deben buscar prestanombres mexicanos, corrupción, mordidas a los alcaldes. Que Elizabeth Taylor y Richard Burton compraran casa en Vallarta creó el auge del antes puertito de pescadores con hamacas, techos de palma y alacranes.

En cuanto a la playa, la arena, no se vende ni a mexicanos, por eso ningún hotel puede prohibir el paso a "su" playa. No digan burradas ni pierdan el tiempo en problemas imaginarios habiendo tantos muy reales y uno, estremecedor, de no creerse por la exhibición de tinieblas en el corazón humano, es el asalto a migrantes.

¿Asaltan migrantes? A los que van encaramados en el tren de carga llamado La Bestia en busca de trabajo, al sol y a la lluvia, a los que las "doñas" caritativas arrojan al paso bolsas con alimentos y bebidas, los más pobres y atrevidos en busca de un salario... ¿los asaltan? En días pasados, se defendieron y detuvieron a cuatro de estos repulsivos engendros de Satanás a los que no queda sino amarrarlos a las vías del tren y pasarles La Bestia al ritmo de María Victoria: Despacito, muuuy despacito...

 

la talacha fue realizada por: eltemibledani
 

1944 - 2016

 

 

ÍNDICE DEL BLOG

milenio diario

la crónica de hoy

la jornada

revistas

misceláneo

 

etiquetas:


pasaron por aquí

están en línea


la plantilla de este blog es el "pizarrin" donde, durante sus ratos de ocio, eltemibledani hace sus pininos modificando el xhtml fuente.

elsacaborrachos

páginas vistas